Los diputados plurinominales: Su importancia para nuestra democracia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Los diputados plurinominales: Su importancia para nuestra democracia

 


Por Víctor Manuel Aguilar Gutiérrez

La cámara de diputados se compone de 500 diputados, 300 de mayoría relativa (uninominales) y 200 de representación proporcional (plurinominales). La elección de los llamados diputados plurinominales, se da mediante lo que el artículo 52 constitucional llama listas regionales, o sea, cada partido político presenta una lista de 40 candidatos por circunscripción y así cada partido político obtendrá tantos diputados de representación proporcional como el porcentaje de votos que haya alcanzado en cada una de las 5 circunscripciones.
Durante la reunión que en días pasados el presidente de la república sostuvo con empresarios, el mandatario adelantó la presentación de tres reformas constitucionales, dentro de ellas, una reforma electoral que eliminará a los legisladores plurinominales. Vale la pena analizar la viabilidad democrática de esta propuesta. Aunque la propuesta incluye también a los senadores, específicamente nos centraremos en los diputados plurinominales.
El espíritu de las candidaturas plurinominales es dar representación a aquellas opciones que aunque no ganen la elección, tengan el suficiente número de votos que les den una legítima representación del electorado, a las cuales se le llama las primeras minorías. Estas opciones políticas están representadas por los partidos políticos que contienden en una elección.
El maestro Jorge Cajiga Calderón, en su ponencia presentada en marzo de 2012, denominada: “Los Plurinominales y la Segunda Mayoría. Alternativas de representación de la minoría” menciona algunos datos interesantes con información de ese momento que siguen siendo vigentes.
En México desde 1997, los 300 diputados de mayoría relativa (los uninominales) han sido electos, en su conjunto, con menos del 50 por ciento de los votos. Y este porcentaje decrece proceso tras proceso.
Una minoría de dos quintas partes de los electores (42 por ciento) escogió a más de tres cuartas partes (76.8 por ciento) de los diputados, mientras que una mayoría de tres quintas partes de los votantes sólo designó a una cuarta parte (el 23.2 por ciento).
Al comparar el peso que tuvo en la elección cada 1 por ciento de votantes que ganaron contra cada 1 por ciento de los que perdieron, tenemos que el voto de cada ciudadano que favoreció a candidatos triunfadores (la minoría) tuvo un peso de más de cuatro y media veces (4.57) el voto de quienes sufragaron por aspirantes derrotados (la mayoría de los electores).
Si México fuera una aldea de cien ciudadanos, con un congreso de veinte integrantes, cuarenta y dos votantes estarían designando a quince diputados, mientras cincuenta y ocho electores sólo nombrarían a los restantes cinco.
De acuerdo al consejero del Instituto Nacional Electoral (INE), Uuc-kib Espadas, la idea de eliminar a los legisladores plurinominales como lo propuso el presidente Andrés Manuel López Obrador, implicaría “despojar” la representación del 60 por ciento de la ciudadanía en el poder legislativo.
“Eliminar diputadas y diputados de representación proporcional (plurinominales) significaría despojar de representación en el Congreso, en números redondos, al 60 por ciento de las y los ciudadanos. Un retroceso de 104 años para la democracia mexicana”, escribió el Consejero en su cuenta de Twitter.
Desde 2018 las condiciones han cambiado, ya que afortunadamente el nivel de participación ciudadana es mayor, y en este contexto el partido gobernante obtuvo una amplia mayoría, entonces la existencia de los diputados plurinominales se justifica más. Incluso, también se abre la discusión acerca de la forma de asignación del número de diputados plurinominales que le corresponde a cada partido, que generalmente se da mediante la aplicación de una fórmula matemática; sin embargo, en algunos casos la forma de asignación crea una sobre representación del partido ganador.
En resumen, la eliminación de los diputados plurinominales con el argumento de generar un ahorro o eliminar un gasto, tiene el trasfondo antidemocrático de concentrar el poder, ya que se darían condiciones para consolidar la hegemonía del partido en el poder, que aunque tenga el mayor número de votos, no tiene la suficiente representación de las mayorías. Si sumamos los votos obtenidos por los partidos no ganadores éstos superan en número al partido ganador, por lo que representan más a la mayoría que el propio partido ganador. La propuesta presidencial no representa un avance democrático.

victor.manuel.aguilar.gutierrez@gmail.com