El antes, el después y, el más después del caso Ayotzinapa | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Patrulla de Papel

El antes, el después y, el más después del caso Ayotzinapa

 


En Patrullamiento anterior, acá, en el Think tank, en pasos perdidos comentamos el enredado asunto del “Ayotzinapa en Iguala”.

Que si a los estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa no los fueron a sacar de las aulas allá en Tuxtla, que si ya era costumbre “usar” a esas fuerzas políticas (Rodas de normalistas) para acciones de presión (extorsión política); esas son hipótesis que, al igual que las “viudas de Aguas Blancas” siguen en la picaresca popular. Y sí, a la zaga dé esas se han construido carreras mismas que hicieron políticos millonarios. Sea pues.

Y para dar otro giro a la tuerca, ahora, Paul von Hindenburg toma la columna de la elocuencia para hacer uso de la palabra, antes de escribir lo trazado por quien encabeza estos trabajos queremos agradecer a Diario 21: a Él Imparcial, a Expresiones Guerrero y sobre todo a Indicador Politico el espacio para que nuestra Patrulla de Papel vaya y venga.

Decía que, Paul von Hindenburg comentaba, afuera del taller la necesidad de seguir tratando el asunto del “que fue realmente lo sucedido en Iguala hace 7 años”. Y lo traza así.

Seguimiento Ayotzi.

-Es verdaderamente alucinante observar la insistencia de otros intereses, que no van por México, en el tema de “fue el Estado”.- Paul habla del caso Ayotzinapa-.

-Después de las diversas versiones sobre la confusión de los estudiantes como integrantes de un grupo narcotraficante, así como otra versión en el campo político, que les atribuía la tarea de interrumpir la ceremonia (festejo del DIF municipal), para reducir la intencionalidad de proyectar a la esposa del Alcalde hacia una candidatura por esa misma presidencia municipal-. 

Acá vemos a un Paul von Hindenburg relajado, con la guerrera desabotonada y con un puñito de tabaco a punto de meter al cráter de su pipa-.

-Las machaconas frases, junto con aquella parcial intervención de la comisión interamericana dejó la sensación de que todos son Inocentes ante tamaña tragedia, menos el Ejército, y por lo tanto el Estado-. Una extraña sonrisa puebla el rostro del Mariscal.

-Dejar y alimentar estas versiones, han casi eliminado otras vertientes de investigación, tan creíbles o más que la línea en la que hoy se empeñan los representantes de los padres de estos infortunados jóvenes-. Coro de rostros asintiendo; Paul sigue.

-Eso ha permitido desviar, y yo diría, hasta torcer, las líneas de investigación objetivas y lógicas-. El Prusiano entra a su Gran finalle.-

-!Qué malo es politizar la justicia. Tan malo como judicializar la política, porque en ambos casos, la verdad es la sacrificada-..

Si, también tengo mi lado filosófico- dice Hindenburg, -pero lo importante aquí es, que la verdad vea la luz-. Mutis prusiano que incluye el !ckack! de acicates de acero.

Y como una vez más me dan la oportunidad de “cerrar los trabajos” me atrevo a decir.

Hoy en Guerrero es el lumpen el espacio desde donde se hace política. Será por ello que Hindenburg actúa tan resignado al lanzar sus ideas? 

Escupir !fue el Estado! Ha sido lo más rentable para los politicastres … como sea, (concluyo) seguro estoy que aún queda tela para tocar una última vez el tópico.

Último patrullaje.- ayer AMLO le responde a un periodista que -ha dado instrucciones para que, la información que esté bajo custodia de su Gobierno ello en relación al “caso Ayotzinapa” sea pública..- sofismas?, rompimiento del triángulo “información/dispositivo/secreto.”? … veremos.

Balazo al aire. Resabios de INFORMACIÓN.

Greguería.- la estrategia más inteligente de Napoleón fue, estando ya en el terreno frente al enemigo, volverse táctico.

Oxímoron.- peleo en paz

Haiku.- Río, extraño tus deltas

               Tus piernas pues.

                Y, tus manos abiertas.