San Dionisio Ocotepec, el cerro de lo ocotes  - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

San Dionisio Ocotepec, el cerro de lo ocotes 

Familias enteras se dedican al cultivo de maguey, principalmente de tipo espadín, con el cual elaboran mezcal


San Dionisio Ocotepec, el cerro de lo ocotes  | El Imparcial de Oaxaca
Bellos atardeceres se pueden observar en San Dionisio Ocotepec.

Fotos: Omar Maya/Daniel Santiago 

A tan solo hora y media de la capital de Oaxaca, tomando la carretera al Istmo de Tehuantepec se encuentra el bellísimo pueblo de San Dionisio Ocotepec.

El nombre se conforma de Ocotepec, palabra que viene del náhuatl y significa “cerro de los ocotes”, y San Dionisio, quien es el Santo Patrón del Pueblo, fue el primer obispo de París y al final de su vida tras ser martirizado fue decapitado, cuenta la historia que caminó seis kilómetros con su cabeza bajo el brazo atravesando Montmartre, por el camino que actualmente es conocido como la calle de los Mártires, al término de su trayecto entregó su cabeza a una piadosa mujer descendiente de la nobleza romana llamada Casulla y después se desplomó. 

El festejo a San Dionisio se realiza, al igual que en Francia donde es llamado Saint Denis, el día 9 octubre. En esta fecha se realizan diversas actividades con base a un programa que determina el comité de las fiestas patronales, que se renueva cada año. 

En este lugar hay más de 10 mil 600 habitantes quienes hablan su lengua materna, el zapoteco. Desarrollan actividades de agricultura, ganadería, además de la elaboración de artesanías y en especial la producción de mezcal de forma artesanal, en algunos casos participan todos los miembros de la misma familia.

También hay un grupo de mujeres zapotecas que se dedican a la elaboración de calzado de forma artesanal y cuidando cada detalle de su proceso de elaboración y el medio ambiente para que no haya ningún impacto que afecte los ecosistemas. 

Familias enteras se dedican al cultivo de maguey, principalmente de tipo espadín, con el cual elaboran mezcal, pero también se cosechan otro tipo de agaves logrando de esta manera muy buenos ensambles que son tan apreciados no solo en México sino en otros países.

Por supuesto que hay servicios turísticos en este lugar, aunque sean básicos, pero es posible deleitar al paladar con los platillos típicos y hospedarse en pequeños lugares que se ofrecen alojamiento.  

En algunas de sus festividades pasean una yunta, lo que demuestra la relevancia que tiene en la economía del lugar la agricultura y la ganadería. 

A tan solo cinco minutos de San Dionisio Ocotepec se encuentra la laguna Las Salinas de San Pablo Guila, que está rodeada de grandes cerros y con agua color turquesa, lo que provoca admiración de los visitantes. Las aguas de esta laguna nacen de capas subterráneas de la tierra, donde la temperatura es más caliente y al combinarse con minerales genera un efecto burbujeante que pareciera que está hirviendo. Cabe señalar que este lugar está muy bien cuidado, por lo que se recomienda que cuando lo visiten eviten tirar basura y sean respetuosos con el medio ambiente. 

Otro sitio de interés es el Templo de San Dionisio Ocotepec, una maravilla construida en el siglo XVIII, posee un órgano que se fabricó en 1721, el retablo tiene un acabado en oro de 10 kilates y cuenta con diversos elementos decorativos de gran belleza y extraordinaria elegancia. 

Familia Martínez, pioneros en la producción de mezcal orgánico

La familia Martínez, iniciando con el Sr. Ignacio Martínez y su esposa la Sra. Carmela Molina, comenzaron con la elaboración del mezcal orgánico y bio-dinámico en la comunidad de San Dionisio Ocotepec.

El mezcal tipo biodinámico consiste en un sistema de producción agrícola, que tiene una base orgánica y se fundamenta en la creencia del cultivo como un organismo complejo desarrollado a partir de las teorías del filósofo austriaco Rudolf Steiner, este sistema da una enorme importancia a aspectos como la rotación de cultivos, el reciclaje de nutrientes, la incorporación de animales (ganado) en el ecosistema y especialmente en la influencia de los astros, sobre los ciclos naturales de las plantas, incluidos el sol, la luna y los planetas que rodean a la tierra. 

Los antecedentes en la producción como pioneros del mezcal, se remontan al año de 1942, que fue cuando inició esta gran historia con la Familia Martínez Molina, siendo el Sr. Ignacio Martínez Hernández, quien desde el año indicado anteriormente hasta la fecha de su fallecimiento, dedicó su vida a este oficio en la ranchería “Las Carretas”, en el municipio de San Dionisio Ocotepec. 

Posteriormente en el año de 1986 retoma este trabajo su hijo el Sr. Ignacio Martínez García, quien es actualmente un maestro mezcalero especialista en cultivo de agave y producción de mezcal. En el año 2003, junto con varios productores de la región, formaron el grupo de trabajo “Productores de Maguey y Mezcal de San Dionisio Ocotepec”, conformado por maestros mezcaleros y magueyeros de la localidad, ahora el Sr. Ignacio es quien encabeza este grupo. 

Cada vez han ido evolucionando, recibiendo capacitaciones y profesionalizándose en diferentes áreas para ser competitivos y abrir nuevos mercados. De esta forma, en el 2006, hicieron su propia marca, un mezcal producido con certificación orgánica y biodinámica. 

Claudio Martínez quien es parte de esta familia de pioneros mezcaleros de este bellísimo pueblo de San Dionisio Ocotepec.

Cabe señalar que del proyecto de la familia Martínez se generan recursos para 25 familias, ya que laboran con ellos en este proceso artesanal y son el sostén de su hogar. 

La familia Martínez, nos comenta Claudio que se especializan en la producción de mezcal espadín, cultivando maguey en la zona de San Dionisio Ocotepec, y en la zona sur de Oaxaca: San Ana Tavela. 

 

El retablo del Templo de San Dionisio Ocotepec tiene un acabado de oro de 10 kilates.

 

La Virgen del Rosario con un vestido típico de San Dionisio Ocotepec.

 

Es común ver a las yuntas por las calles, ya que es un pueblo dedicado a la agricultura. 

 

 

 

Las señoras se preparan para participar en las festividades de San Dionisio.

 

El festejo a San Dionisio se realiza el día 9 octubre, en esta fecha se realizan diversas actividades en honor al santo patrón.

 

Ignacio Martínez es un pionero en la producción de mezcal en San Dionisio Ocotepec.


 

Relacionadas: