De la majadería en San Lázaro al “chip comunista” en las vacunas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De la majadería en San Lázaro al “chip comunista” en las vacunas

 


Por Francisco Garfias

Escena uno: Lorenzo Córdova se levantó de su asiento y aplaudió con irónico entusiasmo la retahíla de descalificaciones que le acababa de dedicar Gerardo Fernández Noroña, diputado del PT, en la tribuna de  San Lázaro.  De “clasista” y “racista” no lo bajó.

Escena dos: el diputado de Morena, Óscar Cantón reviró con un: “¡No me toques, qué te crees, igualado!”, luego de que el consejero presidente del INE le diera unas palmaditas en la espalda, en respuesta a la grosería del legislador, quien lo dejó con el puño extendido (saludo covid) y sin respuesta a la pregunta: “¿Usted tampoco me va a saludar?”.

Escena tres: Diputados morenistas encaramados en la tribuna del salón de sesiones exhibieron la ampliación de un arrugado folio en el que se leía que el “sueldo neto” de Córdova es de 364 mil 702 pesos mensuales. En otras pancartas le exigían: “¡Bájate el sueldo!”. El consejero electoral negó con movimientos de cabeza, cuando se le reprochó que ganaba “tres veces más” que el Presidente de la República.

Escena cuatro: Lorenzo Córdova les devolvió la cortesía. Con vehemencia inusitada les recordó que fueron ellos, los diputados, los que autorizaron que los consejeros del INE estuvieran exentos de los topes salariales. De paso, reveló que Morena no cumplió con el compromiso de ceder 800 millones de pesos de sus prerrogativas, para comprar vacunas. Sólo entregó 150 millones de pesos.

Escena cinco: diputados del PAN trepados en la tribuna con carteles de apoyo al consejero presidente del INE y una pancarta con la foto de Manuel Bartlett y la leyenda: ¡Nunca más!

Más allá de los reclamos de austeridad que se escucharon hacia el INE, al final quedó claro que los morenistas están ávidos de un ajuste de cuentas ­—no perdonan las sanciones en Guerrero y Michoacán— y que van por una reforma electoral que devuelva al gobierno el control de las elecciones.

* El Presidente no puede salir de ese mundo sin matices en el que vive. Un mundo de buenos y malos, de chairos y fifís, de liberales y conservadores. Hizo ayer otra pésima caricaturización de la clase media —a la que pertenece—. Usó el ejemplo de las vacunas para contrastar la “soberbia” de los clasemedieros con la “gente humilde” y “muy agradecida”. Desde su púlpito de la mañanera, frente a los acólitos que lo veneran, sostuvo que la gente humilde es muy agradecida y no se siente sabionda. “El otro, decía yo: que se vacuna a una persona de clase media, no generalizo, pero llega al centro de vacunación molesta. Ya la atienden.

—¿Cuánto tiempo va a durar?

—No, señora; no, señor, en poco tiempo.

—Ah, ¿qué vacuna es? No la quiero… donde me vayan a meter ese chip comunista.

—No, señora, es Pfizer.

—Ah, pues, apúrese ¿no? ¿Por qué se tardaron tanto? Porque tienen la obligación de vacunarnos, es nuestro dinero, son nuestros impuestos. La vacunan. Ni siquiera da las gracias”.

* Fred Antonio Navarro López, trabajador activo de Pemex, aspirante a la Secretaría General del sindicato petrolero, nos envió copia de la carta que le envió al Presidente. Le informa que en octubre le llegó un citatorio de la Subgerencia de Administración Personal de Tula, para que se presente y aclare “supuestos hechos en los que se me involucra”. El hombre niega las conductas que se le imputan —no especifica cuáles­— y le dice a López Obrador que esto forma parte de una acción ideada y concertada, que pretende, a través de “maniobras gansteriles”, impedir que participe en las elecciones para renovar la dirigencia del STPRM.

“Actualmente, represento la opción que la mayoría de los trabajadores del sindicato han decidido apoyar en las próximas elecciones”, puntualiza la misiva. La nueva dirigencia sindical será elegida el 31 de enero de 2022.

* Les contábamos el jueves pasado que no habrá alianza PAN-PRI-PRD en Oaxaca. Azules y amarillos argumentan que el gobernador del tricolor, Alejandro Murat, ya entregó la plaza. Súmele que el jefe nacional del PAN, Marko Cortés, ubica a esta entidad federativa entre las cinco elecciones para gobernador, de seis, que perderá su partido en 2022.

La mesa está puesta para que Morena y sus aliados sumen al estado natal de Benito Juárez a los 18 —si contamos a SLP— que ya gobierna. La competencia por la gubernatura se dará entre aspirantes de la coalición que quiere hacer historia. De acuerdo con la última encuesta de Mitofsky, dos son los aspirantes con más posibilidades: el diputado del PT Benjamín Robles encabeza la intención de voto, 13.4%; le sigue el senador de PVEM Raúl Bolaños, 12.8% y los senadores de Morena Salomón Jara, 11% y Susana Harp (9 por ciento).