Comuneros del Istmo no permitirán construcción de subestación | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Comuneros del Istmo no permitirán construcción de subestación

Los comuneros y habitantes de localidades pertenecientes a San Blas Atempa informaron que autoridades de la Sedena se niegan a dar información sobre la invasión en sus tierras


  • Comuneros del Istmo no permitirán  construcción de subestación
  • Comuneros del Istmo no permitirán  construcción de subestación

Comuneros y habitantes de Puente Madera, Rancho Llano y Loma Bonita, pertenecientes a San Blas Atempa, mantienen su postura de no permitir que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) construya una subestación eléctrica en sus tierras comunales, tras asegurar que las autoridades se niegan a dar información sobre la invasión en sus terrenos.

En un comunicado, dirigido a los pueblos y comunidades en resistencia, a las organizaciones sociales en defensa de las tierras y el territorio, a la Sección 22 del Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), informaron que existe poco interés del gobierno del estado para resolver el conflicto comunal en terrenos de San Blas Atempa, por lo que “la asamblea general se mantiene firme en la lucha de la defensa de las tierras de uso común”.

Explicaron que mostraron su inconformidad al no llevarse a cabo la consulta en las agencias municipales y a los comuneros para la construcción de la subestación eléctrica de la Sedena en terrenos comunales de San Blas Atempa, realizando la toma de la construcción para exigir que se detenga de manera definitiva la obra si no se cuenta con información que avale la legalidad de los trabajos.

Los habitantes de las tres agencias realizaron la toma de manera pacífica retirando las máquinas y el personal que laboraba en el lugar, con lo que se logró un diálogo con el comandante de la 46 Zona Militar de la Sedena, quienes se comprometieron que en una reunión mostrarían documentos que sustentan la legalidad de la construcción de la subestación.

El jueves 6 de julio en las instalaciones del Foro Ecológico Juchiteco, se llevó acabó el diálogo entre funcionarios de la 46 Zona Militar de la Sedena y de la Secretaría General de Gobierno, con representantes de los pueblos de Puente Madera, Rancho Llano, y Loma Bonita. Así también estuvo presente la Comisión Estatal de los Derechos Humanos.

“La Segego y la Sedena no mostraron ningún interés en la solución del conflicto ya que se negaron a dar la información que solicitamos”, indicaron en el documento.

La información que solicitaron fueron, el acta de asamblea de comuneros donde se avala la compra-venta del terreno, el título de propiedad donde se indique la dimensión real del terreno, el permiso de construcción y cambio de uso de suelo expedido por la autoridad, así como el permiso de la Secretaría del Medio Ambiente y del Registro Agrario Nacional.

“Nuestra postura es única, ante esa falta de información continuaremos con nuestra lucha en la defensa de nuestras tierras y nuestro territorio ya que se violaron nuestro derechos como pueblos originarios y del convenio 169 de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por que no fuimos consultados y como inconformidad clausuramos la subestación de la Sedena de manera definitiva”.

 

En contexto

La SEDENA pretende construir una subestación eléctrica en tierras comunales de San Blas Atempa que servirá para evacuar la energía de cinco aerogeneradores de un parque eólico desde la base aérea del Ejército Mexicano.

Con este parque eólico, la Sedena espera producir el 29 por ciento del consumo anual en todas las instalaciones militares del país. Sin embargo, el cerro Santa Cruz Igúu de donde extraían el material pétreo para el cimiento de la subestación, es considerado por los pobladores como “sagrado”, además que las autoridades no dan a conocer los permisos que debió emitir la Asamblea de Bienes Comunales para la construcción de la obra.


 

Relacionadas: