LGBT y el arcoíris | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

LGBT y el arcoíris

 


El domingo pasado desfiló un grupo de personas en la ciudad de Oaxaca y en muchas otras partes del país, enarbolando una bandera con siete franjas horizontales  con los colores del arcoiris.

Era miembro de la autodenominada “Comunidad Lésbico Gay.”

Es decir lesbianas y homosexuales.

Ahora bien, las iniciales LGBT, significan precisamente lesbianas, homosexuales (gays en inglés), Bisexuales y Transexuales.

Protestaban contra la discriminación que sufren por sus preferencias sexuales, o al menos eso creo.

Mi opinión al respecto, la voy a dar contando un cuento.

Estaban los colores muy contentos, porque iban a una fiesta. Uno de ellos dijo: me voy a vestir como el cielo, de azul; otro expresó, yo de amarillo como el sol, el compañero señaló yo de verde como la hierba; así, el cuarto manifestó: pues yo de rojo como las rosas del amor y finalmente el otro compañero replicó, yo de naranja como el fruto de los naranjales.

La noche de la fiesta llegaron a la casa del festejo y se encontraron a dos colores a quienes no dejaban entrar, el turquesa y el violeta; al preguntarles la razón dijeron, porque somos diferentes yo, expresó el turquesa, me formo de azul y verde, y yo; dijo el otro, el magenta o violeta porque me formo de rojo y azul, y nos dicen que somos iguales a ellos.

Los primeros cinco amigos decidieron unirse a esos dos y celebraron baile y danza entre ellos, con el criterio que todos eran al fin y al cabo colores, es decir eran sus semejantes.

Fue tan exitosa su fiesta en la calle, que los colores dentro de la casa salieron y se unieron todos, lo que resultó en una gran “pachanga”, en la que un color, el dueño de la casa,  pronunció un discurso de bienvenida cuyas últimas palabras fueron las siguientes:

Todos somos hijos de la luz del sol, de las gotas de agua de la lluvia y de Dios.

El que pueda entender que entienda.

Yo también soy Pueblo.

Por allí nos encontraremos.