El escritorio de María Hortensia: Aprender a vivir con uno mismo - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Columna

El escritorio de María Hortensia: Aprender a vivir con uno mismo

Debemos tener y aprovechar la vida, ya que no la tenemos comprada


El escritorio de María Hortensia: Aprender a vivir con uno mismo | El Imparcial de Oaxaca
Foto: ilustrativa

APRECIABLES LECTORES: Somos muy bendecidos quienes estamos en la segunda etapa de nuestras vidas, es el mejor de los regalos que podemos tener y aprovechar, ya que no tenemos la vida comprada.

¡Qué bendición estar aquí! El poder vivir años extra con esperanza y agradecimiento nos permite ver todo lo mejor de la vida, de las cosas y de lo que nos rodea.

Debemos transmitir esa esperanza, optimizar las ideas positivas de nuestra experiencia, abrir nuestra mente y ver qué es lo que se puede hacer. La experiencia no viene empaquetada, hay que construirla en el transcurso de la vida.

Aprender a vivir con uno mismo es muy gratificante, aprender más cosas de nosotros, es muy interesante. A veces no sabemos quiénes somos, qué sentimos, ni que queremos. La vida es un viaje de auto descubrimiento.

Es importante hacer una lista de los retos que nos hemos planteado y ver cuáles han sido exitosos y cuáles fracasaron, qué aprendimos de ellos y cuáles nos faltan por hacer.

Aprender a disfrutar de nuestra propia compañía facilitará nuestras relaciones. Debemos tener nuevas ideas, aunque esto implica un esfuerzo es necesario, no es en vano.

La vejez también se construye, no surge de la nada y no es una desgracia. Nuestra mente requiere de crecimiento, así como la gracia y el don de tener la mente abierta. Hay que alimentarla con temas interesantes.

¿Lo que construyes hoy lo haces para hoy o para seguir construyendo sin límites? Logremos optimizar el tiempo, ser personas más selectivas y decididas.

¿Qué proyectos tengo para mí y para compartir con los demás? La idea que tenemos de la vejez nos influye, ¡cuidado! Al ejecutar una actividad necesito ver hasta dónde puedo, debemos decirnos: “voy a poner todas mis ganas y mi mejor esfuerzo”. Hay que ser conscientes de que el tiempo que vale oro, ¿qué he hecho con el tiempo transcurrido?, ¿lo he aprovechado o perdido?, ¿qué puedo hacer para el futuro? Aunque es incierto, “algo” podemos hacer. Debemos esforzarnos para tener un envejecimiento saludable.

Hay quienes se niegan a mejorar sus condiciones de vida, victimizándose o estando en su zona de confort, es una decisión propia.

Puedes hacer lo que te gusta o lo que a lo mejor quisiste hacer y no pudiste. No debemos negarnos a recibir educación a estas alturas, es benéfico para programarnos y sobre todo actualizarnos.

No generemos problemas, ten un envejecimiento tranquilo y feliz, debemos ser pro activos para que todo sea más efectivo. Procuremos que se nos respete y quiera y no ser un “bulto quejumbroso”.

La vejez no es una etapa de aislamiento, las relaciones son necesarias con la familia y los amigos, mantén la comunicación con todos ellos.

Socializar significa relacionarse con los demás, el bailar es muy recomendable, así como la lectura, escuchar música, en fin, lo que tú quieras.

Ama a la imagen que se refleja en el espejo cuando te veas, salúdate, expresa palabras de cariño y aliento, sonríe, el poder está dentro de ti.

Me preocupo por ver cómo vive o sobrevive mucha gente, trato de que otras personas se hagan cargo de su vida, que descubran su propio poder, su sabiduría interna y fortaleza. Que puedan amarse a sí mismos, sin importar cuales sean las circunstancias por lo que están atravesando. El amarse más cada día resulta verdaderamente sorprendente como mejora en la vida y en las relaciones.

***Así tengas 40, 50, 60, 70, 80, no dejes que los años pasen sin intentar ser feliz, porque hay tanta gente que respira pero no vive; por miedo al qué dirá la gente, por hacer siempre lo mismo, por la rutina, sin ninguna emoción.

Canta más, ríe mucho, agradece por todo, bendice a los que te aman y no aceptes pasar por esta vida sin intentar ser feliz. “Porque se vive solamente una vez”. Licenciada María Hortensia Lira Vásquez. Celular 951 21 14 138.


 

Relacionadas: