Regreso al vinilo, después de 24 años | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

Regreso al vinilo, después de 24 años

1993 es el año en que se produjeron los últimos vinilos en Oaxaca; este viernes, el formato recobró vida con el álbum Fiebre, Locura y Pasión de Brixton Sounds


  • Regreso al vinilo, después de 24 años
  • Regreso al vinilo, después de 24 años
  • Regreso al vinilo, después de 24 años
  • Regreso al vinilo, después de 24 años

Con 10 canciones, la banda Brixton Sounds hizo posible el regreso del vinilo a Oaxaca. Y es que tras 24 años de que se dejara de usar para grabar música y demás materiales sonoros, el formato sólo se ha conocido gracias al trabajo de Djs o por medio de fonotecas.

Originaria de Tlacolula de Matamoros, la banda conformada por Luis Fernando, Juan Carlos, Ángel Enrique, Marvin, Daniel, David y Alfredo presentó este viernes su más reciente álbum, titulado Fiebre, Locura y Pasión.

Junto a la cantautora oaxaqueña Ana Díaz, la banda que surgiera en 2003 para recrear temas de ska, mostró sus nuevos temas. En ellos, los sonidos que han caracterizado su propuesta de ska-reggae, tuvieron un nuevo giro, al fusionar las notas musicales con las vocales, por lo que prácticamente una mitad es sólo instrumental y la otra vocal.

El disco, cuarto en la trayectoria de la banda, es un logro para estos músicos de la escena independiente, que lo consideran como muestra de su madurez. También marca una pauta en Oaxaca, al volver al formato de vinilo, luego de que en 1993 se produjeran las últimas grabaciones de este tipo.

Y es que como ha señalado el proyecto Oaxaca en Vinilo, “hasta la aparición del Compact Disc, la mayor parte del patrimonio musical del estado de Oaxaca se registraba en discos de vinilo”. De ahí que cantantes, músicos, bandas regionales o grupos musicales recurrieran a este formato “para transmitir melodías a través del deslizamiento de la aguja dentro de los surcos de los LPs”.

La tarde y noche del pasado viernes, el disco de vinilo fue presentado en la Biblioteca Andrés Henestrosa, en el centro de la capital. Junto a integrantes del proyecto Oaxaca en Vinilo y la Expo Vinylo Oaxaca, miembros de Brixton Sounds compartieron el proceso de su cuarto álbum.

Las canciones de Fiebre, Locura y Pasión se terminaron de grabar en diciembre del año pasado, pero fue después de cinco meses que se concretó y -finalmente- fueron dadas a conocer en Oaxaca.

Marvin Ramírez, tecladista de la banda, cuenta que la idea del nuevo disco se gesta a finales de 2015 y es en el 2016 cuando comienza la composición de los temas. Además, que para el proceso creativo involucraron a varias personas.

“Cuando empezamos a hacer las canciones no nos pusimos un límite ni pensamos que iba a ser algo limitado, nuestra idea era hacer 20 o más canciones, en nuestra euforia por grabar. El resultado nos llevó a grabar 10 piezas”, expresa.

Asimismo, que lo más obvio y viable fue plasmar esos temas en un CD, pero también en un disco de vinilo, al ser el formato de reproducción clásica en la música que está inspirada en los beats jamaiquinos (ritmos que incluye la propuesta de la banda).
Es por ello que la producción se ofrece en ambos formatos, además de que se puede escuchar en las plataformas de Spotify, YouTube, iTunes y Deezer.

Sobrevivir en la escena independiente

Al ser una agrupación independiente, Brixton Sounds se ha enfrentado a varios retos para tocar, producir y comercializar su música. No obstante, recalca que para este último álbum contó con aliados de diversa índole.

Por ejemplo, hay colaboraciones de intérpretes de Oaxaca, como las de la cantautora Ana Díaz y el cantante Josué Alejandro Chimal (de la banda Leukaena), quienes estuvieron en la presentación para dar voz a los temas en que participaron. Asimismo, tuvo el apoyo del cantante español Baltz Bita, vocalista de AKATZ, quien desde Bilbao envió su colaboración para la canción Nada Cambiará.

Luego de la presentación y concierto del viernes, Brixton Sounds planea llevar su música a otras ciudades del país. Por lo pronto, ha actuado en escenarios de Puebla y Ciudad de México. Para noviembre, asistirá al festival Ska Wars en Monterrey, Nuevo León.

“Como músicos de Tlacolula y oaxaqueños, nos gustaría difundir este material, nuestra música; no tenemos un fin muy pretensioso, no esperamos hacernos ricos ni lucrar con estas cuestiones, queremos simplemente dar a conocer lo que nos gusta y hacemos”, refiere Marvin sobre la propuesta que califica como sincera y que viene desde el corazón.


 

Relacionadas: