CENEO: Burda exigencia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

CENEO: Burda exigencia

 


No obstante que en Oaxaca la Reforma Educativa ha sido un fiasco, justamente por la negativa del mafioso magisterio afiliado a la Sección 22, hay temas en los que prevalece la ley y no hay manera de burlarla. Nos referimos a que las plazas que se otorgan desde hace al menos un año, deben ser objeto de concurso y de examen. Adiós a las plazas de manera automática; al pase de la Normal al sistema de educación pública. Hay evidencias de que los egresados del sistema de Escuelas Normales de la entidad lo han tenido ya claro. Pero nunca faltan los demagogos que han tratado de llevar agua a su molino. Uno es el Secretario General de Trabajo y Conflictos del Nivel Primaria, Gersaín Ángel Filio, que con argumentos falaces y torpes ha querido justificar la exigencia de al menos 600 plazas de nueva creación, dándole con ello cuerda a un segmento de la Coordinadora Estudiantil Normalista del Estado de Oaxaca (CENEO), para bloquear cruceros y realizar marchas, en actitud desafiante a las autoridades no sólo educativas sino aún policiales. El otorgamiento de plazas se da a través de un proceso federal. No es atributo ni del gobierno de Alejandro Murat ni, mucho menos, potestad de las autoridades educativas en la entidad.

Con afán cantinflesco, el citado dirigente del Cártel 22, insiste en crear el caldo de cultivo de una protesta para un tema que, sabe, no tiene marcha atrás. Los egresados del sistema de normales sólo podrán acceder a una plaza docente siempre y cuando acrediten el examen correspondiente. Y no hay más. Atrás quedaron los tiempos en que la Sección 22 y sus testaferros hacían y deshacían con las plazas, los cambios de adscripción, con la venta fraudulenta de espacios, sin que los beneficiarios tuvieran la capacidad para desempeñar la tarea docente. He ahí uno de los principales motivos por los cuales la educación que imparte el Estado en Oaxaca, ha ido en franco deterioro, porque si además de la baja profesionalización de los maestros, le agregamos la constante y perpetua movilización, el resultado es sencillamente fatal. La Secretaría General de Gobierno (SEGEGO) debe llamar a cuentas al tal Gersaín, un demagogo de esos que abundan al interior del Cártel 22, que con argumentos superficiales y una mal aprendida filosofía sólo hace el ridículo. Pero urge hacer algo, antes de que el citado sujeto cumpla con su propósito de agitar entre la rijosa CENEO.

Urgen recursos del Fonden

El ingrediente necesario para la atención de los damnificados por el sismo del pasado 16 de febrero en la costa oaxaqueña, son los recursos para emprender la atención a víctimas e iniciar la reconstrucción. Hasta el momento, la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPCO), ha detectado decenas edificios escolares dañados, hospitales, universidades y cerca de 6 mil viviendas. Esta situación no es poca cosa. Ante este panorama, el gobierno de Alejandro Murat Hinojosa, solicitó a través de las instancias estatales competentes a la Secretaría de Gobernación (Segob), emitiera la Declaratoria de Emergencia para 33 municipios afectados por el sismo de 7.2 ocurrido en la fecha citada. En virtud de la situación tan triste que se dio en la zona, particularmente en Santiago Jamiltepec, los trámites siempre lentos para dicha declaratoria se agilizaron logrando que 33 municipios fueran beneficiados: Santiago Pinotepa Nacional, Santiago Jamiltepec, San Sebastián Tecomaxtlahuaca, Santa Catarina Juquila, Pinotepa de Don Luis, Villa de Tututepec de Melchor Ocampo, San Miguel Tlacamama, San Andrés Huaxpaltepec y Santos Reyes Nopala. Además Putla Villa de Guerrero, Heroica Ciudad de Tlaxiaco, Santiago Juxtlahuaca, Santiago Llano Grande, San Juan Bautista Lo de Soto, San Pedro Jicayán, San Juan Colorado, San Agustín Chayuco, San Juan Cacahuatepec, Santa Catarina Mechoacán, Santiago Ixtayutla, Santo Domingo Armenta, San Gabriel Mixtepec.
A esta lista se sumaron: San Pedro Mixtepec, Santiago Tetepec, Santiago Yaitepec, Santa María Colotepec, Santa María Huazolotitlán, Santa María Yucuhiti, Santa María Zacatepec, San Pedro Huamelula, Coicoyán de las Flores, San Pedro Amuzgos y San Antonino Monte Verde. Lo importante ahora es que sin mayores trámites engorrosos y burocráticos, los recursos fluyan a la brevedad. Por lo pronto, los boletines oficiales han dado cuenta de la presencia permanente del ejecutivo estatal en la zona de desastre, a fin de garantizar el apoyo a los damnificados, además de verificar que los heridos que se encuentran hospitalizados cuenten con la atención requerida para garantizar su pronta recuperación. La ciudadanía no quiere que se les deje solos, como desafortunadamente ha ocurrido en el Istmo de Tehuantepec, en donde todavía no se acaban de levantar los escombros y los afectados por los sismos de septiembre, siguen esperando las bondades de las autoridades tanto estatales como federales.