Yupies y yopes
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

Yupies y yopes

 

1.- Una vieja historia
En el equipo del gobernador Alejandro Murat, se entiende, hay un asunto de identidad. Lo padeció Heladio Ramírez (1986-1992), con “Los Extraditables”. Fausto Cantú, Augusto Gómez Villanueva, Alfredo Ríos Camarena y uno que otro chileno. Con una salvedad: no desempeñaban cargos públicos abiertamente. Estaban por detrás, dando cuerda, en fideicomisos y negocios. Con Diódoro Carrasco arribaron algunos de sus cuates del ITAM, como Eduardo Holguín, Gerardo Cajiga y otros. Eran foráneos. La mayoría de “toficos” -¡humm, qué ricos!- que encabezaban las principales dependencias, eran oaxaqueños. Hubo otros fogueados, cabales y metidos en su tema. Los fuereños, ni compromiso político ni, mucho menos, vocación de servicio. Con José Murat (1998-2004), llegaron varios fuereños. Algunos aduaneros. Pocos se pusieron la camiseta. Y hasta se quedaron a vivir en Oaxaca, como el desaparecido Flavio Bayliss, de entrañables recuerdos. Un chiapaneco en Finanzas: Guillermo Megchún, que ya retornó con su tribu. Ahora a OSFEO. Y otros avecindados, dispersos en áreas de relativa importancia.

2.- El paisanaje como
prioridad
Aunque oriundo de Chalcatongo, pero crecido en Juchitán, Ulises Ruiz (2004-2010) hizo, asimismo, un gobierno de amigos. Privilegió el paisanaje. La Fuerza Bruta Istmeña –la FBI- junto con la oleada teca, tuvo mano en diversas tareas: Ortega Habib, Trejo, Rito, Mendoza Kaplan, Estefan Garfias, González Davar, et allium. Por su parte, en la administración de Gabino Cué (2010-2016), tampoco hubo sorpresas, salvo Benjamín Robles Montoya, el primer hombre fuerte del régimen, que no es oaxaqueño. Luego Cajiga en Finanzas. Siempre lo dijimos: fue un gobierno de cuates y cuotas. Pero la mayoría de los titulares vieron la primera luz en tierra de yopes. Por lo menos sabían amar a Dios en tierra de indígenas. Fanáticos de las tlayudas o las memelitas; del chichilo o el verde con espinazo. Asumimos que pese a la avalancha que se volcó sobre algunos de ellos después, fue evidente su identidad con el terruño: las reses, de los carniceros de hoy: Arnaud, Tenorio, Moreno Alcántara, oaxaqueños de cepa.

3.-Entre oaxaqueños y yupies
Con Alejandro Murat la cosa cambió, aunque no radicalmente. Una oleada de fuereños llegó a enquistarse en su administración. La mayoría hicieron votos en el Estado de México, donde el hoy gobernador fue funcionario o en el INFONAVIT. En Finanzas, por ejemplo, han sido dos foráneos los meros, meros: Jorge Gallardo y Vicente Mendoza. Al primero lo acaba de relevar otra mexiquense: Carolina Monroy, en la Oficina de la Gubernatura. Algunos oaxaqueños y otros que se han hecho fuera llegaron al COPLADE: Celestino Alonso, Ángel Meixueiro, Sergio Vera y el último, Javier Lazcano, que ahora es titular de Sinfra. El cargo del primero le queda al istmeño, Jorge Toledo Luis. Hábil para enchufarse, con ángeles o con demonios.
En la Secretaría de Cultura y Artes (Seculta), cero y van tres. Ana Isabel Vásquez, Adriana Aguilar y llega a foguearse, Karla Villacaña. La primera es titular de la Secretaría de la Mujer (SMO), en donde le antecedieron dos más: Miriam Liborio y MariumaMunira Vadillo. Dos oriundos de esta tierra ha tenido la SEDESOH: Raúl Bolaños Cacho Cué y Yolanda Martínez. Igual en Administración: Javier Villacaña y Germán Espinosa. En Salud, despacha el cuarto al bate, que también nació por aquí: Gabriela Velásquez, Celestino Alonso, Juan Díaz y Donato Casas. Se habla también de un relevo el Sedapa. De ser así, ahí habrían bailado tres: Eduardo Rojas, Carlos Grau y Sofía Castro. ¿Retornará el primero –o se va al PRI- o algún yupietuxtepecano? ¿Quién sabe?

4.- Novatos y reciclados
La novatez de losyupiescontrasta con la experiencia y fogueo de algunos locales. Anuar Mafud, titular de la SEGEGO, por ejemplo. Viejo lobo de mar -antes fue lobo de bar-. Conoce los entresijos de la gobernabilidad, grupos, maestros, organizaciones y dirigentes. ¿Podrá su relevo –de darse- con ese duro paquete? Sin duda alguna. Si es como se rumora, Paco Piza, también es una cobija muy meada. Tiene en el sector público al menos 30 años. Sin embargo, en opinión de expertos y políticos bastante fogueados, el gobernador Alejandro Murat debe terminar ya con sus compromisos de amigos o colaboradores de antaño y dar paso a un cierre de resultados. Hacer una reingeniería en su gabinete y fortalecerlo con cuadros sólidos. Es cierto que, en sentido contrario a la gerontocracia que rodea al presidente López Obrador, les ha apostado a los jóvenes. Ni el viejo es sinónimo de ineficiencia, ni el joven es atributo de capacidad y solvencia moral. Pero sólo el que manda sabe lo que hace que, al fin y al cabo, como dijera Luis XIV en sus “Memorias”, “la decisión necesita espíritu de señor”.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:
A propósito de las declaraciones torpes, superficiales, falta de protocolos y balandronadas en el gobierno de la 4T, respecto a la pandemia que nos amenaza, nada tan refrescante como leer a Hans Magnus Enzensberger (Kaufbeuren, Alemania, 1929), uno de los intelectuales europeos más sagaces. “El político irresponsable –dice- siempre querrá dar la idea de que tiene todo bajo control”, para salir al final de todo con no tengo ni idea o a ver qué sale”. Parafraseando a Johann Gottfried Herder repite: “El delirio nacional, es un concepto terrible. El que no va incluido es un idiota, un enemigo, un hereje, un extraño”. (Panóptico, Malpaso, Barcelona, 2016, p. 23).

Consulte nuestra página:
www.oaxpress.info
www.facebook.com/oaxpress.oficial
Twitter: @nathanoax