Labranza de cirios, ofrenda que fortalece comunalidad en la Mixteca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Labranza de cirios, ofrenda que fortalece comunalidad en la Mixteca

Comunidad indígena comparte el significado de esta práctica comunal


Labranza de cirios, ofrenda que fortalece comunalidad en la Mixteca | El Imparcial de Oaxaca

La labranza de cirios, actividad que se realiza alrededor de un mes antes de las fiestas en comunidades de la región Mixteca, tiene varios significados, entre los que destacan que es una ofrenda, un ejercicio que fortalece la comunalidad y que representa la luz de la vida.

Se trata de la organización de los habitantes de un pueblo para hacer sus propias velas, las cuales serán utilizadas en las actividades religiosas de la fiesta en honor a un santo, virgen, o alguna imagen de la comunidad.

Como parte de las actividades del programa “Contigo en la distancia, cultura desde casa”, la Unidad Regional de Culturas Populares Indígenas y Urbanas, realizó un conversatorio en el que se habló del significado de la labranza de cirios en las comunidades mixtecas.

José Armando Flores Hernández, en la Labranza de cirios 2021, en Santiago Cacaloxtepec, compartió que la labranza en su comunidad es, “anticipadamente, labrar una ofrenda para el Señor, por eso se hace tal vez un mes antes de la fiesta, es una ofrenda auténtica, por eso la cera es pura”.

“Sabemos que las comunidades indígenas tal vez ya usaban la cera amarilla cuando llegaron los misioneros”, destacó, ya que es esta la que comúnmente se ocupa en estas prácticas.

Manuel Martínez Ramírez, de La Luz Nagore, destacó que para ellos es el anuncio de la fiesta que se aproxima, que se hace 25 días o un mes antes de la celebración, y que es una actividad muy íntima del pueblo.

“Se convierte en un convivio para la gente de la comunidad porque es la de ahí la que participa y ya en la fiesta, como llega gente de otros lugares, prácticamente nos la pasamos atendiendo a nuestros invitados”, destacó.

Francisco Javier Cruz Encarnación, de Cacaloxtepec, dijo que también se concibe como la luz en la que empieza la vida y Javier Salvador Cruz Cuevas consideró que la labranza caracteriza a su comunidad de todas las demás.

“Es un obsequio que se le hace a ese ser supremo que nos da la vida y que nos da todo lo que tenemos, una forma de retribuir todo lo que nos da”, compartió.

Los cuatro participantes coincidieron en que esta actividad tan importante se sigue haciendo porque fortalece la comunalidad, entendida como una organización comunitaria de los pueblos originarios.

“La labranza está dentro de la religiosidad popular y es muy importante para nosotros, hay quienes piensan más en la parte económica y que se pueden comprar las velas, pero nosotros no, porque para nosotros es labrar nuestra propia cera es hacer nuestra propia ofrenda”, dijo don José Armando Flores.

Además de compartir experiencias, los participantes consideraron, junto con la Unidad Regional de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas, realizar un taller de labranza de cirios para fortalecer este ejercicio cultural en las nuevas generaciones.