Locatarios del Primero de Mayo contra la pared | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Locatarios del Primero de Mayo contra la pared

Ante las restricciones para contener la pandemia del Covid-19, los comerciantes han sufrido mucho por mantener flote sus fuentes de empleo


Locatarios del Primero de Mayo contra la pared | El Imparcial de Oaxaca

Con las cortinas abajo y solo vendiendo comida para llevar, así sobreviven los locatarios del mercado Primero de Mayo del municipio de Salina Cruz.

La señora Reyna es una de las pocas comerciantes que expende alimentos en su fonda y quien admitió que la pandemia del Cvid-19 les está dando el tiro de gracia al bajar las ventas a un 15 por ciento comparado con 2020 que se mantenían a un 60 por ciento.

“Ahora con esta nueva modalidad que implementó el Ayuntamiento donde solo podemos vender comida para llevar nos está afectando porque pocos son los que nos conocen y mediante el teléfono o medios electrónicos resulta imposible seguir sosteniéndonos”, expresó.

En el mercado se ubican un promedio de 15 comerciantes en donde el 60 por ciento se dedica a la venta de alimentos y el resto a la de ropa, calzado, platicos, aguas frescas, situación que para muchos de ellos ha sido un viacrucis porque es su fuente de empleo ya que no tienen otro medio para poder subsistir.

Los comerciantes de comida dieron a conocer también que el costo de la energía eléctrica y el gas aunado a los impuestos se ha visto reflejado en sus bolsillos, derivado de la pandemia que tal parece no tener fin y aun no ven la luz de la esperanza los vendedores.

Refirieron aparte que tampoco han visto el apoyo de las autoridades, por el contrario se sienten abandonados y hasta incluso les han pedido que cierren sus negocios para contener la ola de contagios a lo que han respondido que prefieren morir vendiendo que de hambre en sus casas.

Para concluir dieron a conocer que están buscando otras alternativas para poder seguir vendiendo sus productos sin que resulten afectados por las bajas ventas en esta presentan pandemia.