Compromiso con la verdad | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Es mi opinión

Compromiso con la verdad

 


A medida que la sociedad y las instituciones se democratizan, los medios de comunicación y los comunicadores adquieren mayor influencia en las diversas instancias donde se toman las decisiones gubernamentales. Pero es más: la democracia, brinda a todos los ciudadanos acceso a los mismos medios masivos de comunicación, lo que enriquece la opinión pública y dignifica los derechos a la libertad de prensa y de expresión consagrados en la Constitución.
Siendo los medios masivos de comunicación magníficos instrumentos para la efectiva propagación de las ideas y la difusión de los acontecimientos mundiales, es necesario reflexionar sobre los efectos nocivos, o benéficos que esa cobertura de información causa en los seres humanos. No se trata de coartar en alguna forma la libertad de comunicación, sino de observar la calidad de los mensajes, ya sean directos o subliminales que se dirigen a la población.
Es necesario puntualizar que la verdad es el capital más precioso que todo comunicador profesional tiene para merecer el respeto de la sociedad. Por lo tanto, los medios ya sea electrónicos: como radio, televisión, o internet; los impresos: libros, revistas, periódicos y otras como el cine, trascienden por la calidad de su información.
Duele pero es verdad, los medios masivos de nuestros días, y los comunicadores que en ellos se desempeñan, dejan mucho que desear en ese sentido. Las verdades a medias, las verdades ocultas, son por desgracia el distintivo de algunos medios de comunicación, los cuales antes de atender a su compromiso con la verdad, se inclinan a satisfacer compromisos comerciales, políticos o de intereses personales.
Insisto, no es un generalizado “Yo acuso”, es simplemente una invitación a la reflexión, con el sincero propósito de hacer de los receptores de ese bombardeo de información diversa, individuos capaces de discernir para clasificar los mensajes que reciben, y que de alguna forma influyen en su estado de ánimo, su conducta, y al tomar decisiones tanto en cuestiones de grupo como individuales.
Los hombres del servicio público de todas las instancias de los gobiernos, tienen también una enorme responsabilidad ante la verdad. Porque en calidad de fuentes de las cosas públicas, son responsables de las mentiras o las verdades que los medios y los comunicadores, digan en su nombre. Pero no sólo las fuentes de información de las instancias de gobierno tienen gran responsabilidad con la verdad, igual sucede en las Instituciones Educativas.
Por ejemplo, y sólo un ejemplo de muchos que existen. ¿Quién no se ha sorprendido ante el debate sobre la calidad de la educación en Oaxaca, respecto a las evaluaciones que hacen organismos sobre ese tema tan delicado? Información tan importante debe darse a conocer con apego a la verdad, con oportunidad. Al parecer la ley de transparencia nació muerta, porque a pesar de la avanzada tecnología cibernética que debería facilitar el acceso a información confiable los ciudadanos seguimos desinformados.
Si eso sucede en el sector educativo, ¿qué esperaremos de los organismos, políticos y electorales, donde a cada rato aparecen informaciones cruzadas, que en vez de orientar siembran la incertidumbre y desalientan la participación ciudadana.
Sin embargo, los oaxaqueños que reconocemos la verdad como el camino más efectivo para nuestra plena realización, personal y de grupo, debemos apoyar la democratización tanto de los medios de comunicación, como de los comunicadores, y de las fuentes de información de todos los sectores.
Ahora; si además de informar verdades, los mensajes masivos son positivos, oportunos y necesarios, la misión social del comunicador estará plenamente satisfecha y justificada.
Esto es importante. Y ¡hay que decirlo!

raulcampa@hotmail.com