Puentes peatonales de Oaxaca, en deterioro y desuso | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Puentes peatonales de Oaxaca, en deterioro y desuso

Temen capitalinos sufrir un asalto en horarios que consideran peligrosos


Puentes peatonales de Oaxaca, en deterioro y desuso | El Imparcial de Oaxaca

En menos de cinco minutos, dos personas han cruzado la carretera federal 190 en terrenos de Pueblo Nuevo, Oaxaca de Juárez. Es cerca del mediodía y arriesgar la vida bajo el puente peatonal es algo que sucede a diario en esta vía que comunica al valle eteco con la capital, y de lo que no siempre se sale ilesos, así lo reportan los accidentes viales, pues los atropellamientos causan la muerte de unas 5 mil personas cada año en México.

La “Guía del buen peatón”, en donde se da cuenta de la cifra, señala además como una conducta a evitar el cruce debajo de los puentes peatonales. Sin embargo, esto es una constante en la ciudad de Oaxaca, en donde ayer se observó que se da incluso bajo estas estructuras o cerca de ellas. 

En un domingo, el tianguis de autos hace que los autos disminuyan su velocidad en la también llamada carretera Cristóbal Colón, en el cruce con la calle Reforma de la colonia del Maestro. Que la parada del transporte urbano esté en esa misma zona permitió ayer el paso de un adulto mayor.

Sin embargo, en otros días la velocidad de los autos aumenta en esta vía, en donde se suscitaron al menos tres accidentes en la jurisdicción de Santa Rosa Panzacola. En esta agencia de la ciudad, otros puentes peatonales que evitan muchos habitantes se ubican en torno a instituciones bancarias o cerca de las oficinas de un instituto político, en el cruce con la carretera al Fortín.

Aunque no es lo ideal, el cruzar la vía sin usar estas estructuras se mantiene, entre los motivos de quienes recurren a ello es el evitar la fatiga y la pérdida de tiempo. No obstante, esa relativa facilidad implica riesgos, como el que vivió una mujer en septiembre pasado en esta vía.

Al motivo por evitar la pérdida de tiempo o de fatiga, otras de las causas por las que algunas personas deciden evitar los puentes peatonales es el temor a un asalto, especialmente por la noche. Y es que varias de las estructuras lucen solas al amanecer o durante la tarde y noche, además de estar deterioradas y contaminadas en partes como sus escaleras.