Día del Árbol en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Día del Árbol en Oaxaca

¿Sabrán los cedros del Líbano y los caobos de corinto que sus voraces enemigos no son la palma de Camagüey ni el eucalipto de Tasmania sino el hacha tenaz del leñador la sierra de las grandes madereras el rayo como látigo en la noche? (Fragmento de poema “De Árbol a Árbol” de Mario Benedetti)


  • Día del Árbol en Oaxaca
  • Día del Árbol en Oaxaca
  • Día del Árbol en Oaxaca
  • Día del Árbol en Oaxaca
  • Día del Árbol en Oaxaca
  • Día del Árbol en Oaxaca
  • Día del Árbol en Oaxaca
  • Día del Árbol en Oaxaca
  • Día del Árbol en Oaxaca

La civilización maya veneraba a la ceiba como a una deidad que conectaba al cielo, la tierra y el inframundo. Hoy nuestra sociedad ha perdido el sentido de valor hacia los árboles, aunque no totalmente, aún hay personas que luchan por dar a conocer la importancia que estos seres representan para la humanidad, el pueblo de Oaxaca es un ejemplo de ello, pues se precia de tener uno de los árboles más reconocidos a nivel mundial: el árbol del Tule. Así como hay un día para celebrar a las madres, a los padres, hay un día para celebrar al árbol.

EL ORIGEN

El Día del Árbol es una celebración, un recordatorio, una conmemoración a esos seres vivos que tantos beneficios brindan a la humanidad y a muchos otros organismos vivos. Fue decretado en México el 1 de julio de 1959 por el entonces presidente de la República, Adolfo López Mateos. Se celebra el segundo jueves del mes de julio de cada año. La celebración nos permite reconocer los beneficios que humanos obtenemos, tangibles e intangibles, algunos ampliamente conocidos y valorados, otros un poco menos pero igualmente importantes, los árboles son seres majestuosos de los que dependemos.

En nuestro país encontramos diversos ecosistemas (casi todos los presentes en el planeta). En las regiones predominantes del país: templado, tropical, y zonas áridas se han identificado cientos de especies de árboles, cada una con características especiales que le permiten adaptarse al medio en el que se desarrolla. Se encuentran desde las imponentes ceibas que crecen en el suroeste del país, hasta los aguerridos mezquites, que prosperan en ambientes sumamente inhóspitos en casi todo el territorio nacional.

DIVERSIDAD DE ESPECIES

La variabilidad de especies arbóreas de coníferas (como pinos, abetos, cedros, entre otros) en nuestro país es privilegiada, debido a que la topografía proporciona condiciones para el desarrollo. Del género Pinus, característico de los bosques de México por su abundancia, poseemos más especies como país de las que existen en el resto del mundo. Poseer tal riqueza nos responsabiliza en su preservación para que las futuras generaciones disfruten de sus beneficios.

El endemismo es la característica de algunas especies de distribuirse o existir en un territorio con condiciones particulares. En México más del 50 por ciento de las especies que existen son endémicas, en contraparte, Greenpeace declaró en 2011 que el país figura con el segundo lugar en especies en peligro de extinción, un grave problema.

BENEFICIOS DE LOS ÁRBOLES

En el Día del Árbol no se celebra la presencia de un árbol en particular, sino a todos. De los árboles frutales obtenemos naranjas, aguacates, manzanas, mangos, peras, tejocotes y duraznos. Hay otros productos que no son alimentos pero otorgan muchos beneficios para la sociedad como la madera -uno de los productos más utilizados en la vida cotidiana-.

Existen otros beneficios que los ecosistemas y sus árboles nos brindan, aunque son menos reconocidos por la sociedad. Los árboles funcionan como generadores de aire limpio y tener aire limpio es una posibilidad que se reduce cada vez más en las grandes ciudades.

Aunque los árboles no “producen” agua como tal, permiten las condiciones para que el líquido se filtre en el subsuelo y a través de diversos procesos de conducción y potabilización llegue a nosotros. Los árboles coadyuvan a mantener fijo el suelo, esto es importante porque, independientemente de ser el sustento de toda la vida en la superficie terrestre, es una parte esencial para nuestra supervivencia, dado que en ella se cultiva gran parte de los alimentos que consumimos y permiten que nuestra sociedad se mantenga. Nuestra calidad de vida como sociedad y como seres humanos depende bastante de los árboles.

Por si fueran pocos los beneficios que se han descrito, los árboles también contribuyen a mitigar los efectos del cambio climático, uno de los problemas ambientales más grandes que la humanidad ha enfrentado desde su historia reciente. El cambio climático puede generar efectos como el derretimiento de los polos, lo que a su vez puede desencadenar una serie de problemas desconocidos hasta ahora por la humanidad, los árboles se encuentran defendiéndonos de ese trágico escenario futurista.

*Integrantes de la Asociación Mexicana de Profesionales Forestales AC


 

Relacionadas: