Manos mágicas preservan la Noche de Rábanos
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Manos mágicas preservan la Noche de Rábanos

Los artesanos recrearon escenas de las tradiciones de Oaxaca, desde bodas hasta mayordomías, desde seres mitológicos hasta vendedoras de huaraches, fue así como se vivió la edición 122 de este emblemático festejo


  • Manos mágicas preservan la Noche de Rábanos
  • Manos mágicas preservan la Noche de Rábanos
  • Manos mágicas preservan la Noche de Rábanos
  • Manos mágicas preservan la Noche de Rábanos
  • Manos mágicas preservan la Noche de Rábanos
  • Manos mágicas preservan la Noche de Rábanos
  • Manos mágicas preservan la Noche de Rábanos
  • Manos mágicas preservan la Noche de Rábanos
  • Manos mágicas preservan la Noche de Rábanos

Datos

112

años de este festejo

1897

se festejó la primera Noche de Rábanos

147

artesanos participaron en el festejo

$400

mil fue la bolsa acumulada de los premios

La habilidad y talento de los hortelanos oaxaqueños fue admirado por miles de familias, visitantes nacionales y extranjeros, que en la edición 122 de la tradicional “Noche de Rábanos” volvió a cautivar.

“Toda mi admiración y respeto a los ganadores de este año de la tradicional Noche de Rábanos”, dijo el gobernador Alejandro Murat Hinojosa tras premiar su ingenio y por compartir el poder de su talento que hace grande a Oaxaca.

La Noche de Rábanos, un evento que nació en 1897, celebra la grandeza de Oaxaca, pues en ella está plasmada la herencia de los oaxaqueños que durante más de un siglo han preservado esta actividad, recordó el mandatario.

“La luz sigue prendida y nuestras familias sabemos transmitir la grandeza de nuestras costumbres y tradiciones”, expresó.

Durante el recorrido que realizó por los puestos instalados alrededor del zócalo, en compañía de la presidenta honoraria del Sistema DIF Estatal, Ivette Morán de Murat, así como del presidente municipal de Oaxaca de Juárez, Oswaldo García Jarquín, lo mismo observó peregrinos, calendas, pasajes bíblicos, que chinas oaxaqueñas y velas istmeñas.

Apreciaron figuras que representaban a la Flor de Piña, Noches de Calenda, Semana Santa, Boda Zapoteca, Danza de la Pluma, Los Reyes Magos, Día de Muertos, entre otras formas y escenas que por más de un siglo han inspirado las mentes y manos de artesanos.

En su caminar reconoció las manos mágicas que honran y dan fortaleza a nuestras tradiciones, pues con ello se refrenda a Oaxaca como uno de los más importantes polos del arte y la cultura de México, pues obras ejecutadas por hortelanos y floricultores locales, cuyo talento y genialidad ha traspasado las fronteras de nuestro país.

 

RECONOCEN TALENTO DE LOS HORTELANOS

Fueron 147 artesanos los que aportaron su creatividad y destreza para darle forma a los tubérculos, la flor inmortal y las hojas de totomoxtle, creando verdaderas obras de arte.

En la categoría Figuras de Rábanos modalidad Tradicional, el primer lugar lo obtuvo Serafín Florencio Muñoz con su obra “Tradicionales calendas del 24 de diciembre de los barrios de Oaxaca”.

El segundo lugar fue para Daniel Alberto García Rojas con “Bendición, dote y el baile del guajolote en la boda tradicional de los Valles Centrales”; en tanto que el tercer lugar fue para Sara Esther López Pérez, con “Chinas oaxaqueñas, legado y tradición”.

En la categoría de Figuras de Rábanos modalidad Artísticas, el primer lugar fue para José Yehu Santos Aguilar por su obra “Kraken, la oscuridad del mar”.

El segundo lugar lo obtuvo René Williams Hernández Vásquez con “La destrucción de cronos. Los Olímpicos contra el Padre Tiempo”; y el tercer lugar fue para Jesús Antonio García con “Coatlicue, vida y muerte”.

Niños, jóvenes y adultos, celebraron con gran alegría estos reconocimientos y compartieron la magia de sus manos con cientos de visitantes.

En la Categoría Infantil “A” que incluye la participación de niñas y niños de 6 a 8 años, los ganadores del primer, segundo y tercer lugar respectivamente fueron Rosario Ramos Méndez con “El Ángel de Belén”; Karime Félix Iturbide con “El Camarón” y Vanessa Monserrat Rodríguez Ponce con “La festividad del Señor del Rayo”.

En la Categoría Infantil “B” donde participaron niñas y niños de 9 a 12 años, los ganadores del primer, segundo y tercer lugar fueron Felipe Sebastián Jiménez Amador con “El gran Dios Quetzalcóatl”; Guadalupe Jocelín Muñoz Alonso con “Nieves oaxaqueñas de la ciudad”, y Angélica Danae López Cruz con “El Árbol del Tule”.

En la categoría de Figuras de Flor Inmortal, el primer lugar lo obtuvo Alfonso Carlos Canseco Pérez con “Inmortal obra, lucha y legado del master Toledo”; el segundo lugar Francisca Lidia Sánchez Mateos con “Ofrenda de nuestros corazones al Señor del Rayo que otorga fe”.

El tercer lugar a Monserrat Maricela Raymundo Sánchez con “Altar de Dolores, una tradición siempre viva en Oaxaca”.

Mientras que en la categoría Figuras de Totomoxtle modalidad Natural, el primer lugar fue para Esmeralda Chávez Miguel con “Raíces culturales y gastronómicos de Oaxaca”.

El segundo lugar Elpidio Adrián González López con “Homenaje: Las huaracheras, huaracheros oaxaqueños”; y el tercer lugar para Ana María Hernández Santos con “El Convite”.

En la categoría Figuras de Totomoxtle modalidad Decorado, el primer lugar fue para Moisés Ruiz Sosa con “La comparsa de los tiliches del Carnaval Putleco”; el segundo lugar para Elvia Lisania Vásquez Ramírez por “Convite de la Guelaguetza”, y el tercer lugar para Marco Antonio Ruiz Sosa con “Bacaanda”.

 

Una tradición que reúne a las familias

El presidente municipal de Oaxaca de Juárez, Oswaldo García Jarquín expresó que en reconocimiento a la participación de los artesanos, se destinó una bolsa de 400 mil pesos en premios como estímulo y en reconocimiento a su trabajo.

La Noche de Rábanos surgió de la manera más simple: las amas de casa necesitadas de preparar la comida “de vigilia”, cuando en Oaxaca, por su lejanía ni siquiera se soñaba con productos fresquecitos del mar, sólo pescado -tal vez robalo, quizá bacalao noruego, pero para casi todo el mundo, la modesta “lisa”, platillo también para los viernes de cuaresma junto con el humilde “topote”.

El Cronista de la Ciudad, Everardo Ramírez Bohórquez, cuenta que “aderezo indispensable de la ensalada eran los rábanos con su vivo color, más otros varios productos de la Trinidad de las Huertas y Cuatro Caminos”.

En la Plaza de Cántaros, lo que hoy es Alameda de León, por la tarde del 23 de diciembre se instalaban los vendedores de todo aquellos para que “las abuelas fueran a escoger allí, sitio de encuentro con amistades y comadres, cuando no abundaban ocasiones para canjear noticias y los sabrosos comentarios de esta gran casa de vecindad que era nuestra capital”.

Fue así como se fincó la costumbre y se convirtió en paseo. Más tarde despertó la imaginación de los hortelanos que quisieron representar con rábanos más grandes y de más caprichos formas, diversas figuras, que lo mismo intentaban ser un ángel que un diablillo, un animalito doméstico o un vestigio

Según registros de exposiciones de floricultura y horticultura, el primer certamen de Noche de Rábanos se llevó a cabo en 1897. Durante más de un siglo, los hortelanos han conservado, cultivado y mejorado este certamen donde se representan numerosas figuras talladas en rábanos de las cuales destacan por su variedad de temas y formas.

A lo largo de los años se han convertido en verdaderos artistas, quienes con sus habilidades elaboran vírgenes, juegos de feria, jaripeos, iglesias, altares de muertos, el auditorio Guelaguetza con la fiesta en todo su apogeo, bustos de personajes célebres, las calendas, los nacimientos, los reyes magos, y muchas esculturas más, nacidas de la creatividad del artesano y de la forma y tamaño del rábano.


 

Relacionadas: