El Salón de la Fama del Beisbol Mexicano | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Crónicas Oaxaqueñas

El Salón de la Fama del Beisbol Mexicano

 


“Hubo un tiempo en que los inmortales no tenían morada”, hasta 1939, el periódico “La Afición” de la ciudad de México, convocó a los aficionados a recortar cupones y llenarlos con los nombres de los cinco mejores beisbolistas mexicanos hasta ese momento, al tiempo que en los EEUU se celebraba el centenario de la creación del béisbol.

El concurso era patrocinado por las ferreterías “El Barco”, especialistas en productos deportivos, los premios eran $100.00 pesos al primer lugar, $50.00 al segundo y $20.00 al tercero cuya votación coincidiera con la elección general, se grabó una placa en bronce y se colocó en el Parque Delta con el nombre de los cinco peloteros elegidos, ellos fueron:

Lucas “el indio” Juárez, con 49,427 votos

 Antonio “Delfín” Lañiza, 39,464

Julio Molina, 18,228

Leonardo “Najo” Alanís, 17626

Fernando “Cocuite” Barradas 11,788

Hasta 1964, la Asociación de Cronistas de la Ciudad de México, retoma la iniciativa del ya fallecido periodista Alejandro Aguilar Reyes “Fray Nano”, fundador de la Liga Mexicana de Béisbol en 1925 y del periódico “La Afición”, de reconocer a jugadores mexicanos o extranjeros que hubieran destacado para que cuando se construyera el Salón de la Fama, se integraran como inmortales, los seis elegidos fueron:

Ángel Castro, Epitacio “La Mala” Torres, Martín Dihigo, Lázaro Salazar, Ramón Bragaña y Genaro Casas (éste último había quedado en el lugar 6 en la votación de 1939).

En 1971 se crea un Comité para encontrar el sitio ideal y crear el Nicho de los Consagrados del Béisbol Mexicano, lo integran el Dr. Fernando Cantón Franco de Yucatán y Presidente de la Liga del Sureste, CP. Horacio López Díaz de Sonora y Presidente de la Liga de la Costa, así como los dos capitalinos Raúl Mendoza Mancilla, cronista, y Lic. Fernando M. Campos, periodista.

Don Eugenio Garza Sada ofrece las instalaciones de la Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma para la construcción, mantenimiento y el compromiso de recibir a los visitantes de manera gratuita; las razones para crear el Salón de la Fama fueron:

Inmortalizar a los más extraordinarios beisbolistas que han actuado en las diferentes ligas profesionales del país, obteniendo los mejores récords de bateo, fildeo y pitcheo.

Crear un incentivo para los deportistas que toman parte en los diferentes circuitos beisboleros para que tengan como meta llegar al Salón de la Fama, y en esta forma se interesen por brindar una mejor actuación ante los aficionados que asisten a los partidos de béisbol.

Dotar a Monterrey de un sitio turístico donde los visitantes conozcan la historia y hazañas más extraordinarias de los mejores beisbolistas, sin importar su nacionalidad, siempre y cuando hayan jugado en la República Mexicana.

En la Convención del Beisbol Mexicano de 1972, celebrada en Hermosillo, Sonora, se acuerda que los cinco distinguidos en 1939 y los seis de 1964 se mantienen como los primeros entronizados y se eligen a 11 nuevos inmortales: 

Roberto “Beto” Ávila, José Luis “Chile” Gómez, Baldomero “Melo” Almada, Alberto Romo Chávez, José Luis “Cochihuila” Valenzuela, Alejandro Aguilar Reyes “Fray Nano”, Jorge Pasquel, Ernesto Carmona, Roy Campanela, Joshua Gibson y Monford “Monte” Irving.

La inauguración de las instalaciones se celebró el 10 de marzo de 1973, en una ceremonia que elevó a la inmortalidad a estos 22 personajes y a los primeros 6 designados ese año por un Comité Elector.

Para ser candidato a figurar en el Salón de la Fama se requiere:

Haber participado por lo menos en 10 temporadas en cualquiera de los 2 circuitos más importantes de la Asociación de Ligas Profesionales de Béisbol de la República Mexicana de verano o invierno, se pueden tomar en cuenta las temporadas que hayan actuado en el extranjero, en Ligas pertenecientes al Béisbol Organizado en una categoría no menor a Triple A.

Tener 5 años de no estar activo o haber fallecido, para que sus números no se modifiquen, aunque el candidato actúe como mánager o directivo en algún equipo profesional.

Cada año se selecciona al grupo de candidatos, que pueden ser managers, ampáyers, directivos de equipo, cronistas deportivos o ex ligamayoristas que tengan méritos suficientes o reconocimientos como grandes figuras o impulsores del béisbol.

El Director del Salón de la Fama envía las cédulas al Comité Elector, integrado por doscientos cronistas deportivos de prensa, radio y televisión de toda la República Mexicana quienes votan y deciden quien merece integrarse a ese selecto grupo de inmortales.

En el 2010, la Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma fue vendida al grupo Heineken, la nueva mesa directiva anunció en 2013 que cerraba las instalaciones del Salón de la Fama unilateralmente, permitía al menos se recuperaran todos los artículos ahí exhibidos como eran placas de los inmortales, trofeos, reconocimientos, uniformes, bates, guantes, pelotas, fotografías, videos, testimonios y archivos incluyendo actas de fundación y estatutos.

Algunas ciudades de la República Mexicana solicitaron ser la sede del recinto de los inmortales, después de amplios debates finalmente fue elegida la misma ciudad de Monterrey para erigir las nuevas instalaciones en los terrenos del Parque Fundidora, el 20 de febrero del 2019, fue inaugurado el nuevo Salón de la Fama del Béisbol Mexicano.

Se dieron a conocer algunos datos de la construcción, sin duda números impresionantes, el área aproximada de terreno es de 8 mil m2 y de construcción alrededor de 14 mil m2, fueron utilizados 700 mil metros cúbicos de concreto, mil toneladas de acero en varillas de diferentes calibres y más de un millón de ladrillos en la edificación de muros y techos.

El Presidente del nuevo Salón de la Fama es Alfredo Harp Helú, propietario de los Diablos Rojos del México, de los Guerreros de Oaxaca, de una parte de los Padres de San Diego, equipo de las Grandes Ligas, administra a los Algodoneros de Guasave, impulsor de jóvenes en las academias de beisbol de Oaxaca y Monterrey y dueño del estadio que lleva su nombre en la CDMX.

Aplica la frase que dijo el mismo AHH en el evento de inauguración, conectó un jonrón con la casa llena.

Si desea contactarme favor escribir a jpr.cronicas@gmail.com

Facebook: Jaime Palau Ranz

Seguiré comentando la próxima semana.