Obras de Tamayo, Siqueiros y pintores africanos, en Oaxaca - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Obras de Tamayo, Siqueiros y pintores africanos, en Oaxaca

Se exhiben en el Exconvento de Santo Domingo de Guzmán


Obras de Tamayo, Siqueiros y pintores africanos, en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Hacer Noche: Promised land, se llama la exhibición pictórica temporal que se expone en el Museo de las Culturas de Oaxaca, ubicado en el Exconvento de Santo Domingo de Guzmán. Las salas albergan por vez primera, obras del oaxaqueño, Rufino Tamayo, Lola Álvarez Bravo, David Alfaro Siqueiros y Lola Cueto. También de Ibrahín Ishag y Elizabeth Catlett.

La exhibición que culminará el 4 de diciembre, muestra al público la influencia que tuvieron representantes de la Escuela Mexicana de Pintura, del Taller de la Gráfica Popular y exponentes de la Generación de la Ruptura, en artistas de Medio Oriente y África.
Dichas obras se exhiben en las salas albergadas en el Refectorio, Antecoro y la Capilla de Domina, espacios museales que cuentan con las características idóneas para alojar obras de alto valor patrimonial.

La propuesta Hacer noche: Promised land es un eje que articula varias muestras montadas en diversos espacios de la verde Antequera, como la Casa de la Cultura Oaxaqueña, el Archivo General del Estado de Oaxaca y el Museo Textil de Oaxaca, entre otros; así como en el Centro de las Artes de San Agustín. En el caso del Museo de las Culturas de Oaxaca, se exhiben obras de reconocidos artistas mexicanos, como Terror cósmico, de Rufino Tamayo; dos fotomontajes futuristas, de Lola Álvarez Bravo; títeres y dibujos, de Lola Cueto; y el estudio Zapata, de David Alfaro Siqueiros, para comprender cómo su quehacer artístico, y aun político, tuvo ecos en Sudán y Egipto, además de creadores como Ibrahim El-Salahi (Omdurmán, Sudán, 1930), uno de los artistas visuales más destacados del modernismo africano; Dia Al-Azzawi (Bagdad, Irak, 1939), pionero del arte árabe moderno, e Inji Aflatoun (El Cairo, Egipto, 1924-1989), pintora y activista del movimiento feminista.

La curadora y directora del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, Elvira Dyangani Ose, seleccionó cerca de 100 piezas, entre fotografías, documentos, dibujos, pinturas en óleo, gis y acuarela, además de gráficas en diversas técnicas; textiles y escultura.

Así, se puede conocer que el sudanés Ibrahim El-Salahi, fue el autor de El último sonido, considerado como la primera obra de arte moderno abstracto en África. El-Salahi atribuyó al encuentro que tuvo con Rufino Tamayo y haber visto sus murales en el Palacio de Bellas Artes, el nacimiento de la Escuela de Jartum (1960-1975), la raíz inicial del modernismo en África.

También proviene de un viaje que realizaron Siqueiros y Angélica Arenal, su esposa, a Egipto, donde el presidente Gamal Abdel Nasser (1918-1970), admirador del muralismo mexicano y del presidente Lázaro Cárdenas; y de la influencia artística que ejerció Siqueiros sobre la pintora Inji Aflatoun, a quien, al paso del tiempo, Angélica Arenal le pidió interceder ante el gobierno mexicano y solicitar la libertad de Siqueiros, encarcelado en nuestro país, por su activismo en el Partido Comunista Mexicano.

La exposición trae a Oaxaca, por primera vez, la obra de la sudanesa Kamala Ibrahim Ishaq, “la primera pintora moderna en Sudán”, fundadora del grupo de arte conceptual llamado Crystalists, entre los más importantes de la región; además de obras de Michael Armitage, Marilyn Nance, Betie Saar y Prabhakar Pachpute.

El concepto curatorial incluye narrativas artísticas de jóvenes contemporáneos, como Berenice Olmedo, Wendy Cabrera Rubio, Daniela Rossell y Galen Jackson, representantes de las nuevas generaciones que se ven influidas o conectadas por la obra de los primeros.

El director del Museo de las Culturas de Oaxaca, José Luis Noria, destaca que, de este modo, la exposición abre sus puertas a propuestas innovadoras para acercar al gran público a expresiones poco frecuentes en un recinto que es referente obligado en Oaxaca y sus regiones, a la vez que permite conocer las conexiones del arte pictórico mexicano con otras latitudes del mundo.