¡Nada qué celebrar!
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

El Crematorio

¡Nada qué celebrar!

 

Nada que celebrar, ante un gobierno incompetente e inepto por el mal manejo de la pandemia del Covid-19, que nos está llevando directo a un abismo desastroso. Este virus es rápido y letal, se contagia velozmente, y ha sido tan fuerte el impacto desde su llegada a nuestro país, que nos ha dejado conmocionados por los más de medio millón de infectados y cerca de 100 mil defunciones. Pero nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador expresó desde un principio, en una mañanera, “que está pandemia nos cayó como anillo al dedo” (para justificar su ineptitud), y hace unos días aseveró “que esta pandemia nos está tratando mejor que en otros países”, lo absurdo de lo absurdo, posible porque él tiene otros datos o vive en “el país de las maravillas”,  con eso de que se autodesignó como el “2o. mejor Presidente del mundo” y que es, “el país que mejor ha manejado la pandemia”, pues está claro que, en efecto, “él tiene otros datos” y así en sus show mañanero teledirige y manipula al pueblo, improvisando lo que se le da la gana, según el ánimo con el que se despierte.

El fracaso de la  estrategia de López Obrador, ante la inminente catástrofe de la pandemia,  al evitar adoptar  acciones  políticas económicas y sanitarias para rescatar a los ciudadanos de esta crisis. AMLO dijo que en el peor momento, se cuenta con el mejor gobierno, pero no es más que una ficción para el  espectáculo que quiere dar a sus seguidores a nivel nacional.  México está paralizado ante esta pandemia, su economía hecha pedazos, el sistema de salud colapsado, el desempleo en su máximo histórico, consecuencias irreparables e impredecibles y todo por un gobierno inepto y débil, que ha conseguido colapsar a nuestro México, respaldado por un aborregamiento servil y cobarde, ante una población engañada a conciencia. ¡Pobre de nuestro México!