Los Chimalapas (2) | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Crónicas Oaxaqueñas

Los Chimalapas (2)

 


La semana pasada se inició el análisis de la historia del conflicto que llevó a la controversia de reciente resolución por la SCJN sobre el pueblo Zoque que habita 2 municipios, Santa María Chimalapa y San Miguel Chimalapa, que se integran por 42 comunidades.

Reconocen dos tipos de autoridades, el Comisariado de Bienes Comunales y los Presidentes Municipales, como sucede comúnmente, no han sido ajenos a los males que aquejan a la mayoría de los municipios, es decir, autoridades que piensan más en su beneficio propio que en el bien de todos sus ciudadanos.

La zona es muy rica así que es objeto de deseo, contratistas buscando corromperlos para la asignación de obra o saqueadores de flora y fauna, la madera es muy apreciada y hay gran variedad de animales y planta exóticas, los Chimalapas casi siempre cambian a sus autoridades por conflictos generados por grupos con intereses.

Siempre hay interesados en que haya pleito para seguirlos manipulando y aunque entre los chimas hay desinterés y división interna muy fuerte, en cuanto los chiapanecos o veracruzanos invaden su territorio son capaces de juntarse para luchar contra ellos, retomemos la historia.

En los noventas surgió el EZLN en Chiapas, el gobierno federal y el mundo entero volcaron su atención, llegaron miles de soldados y recursos económicos como nunca antes al estado, se inició una carretera que uniría Tuxtla Gutiérrez con Sayula de Alemán, Veracruz, atravesando selvas y bosques protegidos por el pueblo Zoque de Chimalapa.

Gracias a Maderas del Pueblo se evitó el ecocidio, se cambió el trazo y ahora pasa por las Choapas, Veracruz, fue un gran triunfo por la defensa de uno de los principales pulmones y de biodiversidad del país, para los Zoques era frustrante ver como crecían los apoyos para los ejidos chiapanecos de las zonas invadidas.

Los reclamos al gobierno estatal eran fuertes, cuando se logró la recuperación de la Gringa, acudieron al evento autoridades del más alto nivel de los 3 gobiernos, el federal, y de los 2 estados, Chiapas y Oaxaca.

Julia Carabias Lillo, reconocida investigadora y Secretaria de la SEMARNAT, prometió en ese evento crear un modelo de desarrollo sustentable para los pueblos Chimalapas, contrató a Tzinia Carranza para hacer el diagnóstico y promover la participación, sin embargo poco se pudo lograr.

El gobierno del estado de Oaxaca, buscando revertir las desigualdades, encontrar una solución al conflicto de invasión y evitar nuevas confrontaciones con los ejidos chiapanecos y veracruzanos, crea el Comité Técnico para la Atención a los Chimalapas con unas 20 instituciones federales y estatales.

Se tomaron acciones de inmediato, coordinados por las Secretarías General de Gobierno, Finanzas, Asuntos Indígenas y Coplade, realizando miles de reuniones individuales con campesinos de cada ejido chiapaneco asentado en territorio oaxaqueño

Algunos reconocían que posiblemente estaban en territorio oaxaqueño, lo cual no era su culpa, la SRA les había dotado legalmente de su terreno, solo esperaban a una resolución fundamentada y que una autoridad reconocida se los informara, no a través de abogados, la prensa o líderes, sino formal y oficialmente, a estos pueblos se les consideró como “Reconocidos”.

Hubo ejidos donde los padres tomaban una postura radical y los hijos eran más flexibles, se consideraban en actitud intermedia, algunos otros definitivamente no querían reconocer estar en territorio oaxaqueño bajo ninguna circunstancia, se les llamaba “No Reconocidos”, son los que siguen desconociendo la resolución de la SCJN.

El primer secretario General de Gobierno del estado de Oaxaca que finalmente puso interés en reconocer que había un conflicto y por tanto atenderlo fue Jesús Martínez Álvarez, quien ya había sido gobernador interino.

El encargado directo de integrar todas las investigaciones fue Juan Arturo López Ramos, mucha gente hizo una labor detallada y profunda como el que era director de catastro o como Francisco Javier Vaquera quien caminó, se reunió y escribió diferentes documentos.

Chuchín salió de la secretaría y lo sustituyó Alfonso José Gómez Sandoval Hernández, extraordinario político oaxaqueño, quien ya coordinaba la atención a los Chimalapas desde la Subsecretaría, complementó la labor iniciada y profundizó la pacificación de la región.

El encargado de la redacción y asesoría a las autoridades Chimas fue Hugo Aguilar Ortiz, colaborador de Adelfo Regino, secretario de Asuntos Indígenas, junto con otros técnicos realizaron cuidadoso diagnóstico pueblo a pueblo y crearon un programa de desarrollo integral de los Chimalapas, por supuesto hubo que sortear diversos conflictos dado el carácter explosivo de estas comunidades.

Hay que reconocer que a pesar de esos choques dieron seguimiento y continuidad a las gestiones que exigía la presentación de esa controversia.

Si desea contactarme favor escribir a jrpalau@hotmail.com

Seguiré comentando la próxima semana.