¿Ya tienes 30 y no duermes bien? Estas pueden ser las causas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Cuidados y Belleza

¿Ya tienes 30 y no duermes bien? Estas pueden ser las causas

En los seres humanos, las etapas de sueño se organizan en ciclos de entre 90 y 120 minutos.


¿Ya tienes 30 y no duermes bien? Estas pueden ser las causas | El Imparcial de Oaxaca

Si hace un tiempo que la calidad de tu sueño parece evaporarse mucho antes de que salga el sol… puede que sea algo natural. ¿Has cumplido ya la treintena? La crisis de los treinta viene con mucho más que la necesidad de libertad.

Según algunos de los últimos estudios, a partir de nuestra tercera década de vida, la calidad del sueño y su privación podría ir en detrimento de nuestro descanso, informó el portal.

Anatomía del sueño

En los seres humanos, las etapas de sueño se organizan en ciclos de entre 90 y 120 minutos. Durante estos, se pasa de la vigilia a la somnolencia (estadio o fase I), de allí al sueño ligero (fase II), de allí al sueño lento o profundo (fase III) y finalmente al sueño MOR (fase IV).

Estas etapas se caracterizan por varios hechos. Entre ellos, un distintivo patrón de ondas cerebrales así como otras manifestaciones (movimiento ocular, segregación de hormonas…). La polisomnografía reúne todos estos caracteres y genera un perfil de sueño.

Nuestro metabolismo comienza a estropearse: receptores, neurotransmisores, hormonas… todo esto comienza a fallar en algunas de sus funciones, haciendo que nos sintamos más apáticos, más cansados e, incluso, mareados. Pero todo esto desaparece cuando llega la hora de dormir. En ese momento, el sueño nos abandona, pudiendo permanecer despiertos durante horas.

Así comienza un ciclo destructivo que va empeorando: cuanto menos dormimos, más se resiente nuestro metabolismo. Cuanto más se resiente nuestro metabolismo, menos dormimos.

Según la National Sleep Foundation de Estados Unidos, las normas de “higiene del sueño” podrían resumirse en las siguientes:

  • Limitar las siestas diarias a 30 minutos. Esto coincide con varios estudios que evidencian los beneficios de una siesta matutina. Pero de unos 15 o 20 minutos. No más.
  • Es bueno evitar estimulantes como la cafeína cerca de la hora de dormir. Lo mejor es evitar tomarlos hasta dos horas antes de irse a la cama
  • Es necesario evitar comidas pesadas, grasientas o picantes hasta cuatro horas antes de irse a dormir. También es conveniente evitar el exceso de azúcar.