Rinden homenaje a Rufino Tamayo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Rinden homenaje a Rufino Tamayo

Luego de migrar de la Plaza de la Danza al jardín El Pañuelito, la exposición estaría en la Ciudad de México y Monterrey, además del extranjero


Rinden homenaje a Rufino Tamayo | El Imparcial de Oaxaca
Shinzaburo Takeda.

Para Nancy Mayagoitia, galerista y promotora cultural, el legado y admiración por Rufino Tamayo había perdurado de manera inconsciente en las rebanadas de sandías que caracterizaron la obra del autor oaxaqueño.

Ella, que desde 1987 abrió en la ciudad de Oaxaca una de las primeras galerías del estado, ha llevado esa fascinación y reconocimiento a una exposición enmarcada en el 30 aniversario luctuoso de Tamayo.

De la mano de las y los 30 artistas que desde el año pasado se unieron en la exposición-homenaje a Tamayo, Mayagoitia apuntala una mayor proyección de la iniciativa. Que las obras realizadas en una estructura con forma de sandías lleguen a Ciudad de México, Monterrey e incluso el extranjero es lo que espera concretar.

Nancy Mayagoitia.

Desde octubre, la ciudad de Oaxaca ha albergado esta exposición; primero inaugurada en la Plaza de la Danza y luego reubicada en el Jardín El Pañuelito, donde miles de visitantes locales, nacionales y extranjeros han apreciado las interpretaciones que de la obra y legado de Tamayo hicieron artistas nacidos en Oaxaca o auto identificados como oaxaqueños.

La serie de piezas reúne a alumnos de las primeras generaciones del Taller de Artes Plásticas Rufino Tamayo, docentes del mismo o autores que, de una u otra forma, han estado en contacto con la obra de Tamayo o sido inspirados por él. La exposición ha significado para Nancy Mayagoitia superar “algo que no se había hecho”, el “reunir a un grupo de artistas atrevidos” que sacaran sus obras al espacio público.

Tamayo los une a todos, apunta la promotora originaria de la Ciudad de México, quien confía en que se concreten nuevas exposiciones de este homenaje en el país y en Estados Unidos. Con ello espera que siga el reconocimiento a quien abrió caminos para el arte desarrollado en Oaxaca y que dejó no solo su obra sino enseñanzas para el arte.

“Si no fuera por Tamayo, los que están exhibiendo, yo misma que vine en 1987 a abrir mi galería y mucho de lo que sucede en la escena del arte de Oaxaca ni hubiera ocurrido si no es por Rufino Tamayo, él es la semilla, el origen, la génesis de todo el movimiento artístico que después vino a ser reforzado por Francisco Toledo, Rodolfo Morales, Rodolfo Nieto y toda la pléyade de artistas que tenemos ahorita”.

Las sandías se ubican en el jardín El Pañuelito.

Tamayo, un maestro, una inspiración, un símbolo

Cinco de las y los artistas que conforman la exposición narran a EL IMPARCIAL, el Mejor Diario de Oaxaca, la experiencia de trabajar con Rufino del Carmen Arellanes Tamayo (Oaxaca, 25 de agosto de 1899- Ciudad de México, 24 de junio de 1991). Conocido como Rufino Tamayo, fue uno de los autores mexicanos más reconocidos a nivel mundial.

Además de las sandías, la figura humana, los perros, la música, entre otros, son los elementos que caracterizaron su obra pictórica, gráfica y muralista. Asimismo, sus instituciones, museos o espacios de enseñanza. En la capital oaxaqueña, además del Taller de Artes Plásticas Rufino Tamayo, que procuró hasta su muerte, impulsó la apertura de una galería que lleva su nombre en la Casa de la Cultura Oaxaqueña, también la Casa Hogar Los Tamayo.

Josefa García, artista originaria de Guerrero y radicada hace 35 años en Oaxaca, fue una de las primeras alumnas del Taller Rufino Tamayo, que por entonces se ubicaba en la calle Murguía. Su primer acercamiento a Tamayo fue con una exposición de obras del Tamayo, que eran del acervo del taller, luego como alumna del taller.

García recuerda que entre sus primeras creaciones retomó la iconografía de Tamayo, a manera de sandías. Ahora, y con fines de este homenaje, se reencuentra no solo con Nancy, de sus primeras galeristas, sino con Tamayo.

Ixrael Montes.

Para este homenaje, la autora trabajó en un formato no tan convencional en su obra o en la pintura. Reestudiar la obra de Tamayo y evitar “la copia” fueron los ejes de su pintura, en donde se observa a una mujer y un rebozo. “Para mí fue un poco difícil porque soy de llenar todos los espacios, pero lo sustituí con el color y la repetición de este, y lograr lo más abstracto o concreto posible”, cuenta la autora de “Rebozo gráfico”.

Textil y negritud resaltan en esta pieza donde más allá de las rebanadas de sandía García ve otra conexión con Tamayo. “Habría que preguntarse el trasfondo de la obra de la negritud en Tamayo”, dice la artista, quien considera necesario abordar este aspecto en la obra del autor.

Ivonne Kennedy, artista plástica oaxaqueña, fue invitada por la galerista y promotora cultural Nancy Mayagoitia, con quien impulsó su trabajo desde los inicios de su carrera.

La exposición es una especie de reconexión con Rufino Tamayo, explica. “Nos ha legado no solamente la maestría de su obra sino también un camino en el arte universal que los artistas oaxaqueños hemos venido recorriendo y reafirmando”.

Hugo Vélez.

Él, apunta Kennedy, es un autor a quien todo artista o amante del arte debe conocer, en tanto la obra y vida de quien se denominó “obrero del arte” “trasciende fronteras”. Es por ello que el homenaje es una manera de reconocer su papel y recordarlo en su estado natal.

“Es una figura que tenemos olvidada, desde que no tenemos obra de él, desde que no se logró un mural que iba a hacer en Palacio de Gobierno. Tenemos una orfandad de Tamayo, entonces es una forma de recordarlo y hacerle una justa presencia de su trabajo en Oaxaca”.

Trabajar a partir de un soporte semicircular fue una ventaja, ya que considera su pintura una geométrica. Además de que usar el elemento de las sandías es no solamente un ícono del trabajo de Tamayo por su conexión con los mercados y los colores sino al ser algo que evoca los colores de la bandera mexicana.

Josefa García.

En su pintura, Kennedy recreó la figura de un hombre que se abre al universo, “como abriéndose al universo, queriendo ver dentro de sí mismo, pero en sí mismo encuentra el universo. Creo que esa es realmente la esencia del artista, una forma de dar este homenaje a él”.

Abraham Torres, grabador y pintor de Oaxaca, ha sido docente del taller Tamayo por casi tres décadas, por lo que aunque no lo conoció en vida, mira en el nombre y personaje de Tamayo una conexión con la primera generación de alumnos. “Es como tener la camiseta y los colores de Tamayo trabajando en el Tamayo”, señala.

Estando en el taller, su línea de enseñanza y obra se vinculan con las de Tamayo, a quien ve como un maestro y logra lo que él consiguió con sus colores. “Eso es un gran reto porque es difícil no haberlo conocido ni tenido un trato directo, pero a base de la comunicación con sus exalumnos me di una idea, y viendo su obra”.

Rosendo Pinacho.

Que la obra esté en la vía pública fue una motivación para Torres, quien aprovechó la estructura para desarrollar una pieza resistente a la intemperie, pero que al mismo tiempo lo remitió a sus inicios. En “Dios te salve, sandía”, Torres rememora también su primera exposición individual, que tituló así y que al mismo tiempo se refiere a la influencia de Tamayo en su formación y trayectoria.

Hugo Vélez, otro de los autores reunidos en la exposición, fue de los últimos profesores del Taller Tamayo a la muerte de su fundador. “Quedé como el último maestro del Taller Tamayo”, dice sobre esa época que considera muy distinta a la que vive ahora esta institución. Por ese entonces, recuerda que la muerte de Tamayo significó un cierre casi inmediato del taller, al haber sido quien sostenía financieramente al espacio.

En su obra, titulada “El rockanrolero y sus fans”, se basa y reinterpreta dos cuadros de Tamayo: “El rockanrolero” y “El replicante”. Para Vélez, que su trabajo y el de los demás autores es al mismo tiempo un homenaje para Tamayo y un acercamiento a quienes están “llevando la vanguardia en Oaxaca”.

Ivonne Kennedy.

 

EN CIFRAS

  • 30 artistas plásticos intervinieron las sandías que se exhiben en El Pañuelito
  • 1,300 óleos incluye la producción de Rufino Tamayo
  • 452 piezas de gráfica
  • 358 dibujos
  • 21 murales
  • 20 esculturas
  • 20 retratos de su esposa Olga
  • 1 vitral

 

Relacionadas: