El riesgo de colapso de inmuebles en mal estado en Oaxaca aumenta con las lluvias | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

El riesgo de colapso de inmuebles en mal estado en Oaxaca aumenta con las lluvias

Desprendimientos de fachadas e incluso la caída de muros son algunos de los percances registrados en la última semana en el Centro Histórico


El riesgo de colapso de inmuebles en mal estado en Oaxaca aumenta con las lluvias | El Imparcial de Oaxaca

Con la temporada de lluvias, construcciones clasificadas como inmuebles en mal estado, que se ubican en el Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca, han comenzado a ceder. Al menos tres casas-habitación han sufrido desprendimientos de fachadas en la última semana, pero por años otros se mantienen apuntalados y con el riesgo de caer y afectar a terceros, especialmente a peatones.

Datos de Protección Civil Municipal contemplan 52 inmuebles en mal estado, es decir, que tienen un alto riesgo de colapso de sus fachadas. Este riesgo se ha incrementado con las lluvias de la temporada; al menos dos construcciones han  sufrido desprendimiento de fachadas o muros. 

Una de ellas es una casa-habitación ubicada en la calle Allende, entre Porfirio Díaz y Tinoco y Palacios. De fachada azul, este inmueble marcado con el número 305 fue acordonado tras la caída de parte de sus adobes. Sin embargo, la mañana de ayer la cinta estaba en el suelo. El segundo inmueble que por el reblandecimiento y caída de parte de su muro fue acordonado es el ubicado en la calle de J. P. García, en un negocio de la octava calle.

Aunque no fue reportado el daño, otro inmueble que por años ha permanecido apuntalado y cercado mostraba ayer un grave deterioro; se trata del 204 de la calle Murguía, en donde incluso han crecido plantas sobre el muro. Si bien no cuentan con un cartel que advierte de su riesgo, como sí los hay en varios inmuebles en mal estado, otros que han sufrido daños con las recientes lluvias se ubican en la calle Manuel Bravo (entre Crespo y Tinoco y Palacios) y sobre Crespo (entre Manuel Bravo y Allende).

El inmueble que albergó a la fábrica de hielo, entre Hidalgo y González Ortega, es otro de los que muestra riesgos para transeúntes. Al igual que este, se considera con riesgo al de la esquina que forman la avenida Hidalgo y calle Xicoténcatl, y que se encuentra junto a un inmueble catalogado.

La cuarta calle de Constitución es otra que cuenta con una construcción en condiciones similares, al igual que la de Libres (esquina con Abasolo), en donde un inmueble de varios metros de largo muestra más de una decena de áreas desprendidas en ambas calles. Pese al riesgo que representa, en su esquina opera un puesto de tacos.

Paulatinamente, las lluvias y otros fenómenos naturales han “ayudado” al desplome de inmuebles cuya rehabilitación implica un reto burocrático y altos costos. Prácticamente desaparecido, se cuenta entre estos a una casa de la calle Rayón, en la sexta cuadra. 

Con el inminente riesgo de ceder ante los fenómenos naturales, pero aún con signos de estar habitada, se cuenta entre los inmuebles con riesgo al 500-A de la calle Arteaga.

De acuerdo con Protección Civil Municipal, ante percances como estos y el riesgo de las construcciones, lo único que como instancia puede hacer es acordonar el área. Al ser propiedad privada, otras acciones como apuntalamiento se rigen por la normativa para el Centro Histórico y corresponde gestionarlas al propietario del inmueble.