Gran contaminación en las costas de california | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Ciencia

Gran contaminación en las costas de california

El mes pasado, el buque de investigación científica Falkor llevó a cabo una expedición frente a la costa del sur de California para inspeccionar la biodiversidad de las zonas del fondo marino ricas en minerales que han despertado el interés de compañías mineras de todas partes del mundo


Gran contaminación en las costas de california | El Imparcial de Oaxaca
Un bidón, del que se cree que contiene residuos de DDT, descansa en el fondo del mar frente a la costa de Los Ángeles.

El equipo de investigación incluyó a científicos del Instituto Oceanográfico Schmidt en Estados Unidos, el Instituto Scripps de Oceanografía (dependiente de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos) y el USGS (U.S. Geological Survey, el servicio estadounidense de prospección geológica).
La expedición exploró nueve lugares del fondo marinos, incluido un lugar en alta mar donde posiblemente se vertieron cientos de miles de bidones de residuos tóxicos procedentes de la producción del insecticida DDT entre 1947 y 1982.
Valiéndose de un robot subacuático, los científicos recogieron muestras biológicas y de sedimentos alrededor de seis bidones para determinar los niveles de sustancias químicas de la producción de DDT presentes en el ecosistema después de estas décadas y obtener datos sobre los posibles efectos ecológicos de los vertidos. El lugar ya fue visitado anteriormente por otras expediciones científicas.
La información que el equipo recogió en el vertedero de bidones de la industria del DDT se comparará con la de los animales y los microbios de lugares más alejados para evaluar las concentraciones y los efectos actuales de las sustancias químicas de los vertidos en la región.
El objetivo de la expedición era conocer el estado ecológico actual en una zona con potencial para la explotación minera submarina. La zona contiene minerales marinos como el ferromanganeso y la fosforita, que se utilizan en la fabricación de dispositivos electrónicos, baterías de coches eléctricos, paneles solares y otros productos.
Conocer dicho estado ecológico en esos lugares del fondo marino permite hacer un seguimiento de los cambios a lo largo del tiempo y comprender mejor las consecuencias de las acciones humanas, tal como razona Lisa Levin, científica jefa de la expedición.
Los científicos recogieron del fondo marino más de 300 muestras de rocas, sedimentos, agua de mar e invertebrados marinos, a fin de conocer mejor la geoquímica y la ecología de este sistema de aguas profundas relativamente poco explorado.
Con los análisis sucesivos de las muestras, los investigadores también esperan evaluar el potencial farmacológico de los microbios de las profundidades que se encuentran en zonas ricas en minerales. Algunos de esos microorganismos podrían estar produciendo sustancias potencialmente útiles como medicamentos.