Bomberos de Oaxaca: una labor de gestión y vocación | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Bomberos de Oaxaca: una labor de gestión y vocación

Los elementos del Heroico Cuerpo de Bomberos han tenido que sortear carencias y críticas durante su trabajo


Bomberos de Oaxaca: una labor de gestión y vocación | El Imparcial de Oaxaca

Como en 1954, cuando un grupo de policías tuvo que enfrentarse al primero de los siniestros que dio origen al Heroico Cuerpo de Bomberos de Oaxaca (HCBO), la corporación ha tenido que sortear diversos retos en los años recientes. Contar con vehículos, estaciones propias, profesionalización y otros elementos no ha dejado exentos de necesidades a los 170 elementos que dirige Manuel Maza Sánchez en el estado, en ocho estaciones distribuidas en Valles Centrales, Costa, Istmo y Cuenca.

Uno de los últimos incendios que enfrentaron fue hace casi un año, cuando el 27 de mayo la Central de Abastos ardió por varias horas. “Fue una labor exhaustiva a pesar de las vicisitudes, de las situaciones difíciles que vivimos con la gente del lugar, de los obstáculos, de no contar con suficiente agua, de que las entradas de la Central no son las adecuadas. Aun así, luchamos y vencimos”, rememora Maza Sánchez, director de la corporación.

La intervención en la mayor zona comercial de la ciudad de Oaxaca y estado les valió el reconocimiento de sus pares en el país y el mundo. Aunque de las autoridades locales no hubo –dice– más que las gracias. Pese a ello, el personal se siente orgulloso por la victoria. “Eso habla de la preparación”, apunta el director.

Desde la subestación sur Adalberto Castillo Avendaño, en la agencia Candiani, varios vehículos ocupan las primeras instalaciones formales del HCBO. En la entrada, una placa da cuenta de los años en que la dignificación se hizo realidad, 2002, con el respaldo de un patronato. Aunque el proyecto inició en 1999, cuando ningún municipio prestaba servicios de atención de emergencias.

22 años después, la situación prevalece, apunta Maza, pues son muy pocos, menos de 10 los municipios que tienen por lo menos un grupo de emergencias.

El HCBO inicia con seis elementos en 1954, para 1999 ya había 60, aunque todos policías comisionados. Ahora, ya con 170 elementos, se ha logrado que el cuerpo tenga una personalidad jurídica, propias plazas, equipo, instalaciones y organigrama. 

“Esto ha venido a cambiar el panorama que hacemos ya no solo en la capital, como hace 22 años”, señala, pues hay ocho estaciones, cuatro de ellas en Valles Centrales, dos en la Costa, una en el Istmo y otra más en la Cuenca. Además de que entre los 170 elementos del total, 14 son salvavidas destacamentados en las playas Bacocho, Zicatela, Marinero y la Punta.

Uno de los tres mejores del país

Desde 1999, la dignificación y profesionalización han sido claves para la corporación dependiente del estado, y para lo cual su director destaca el apoyo del patronato y organizaciones nacionales e internacionales, especialmente por las capacitaciones de parte de bomberos de varias partes del mundo y el equipamiento se ha reforzado gracias a la hermandad con la ciudad de Palo Alto, California, así como con otras de Estados Unidos.

En la actualidad, “el cuerpo de Bomberos del Gobierno del Estado de Oaxaca se califica y clasifica dentro de los tres mejores a nivel nacional, lo dice la Asociación Mexicana de jefes de Bomberos, por la cantidad de vehículos que tenemos, por el personal y lo que hacemos con lo que tenemos, por el número de habitantes a los cuales les damos servicio y los millones de kilómetros cuadrados que cubrimos”, refiere.

En diversas ocasiones, el jefe de Bomberos ha señalado el déficit de personal frente al número de habitantes, lo que impide cumplir la norma internacional. Asimismo, ha destacado la diversidad de servicios que atiende, unos 50, desde incendios, inundaciones, desgajamientos, búsqueda y recuperación de cuerpos de personas, así como de mascotas.

Sin embargo, refiere que aun con las condiciones de trabajo, la labor se ha logrado gracias a la gestión. “En un 80 por ciento la existencia de este Cuerpo de Bomberos ha sido de gestión, más que de recursos provenientes del Gobierno del Estado”, explica, pues han gestionado equipos, insumos y capacitación. 

A la fecha, señala que el Heroico Cuerpo de Bomberos está en su mejor momento y el personal que trabaja en la corporación tiene la vocación de servir, además de tener una profesionalización mayor a la de sus predecesores. “Hay una nueva generación de jóvenes que hace aproximadamente 10 años se ha convertido en bomberos expertos, especialistas, profesionales en las áreas de rescate, tanto urbano como en espacios confinados, en el manejo de materiales químicos peligrosos, criogénicos y en la cuestión de incendios”.