Segundo strike | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Segundo strike

 


Yuriria Sierra


“Si la van a seguir haciendo de beisbolistas, pues nosotros los vamos a seguir ponchando, los vamos a seguir bateando…”, lo dijo el diputado Benjamín Robles en alusión a Jorge Triana, quien durante la primera jornada de discusión de las reservas del Presupuesto de Egresos 2021, llegó con jersey deportivo.

Si ayer referimos que más que debate, en San Lázaro veíamos la frivolización de las tragedias, los legisladores se encargaron de confirmar que no era una interpretación. Al final del primer día, las casi 500 reservas que presentó la oposición fueron rechazadas por los diputados de Morena y sus aliados. Saben que tienen la mayoría para avalar lo enviado por el Presidente sin cambiarle ni una sola coma. Lo saben, por eso están dispuestos a la larguísima sesión en la que abordarán casi dos mil reservas.

Sin embargo, lo comentamos ayer, uno de los puntos más álgidos será el que va en directo al presupuesto del INE: en la Cámara de Diputados se perfila una reducción de casi 5 mil millones de pesos, lo que representa 19% del total y el 26% de los recursos del gasto operativo. El instituto solicitó recursos por más de 24 mil millones para 2022, año en que habrá comicios en seis estados, además de la consulta de revocación de mandato (que ya se movió un par de semanas), pero de ese dinero, al menos tres mil millones de pesos están destinados a ese ejercicio con el que el presidente López Obrador busca validar su mandato. Y, como ayer lo dijimos, el secretario de Gobernación respondió a las críticas de la propuesta de disminución de recursos, que el INE posee fideicomisos para invertir en tal ejercicio, como si el presupuesto no estuviera ya perfectamente focalizado. A Adán Augusto López no le han dicho que sí, existen fideicomisos, pero éstos ya tienen un destino; además, su total no llega ni a la mitad de lo que planean quitar.

¿No será ésta una forma del Presidente para blindarse? Parece muy seguro de que la revocación será un ejercicio en el que no sólo participará la cantidad de ciudadanos necesarios para hacerlo vinculante, sino que, además, el resultado le favorecerá.

Ha insistido, al menos un par de veces, que aun sin alcanzarse el 40% de participación, si gana el no, se va, pues no tendría autoridad moral para seguir gobernando, pero si el ejercicio se realiza con menos presupuesto, con las evidentes consecuencias, bajo el criterio presidencial habrá motivos para creer que el instituto no hizo lo que debía. Y no es que le falten falsos argumentos a este gobierno para golpear a este brazo importantísimo de la vida institucional del país.

Tal vez lo sepamos hoy, cuando los diputados lleguen al cierre del debate, el del ramo 22. Mientras tanto, en ascuas y seguro, mucha más frivolización…