Corrupción impide el rescate de ríos de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Corrupción impide el rescate de ríos de Oaxaca

Los ambientalistas aseguran que los intereses de las dependencias encargadas al rescate de las afluentes, atienden asuntos políticos y financieros, sin que les importe el impacto ambiental


Corrupción impide el rescate de ríos de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Integrantes del Colectivo de Organizaciones Ambientalistas de Oaxaca (COAO), señalaron que la corrupción ha impedido desde hace muchos años el rescate de los ríos Atoyac y Salado.

Gerardo Aldeco Pinelo, coordinador del Colectivo y presidente del Consejo Ciudadano Municipal del Medio Ambiente, señaló que de continuar estas prácticas irregulares que solamente benefician a las grandes empresas y funcionarios, no se lograrán rescatar estos afluentes.

Recordó que en sexenios anteriores en los municipios aledaños al Río Atoyac, se implementó un proyecto para la construcción y operación de plantas tratadoras de aguas residuales, en el cual el gobierno invirtió varios millones de pesos y ahora estas obras lucen abandonadas.

En ese sentido, recomendó a los funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente, Energía y Desarrollo Sustentable de Oaxaca (Semaedeso), evitar prácticas del pasado y retomar el proyecto del maestro Francisco Verástegui.

Recordó que en su momento, los ecologistas presentaron a los gobiernos municipales, estatales y federales una propuesta para iniciar con los estudios en los municipios de San Francisco Telixtlahuaca, San Pablo Huitzo y Santiago Suchilquitongo, donde inicia el río Atoyac.

“La primera etapa del proyecto no cuesta ni 250 mil pesos, porque se realizaría con catedráticos, investigadores y estudiantes de la Escuela Nacional de Agronomía de Chapingo, lo único que ellos requerían es cubrir sus viáticos”.

Los ecologistas recordaron que el proyecto también fue enviado a la Semaedeso, pero jamás recibieron alguna respuesta, ya que a decir de los ciudadanos los funcionarios prefieren consentir a empresas foráneas otorgándoles contratos por millones de pesos que se pierden en la estela de la corrupción.

“En Oaxaca hay especialistas y empresas preparadas para hacer ese estudio, o bien se puede retomar esta propuesta que tantas veces anunció y presentó el maestro Verástegui”, destacó Aldeco Pinelo.

Cabe recordar que en el 2018, el mismo maestro Francisco Verátegui, quien hasta su muerte se dedicó al cuidado del medio ambiente, denunció en su momento que los funcionarios prefieren gastar millones de pesos en estos proyectos “porque lo ven como un negocio y no como un rescate”.

Recuperar los ríos de creciente contaminación 

A pesar de que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha impuesto sanciones de alrededor de 150 mil a 750 mil pesos a los municipios que insisten en contaminar los ríos, 95% de la contaminación en los ríos Atoyac y Salado son las aguas residuales.

A pesar de que se insiste en operar sus plantas de tratamiento para sanear las aguas residuales, se siguen vertiendo a los afluentes lo cual contamina el subsuelo y después los pozos.

Tan sólo en los Valles Centrales están asentados 39 municipios, de los cuales 29 descargan sus aguas residuales a los ríos Atoyac y Salado.

La Conagua en su facultad de inspección y vigilancia, realiza visitas de inspección a cada uno de los municipios que descargan sus aguas residuales y ha impuesto a los municipios reincidentes una multa mayor, no obstante no operan sus plantas de tratamiento.

El Río Atoyac está contaminado principalmente desde San Francisco Telixtlahuaca hasta 103 kilómetros abajo, en Santa Ana Tlapacoyan.

La planta de tratamiento de San Francisco Telixtlahuaca está 10 kilómetros abajo y es la primera en descargar sus aguas residuales sin tratamiento. Ahí inicia la contaminación.

Etla es otro municipio sin planta de tratamiento de aguas residuales; descarga cerca de 18 litros por segundo al afluente, lo que provoca que el río Atoyac esté superado en la autodepuración.

En el caso del río Salado, desde Mitla se descargan aguas crudas sin tratar y le siguen los municipios que se localizan aguas abajo.

Son coliformes fecales, grasas-aceites y sólidos suspendidos totales, los contaminantes que comprueban que las aguas son de drenajes sanitarios de los municipios.

Nahuel Beccan Dávila, urbanista, admitió que recuperar el esplendor de los ríos es una tarea muy difícil y muy costosa pero se puede empezar por hacer pequeñas intervenciones.

Demostrar que se puede alcanzar este objetivo con pequeños arroyos y riachuelos, rescatarlos y sanear el agua para que de esta manera se demuestre que si se puede hacer y posteriormente hacer acciones más grandes para rescatar ríos completos, como  el río Atoyac y el río Verde que son son muy grandes y muy costosos.

La visión de rescate de los ríos incluye agua y ecología, paisaje y conciencia, cultura y turismo, desarrollo urbano y economía, implica tomar en cuenta aspectos tan diversos como la geografía, las características medioambientales  relacionadas con el río, la vida silvestre.

Los espacios públicos  que incluyan el ocio, la recreación y la cultura, así como el desarrollo económico del área que contemple las oportunidades laborales y la relación con el turismo.