Denuncian impunidad a 2 meses de masacre múltiple
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Denuncian impunidad a 2 meses de masacre múltiple

El 21 de julio, 15 personas fueron quemados vivos en Huazantlán del Río, los presuntos responsables no han sido detenidos


Denuncian impunidad a 2 meses de masacre múltiple | El Imparcial de Oaxaca
Las familias se han manifestado en Palacio Nacional de la Ciudad de México a fin de que este hecho no quede impune.

Por: Alonso Morales

Pese a tener suficientes pruebas sobre los autores materiales e intelectuales de la masacre registrada el pasado 21 de julio, en la agencia de Huazantlán del Río, donde murieron 15 personas; hasta el momento, la Fiscalía General del Estado (FGEO) no ha detenido a los responsables; reprocharon familiares de las víctimas.

Expusieron que, por el contrario, ellos han tenido que huir de la comunidad para no exponer su vida

Los indígenas Ikoots exigieron justicia al admitir que, desde hace dos meses que quemaron vivos a 15 de ellos, no se han completado las órdenes de aprehensión correspondientes.

Entre las investigaciones realizadas por personal de la Fiscalía y mediante el testimonio de los sobrevivientes y familiares, dieron cuenta que el domingo 21 de junio del 2020, los presuntos autores materiales e intelectuales plenamente identificados, como: José Luis Chávez Salinas, Laura Fiallo, Gualterio Escandón, Emmanuel Villaseñor Bustillos, Teófila Ochoa, Camerino Dávalos Larrinzar, Pedro Dávalos Larrinzar, Jehú Dávalos Hinojosa, Esteban Antillón, David Pinzón, Edén Pinzón y Maurilio Rangel; fueron los que orquestaron esta masacre.

Las familias de las víctimas expresaron en un documento de denuncia, que ese día los antes mencionados llegaron armados con piedras, armas de fuego, palos y trozos de blocks e ingresaron a la agencia donde se encontraban 40 personas, entre ellos los 15 masacrados.

Después de retenerlos fueron llevados a la cárcel donde uno a uno los fueron sacando para golpearlos con los objetos que portaban; posteriormente, buscaron ramas secas, basura, llantas, etc., y les prendieron fuego.

Algunos aún con vida y tras soportar torturas se rehusaban a morir, pero fueron quemados sin piedad por este grupo de delincuentes.

Asimismo, denunciaron que al día siguiente las persecuciones comenzaron al grado de acudir casa por casa para exterminar a los que sobrevivieron.

Por este motivo, los familiares tuvieron que pedir ayuda para que fueran sacados de Huazantlán.

Actualmente los agresores no sólo gozan de libertad, sino también mantienen bloqueada la entrada principal de la zona para controlar, a través del pánico, al resto de los habitantes.


 

Relacionadas: