Gobernadores muertos en funciones
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Frente y de Perfil

Gobernadores muertos en funciones

 


No son un número muy grande, pero si hay varios casos de gobernadores en funciones que pierden la vida y que alteran el panorama político de sus entidades.

Los casos son aislados, aunque suceden cada vez más en diferentes partes del país en los tiempos recientes.

El caso reciente del gobernador de Puebla, Migue Barbosa, es sumamente curioso, ya que, en menos de cuatro años, dos gobernadores en funciones perdieron la vida. La primera (Martha Erika Alonso) en un percance aéreo (caída de un helicóptero) en el que también perdieron la vida su esposo y ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle y otras personas más y ahora Luis Miguel Barbosa quien ganó en una elección extraordinaria.

Pero antes otros gobernadores en funciones también perdieron la vida. Eligio Esquivel, gobernador de Baja California perdió la vida en 1964, en Calexico, California, cuando llevaba cuatro años en el poder. Gustavo Aubanel fue nombrado gobernador interino.

Eduardo Villaseñor tenía apenas poco más de 20 días cuando debió solicitar licencia por denuncia de fraude del PRD y cuando murió en un accidente de tránsito en su natal Michoacán, cuando aún gozaba de licencia. Su sucesor fue Genovevo Figueroa Zamudio.

Gustavo Vázquez Montes, gobernador de Colima, fue un político trágico, ya que fue electo en dos ocasiones gobernador del estado, aunque la primera ocasión su triunfo no fue reconocido por la intromisión del gobernador en funciones, Fernando Moreno Peña, por lo que tuvieron que realizar nuevos comicios. A su muerte, ocurrida en un percance aéreo y por no cumplir siquiera los dos años de gobierno, se realizaron nuevos comicios, en los que resultó ganador Jesús Silverio Cavazos. Arnoldo Ochoa fue el interino que cubrió ls gobernabilidad a la muerte de Gustavo Vázquez.

En el mismo Colima en 1973, Antonio Barbosa, fue electo gobernador, pero no llegó a tomar posesión, ya que aparentemente se suicidó. Leonel Ramírez García fue el gobernador interino. Arturo Noriega Pizano fue electo como nuevo gobernador.

Rodolfo T. Loaiza, gobernador de Sinaloa, fue asesinado en 1944, poco antes de terminar su mandato. Teodoro Cruz cubrió un interinato.

Alfredo Zárate Albarrán tenía seis meses de gobernador del Estado de México cuando fue herido y murió a causa de ello, José Luis Gutiérrez fue su sucesor.

Esos son los casos más sonoros de gobernadores que no pudieron terminar sus períodos por muerte, algunos de ellos en accidente, otros por muerte causada por enfermedad y otros más asesinados-

……………………………………

Coincidencias del destino. Entre el matrimonio Moreno –Alonso hay demasiadas, ya que la fricción entre ellos, los acercó en su muerte. Miguel Barbosa fue llevado de emergencia un hospital de Puebla que lleva por nombre Rafael Moreno Valle, idéntico que el ex gobernador fallecido el 24 de diciembre de 2018, ya que representa un homenaje a su abuelo, quien también fue gobernador. Su muerte ocurrió el 13 de diciembre, un día antes que la toma de posesión de Martha Erika Alonso, su antecesora en el gobierno poblano, con quien disputó la elección de 2018. Murió en funciones como su gran adversaria, aunque la diferencia que a su velorio si acudió el Presidente de la República, cosa que no sucedió con su antecesora.

Email: ramonzurita44@hotmail.com