Falta de información frena la apertura de nuevos basureros para Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Falta de información frena la apertura de nuevos basureros para Oaxaca

El manejo de los residuos sólidos en Oaxaca, se constituye en un grave problema ambiental que demanda un mayor esfuerzo del estado y sus municipios.


Falta de información frena la apertura de nuevos basureros para Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

De acuerdo con los estudios realizados por la Secretaría del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable (Semaedeso), la inquietud poblacional que se presentan cuando la sociedad civil no es tomada en cuenta de manera responsable en la ejecución de proyectos como ha ocurrido en Oaxaca con la apertura de un nuevo basurero, genera que incertidumbre y frenan su ejecución.

En el Resumen Ejecutivo del Programa Estatal para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos y de Manejo Especial en el Estado de Oaxaca, destaca que la infraestructura existente para los desechos es insuficiente, obsoleta y muy precaria.

Reconoce que el manejo de los residuos sólidos en Oaxaca, se constituye en un grave problema ambiental que demanda un mayor esfuerzo del estado y sus municipios, para fortalecer y modernizar la gestión integral de los residuos sólidos en una de las entidades más emblemáticos en materia ecológica.

El documento elaborado entre los años 2012 y 2016, con el cual se buscó identificar los principales factores del rechazo a la apertura de nuevos basureros en los Valles Centrales como ocurrió en Ocotlán de Morelos, San Martín Tilcajete y San Andrés Zautla, las mismas autoridades de la Semaedeso reconocieron que los principales factores que impiden su apertura es por el escaso conocimiento que prevalece en el país respecto a los requerimientos técnico-ambientales y económicos que conlleva la selección de un sitio.

Así como el cumplimiento del marco legal vigente, en ocasiones por el desconocimiento que sobre el tema manifiestan los promoventes de la iniciativa, pero sobre todo por los problemas de inquietud poblacional, que invariablemente se presentan cuando la sociedad civil no es tomada en cuenta de manera responsable.

En ello, se identificó que son varios los casos en que los gobiernos municipales se han visto obligados por diferentes razones, a buscar y gestionar nuevos sitios de disposición final de residuos, aun cuando la vida útil de los vertederos actuales no ha sido agotada, incrementándose así, los problemas asociados con el establecimiento de nuevos sitios.

Añade que el desarrollo de proyectos de ingenierías técnicamente confiables y acordes a la realidad sociocultural de Oaxaca, es una práctica poco desarrollada. Esta orfandad a nivel técnico, imposibilitó durante mucho tiempo, contar con datos confiables, fidedignos y representativos del sector de los residuos sólidos y por ende con políticas de planificación, que permitieran gestionar la asignación de recursos económicos, provenientes de diferentes instituciones que promueven el fortalecimiento del sector de los residuos sólidos en el país.

Especifica que otro de los obstáculos es la alta rotación de funcionarios del sector público responsables del manejo de los residuos sólidos, lo cual incide negativamente en el manejo de los residuos, ya que se pierde la continuidad institucional, además que los avances alcanzados sirven de poco, ya que se diluyen, se desaprovechan o se abandonan por una absurda visión cortoplacista y/o partidista de la administración que entra en funciones.

Otra de las problemáticas que identificaron las autoridades, es que la percepción que la población en general tiene sobre los residuos sólidos, término desconocido para la mayor parte de ella, es que su manejo le compete exclusivamente a la autoridad municipal y que su responsabilidad se resume simplemente en entregar la basura que genera cotidianamente, al servicio de recolección.