¿Es la democracia la mejor forma de gobierno? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Toltecáyotl

¿Es la democracia la mejor forma de gobierno?

 


Es muy común, que los políticos, en la defensa de su desprestigiada profesión cuando se les reclama, suelten como los pulpos su cortina de tinta para asegurar su simpática huida, aduciendo “que la democracia, a pesar de sus deficiencias, es la mejor forma de gobierno”. Ese cuento chino lo dicen, porque la gente no los quiere. En la punta del iceberg está el enjuiciamiento de los presidentes de este país, pero si se hiciera justicia verdadera, seguirían todos los gobernadores, y atrás de ellos, los diputados federales y locales, así como los senadores y los presidentes municipales. Verdaderos delincuentes que han corrompido las instituciones y han envenenado la vida institucional del país. En México se requerirían decenas de campos de concentración, como aquellos que tuvieron los aliados después de la segunda guerra mundial, pues llegaron a tener millones de soldados alemanes como ganado, separados por alambres de púas en la intemperie, sin las mínimas instalaciones sanitarias. Nadie habla de los cientos de miles de hombres que murieron por estas infames condiciones.

Los políticos hablan que “la democracia” es lo mejor que ha inventado la humanidad para gobernar. Y entonces sueltan el mito de los gobiernos del mundo antiguo, que, según ellos, eran inhumanos, injustos y déspotas. Nos pintan en las películas a una serie de “Calígulas” caprichosos y explotadores, pero eso no es tan cierto, por una sencilla razón, las grandes obras que nos han dejado las civilizaciones Madre, no pudieron ser hechas con esclavitud y látigo, porque, como el caso de Monte Albán, que duró 1350 años, fue trabajado por la conciencia y voluntad de los pueblos de los Valles de Oaxaca.

Lo verdaderamente cierto, es el gobierno del pueblo y para el pueblo, se originó muchos siglos antes de la existencia de la cultura griega. Los pueblos de Sumeria, Asiria, Fenicia, Babilonia y Egipto en el continente Euroasiáticoafricano o en el continente Abyanáhuac (América) con las culturas Valdivia y Olmeca. No solo por el mayor número de pirámides construidas en el continente, sino tenemos ejemplos de obras de carácter comunitario e interregionales como son los caminos mayas llamados sacbej, que hoy se sabe que los conformaron miles de kilómetros en la región maya de México y Centroamérica, pero en el Tawantinsuyu (Sudamérica) los caminos llamados Qhapac Ñan que comunicaban desde lo que hoy es Ecuador hasta Chile a través de la Cordillera de los Andes. Estas obras solo pudieron hacerse entre pueblos y gobiernos que convivían armónicamente por el bien común, no existe otra forma posible.

La misma monarquía europea, no fue tan cruel y desalmada como los historiadores de la modernidad nos la pintan. Todos los gobernantes tuvieron una responsabilidad histórica por sus gobernados, porque de ellos vivían. Los problemas que hoy vive la humanidad con las democracias es que, este tipo de democracia, fue creado en 1776 por los banqueros de Europa, para quitarse el yugo de las monarquías y poder gobernar ellos. Un nuevo mundo en donde existiera la LIBERTAD plena de explotar al otro, sean estos personas o pueblos. La libre empresa y el libre mercado sobre los pueblos. Pero como los banqueros nunca dan la cara y no asumen ninguna responsabilidad histórica, se inventaron a los políticos, la democracia y los partidos políticos, que, realmente son muy nuevos en la historia de la humanidad.

El político es un empleado del Mercado que defenderá sus intereses a través de engañar a los pueblos. El político se asumirá como el representante del pueblo y sus anhelos, pedirá el voto para cumplirlos y será financiado por el dinero de los que poseen el verdadero poder. Los banqueros crearán los partidos políticos que tienen la función de PARTIR, dividir y enfrentar a los pueblos, para fortalecer el poder del Mercado. La actividad ingrata del político es corta, porque nunca le cumple al pueblo y nunca satisface plenamente la voracidad del Mercado, entonces es remplazado. Escoge a otros empleados, organiza nuevas elecciones y hace que el pueblo vote por su gente. Amable lector, se que las cosas no son tan esquemáticas y simples como aquí las planteo, porque los banqueros tienen organizado su tinglado de manera muy compleja, confusa y secreta, pero en general así es. Recuerde que existe “el gobierno oculto”.

En México, desde Carlos Salinas el asunto se desfondó. La corrupción, y el cinismo de los políticos, así como, la voracidad de las empresas trasnacionales y el crimen organizado, que está presente en el mundo empresarial y comercial de muy alto nivel, casi ha destruido los cimientos de la nación. México es un país con una gran riqueza humana y natural, que está siendo atacado por mega fuerzas económicas que lo pretenden explotar de manera irracional, al carecer de instituciones sanas que lo protejan. No es una exageración afirmar, que la nación está viviendo momentos muy importantes y decisivos de su corta historia. Educayotl AC. Educar para el futuro con la sabiduría del pasado. www.toltecayotl.org