Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca

 


Por Víctor Manuel Aguilar Gutiérrez

El Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca fue declarado como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1987, por ser un ejemplo único de ciudad virreinal, la cual conserva su trazo original, su arquitectura típica y edificios representativos de una tradición cultural de más de cuatro siglos de arte e historia. El centro histórico de Oaxaca es un perfecto ejemplo de ciudad colonial del siglo XVI, ya que los edificios de esa época se han conservado casi intactos. La solidez y volumen de sus edificios, verdaderas obras de arte de la arquitectura, atestiguan que su construcción se adaptó a las características sísmicas de la región.

La traza de Oaxaca la hizo Alonso García Bravo, quien años antes había planificado la Ciudad de México y Veracruz por órdenes de Cortes. De acuerdo a Jorge Fernando Iturribarria, erróneamente algunos historiadores han atribuido la traza de la Villa de Antequera a Juan Peláez de Berrio, Teniente del capitán general y primer Alcalde Mayor.

Para propios y extraños caminar por las calles del centro histórico de Oaxaca siempre será un placer. Disfrutar de la  arquitectura de nuestra ciudad, sus legendarios templos de cantera verde, la Catedral, la hermosa basílica de la Soledad, la contrastante cantera rosa de Santo Domingo, así como sus palacios y ex conventos, convertidos ahora en museos y centros de estudio.  En Oaxaca se enlaza el mundo prehispánico, la época colonial y el México independiente. Por donde se mire en Oaxaca se respira historia. 

En el paisaje natural, resaltan sus cerros, el cielo azul, que contrasta con la blancura de sus nubes, y las diferentes tonalidades en los amaneceres o atardeceres. Los colores de sus fachadas, así como el colorido en la ropa típica. En los mercados el colorido de la fruta, las verduras, las flores con sus aromas peculiares. La gastronomía que se puede degustar tanto en los mercados como en sus múltiples restaurantes con destacados chefs.

Oaxaca es la nueva capital cultural de México y el mundo. Muchos artistas plásticos y de diversas disciplinas viajan a Oaxaca para inspirarse. También es un destino turístico consentido. De acuerdo con las cifras de la Secretaría de Turismo del Gobierno del Estado de Oaxaca (Sectur Oaxaca), en el pasado puente por las festividades de Día de Muertos, con un aforo máximo permitido de ocupación, la Ciudad de Oaxaca recibió a 39 mil 657 turistas nacionales y extranjeros, con lo que se alcanzó el 80% de ocupación hotelera promedio y una derrama económica de 97 millones de pesos. Sin duda, la promoción turística que se ha hecho de Oaxaca ha sido exitosa. 

Para los oaxaqueños nuestra ciudad es motivo de orgullo, por eso es importante cuidarla.  Resulta contradictorio que en pleno centro nos encontremos con calles en mal estado, con bardas grafiteadas o con leyendas de protesta política con aspecto descuidado, bardas a punto de caer que representan un peligro, alcantarillas sin tapa que son verdaderas trampas para los peatones. Calles en los alrededores del zócalo con mal olor. Así como, vendedores ambulantes, muchos de ellos foráneos,  que han secuestrado el centro histórico.

Independientemente del respeto a los derechos de trabajo o de expresión, a los que aluden los vendedores ambulantes o quienes protestan pintarrajeando edificios, es urgente que las autoridades correspondientes medien para lograr los equilibrios y el respeto a nuestra ciudad. 

La seguridad es otro punto que no debe descuidarse. Los robos y asaltos a transeúntes en el centro histórico han aumentado aunque todavía están en niveles controlables y comparativamente con otros estados, en nivel bajo.

Para algunos turistas hay una contradicción en sus expectativas, con el estado en que se encuentra el centro histórico y su belleza. La industria turística en Oaxaca es el motor que mueve toda la economía local.

La tarea de devolver todo su esplendor al centro histórico corresponde principalmente al H. Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez. La nueva administración que entra el próximo  primero de enero, tendrá que poner este tema entre sus prioridades. Pero también corresponde, en sus diferentes competencias a los gobiernos estatal y federal.

Como oaxaqueños, vecinos de esta Ciudad de Oaxaca es importante exigir y cooperar con nuestras autoridades en el rescate de este legado de nuestros antepasados y que será herencia para las nuevas generaciones de oaxaqueños.

 

victor.manuel.aguilar.gutierrez@gmail.com