Vecinos de La Cascada padecen caída de arbolado | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Vecinos de La Cascada padecen caída de arbolado

El colapso de cuatro árboles afectó el servicio de energía eléctrica durante casi tres días; habitantes del fraccionamiento temen caída de 10 ejemplares más


Vecinos de La Cascada padecen caída de arbolado | El Imparcial de Oaxaca

A raíz de las lluvias de esta semana, vecinos del fraccionamiento La Cascada, ciudad de Oaxaca, padecieron la caída de cuatro árboles de varios metros de altura, debido a la falta de atención a los dictámenes de derribo y poda por parte del ayuntamiento.

El lunes fueron tres los ejemplares (entre eucaliptos y un piru) que sucumbieron, mientras que uno más (un eucalipto) cayó la noche del miércoles. Pero los vecinos temen que otros 10 más colapsen.

Los árboles de la zona ya contaban con dictámenes de poda y derribo de los años 2014 y 2017, pero ante el riesgo de caída, estos fueron actualizados en agosto pasado. Sin embargo, la autoridad local —encargada de su ejecución— no procedió al derribo o poda de los ejemplares ubicados en la vía pública. 

Con las lluvias, los árboles cedieron y afectaron un domicilio, así como el suministro de energía eléctrica. Desde el lunes y hasta la tarde de ayer, decenas de vecinos seguían sin el servicio, aunque empleados de Comisión Federal de Electricidad (CFE) laboraron a marchas forzadas. Para los vecinos, carecer de electricidad en tiempos de pandemia es un alto riesgo, en tanto alguien puede depender de un concentrador de oxígeno u otro equipo.

Al igual que el cableado eléctrico, el de servicio de internet y televisión por cable era reestablecido por la compañía respectiva.

Claudia Álvarez, representante vecinal, narra que aunque ya se contaba con los dictámenes de derribo o poda, personal del ayuntamiento capitalino les informó que el costo tendría que ser absorbido por los vecinos, bajo el argumento de carecer de trabajadores y dinero para la gasolina de las grúas. Además, porque la administración ya va de salida.

“Eso me lo dijeron hace 10 días porque esto (la caída de los árboles) lo veía venir”, cuenta Álvarez, quien ante el riesgo observado en el circuito 4º Oriente y 3º Poniente solicitó el apoyo de la autoridad municipal a través de varias instancias.

Ante la omisión de la autoridad, los vecinos se organizaron para conseguir el retiro de los árboles y podar otros en los que observan riesgos. Asimismo, personal del Heroico Cuerpo de Bomberos y de la CFE han acudido para hacer lo correspondiente. Aunque Protección Civil Municipal también acudió, Álvarez refiere que se ha limitado a recoger las ramas y troncos.

El fraccionamiento está rodeado por dos afluentes: el río San Felipe y el arroyo o río Blanco; este último se une al San Felipe luego de su paso por otro fraccionamiento (Lomas de la Cascada). Esto pone en alerta a los habitantes, debido a la temporada de lluvias y el reblandecimiento de la tierra.

“(Los árboles) se están cayendo, la tierra está muy húmeda, está lloviendo mucho. Hemos pedido ayuda porque sabemos que en verdad se necesita”, apunta Álvarez.