Las leyes universales de Marco | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Las leyes universales de Marco

Alguna vez escuché una frase que decía que la vida solo se vive una vez en la infancia; el resto son repeticiones y, aunque quizás sea algo radical, pienso que…


Las leyes universales de Marco | El Imparcial de Oaxaca

Alguna vez escuché una frase que decía que la vida solo se vive una vez en la infancia; el resto son repeticiones y, aunque quizás sea algo radical, pienso que lo mismo sucede con las relaciones: el primer amor nunca se olvida. Este sentimiento, por muy fútil que nos parezca, es inevitable y trascendental en la experiencia humana.

Hoy hablaré de una novela juvenil, autoría de Carmen Rodrigues, escritora estadounidense interesada en explorar las relaciones de familia, amistad y el primer amor. Estudió un máster en Escritura Creativa en la Universidad de Carolina del Norte y desde entonces ha publicado tres libros: 34 Pieces of You, Not Anything y Las leyes universales de Marco, el primero que se traduce al español bajo el sello Cross Books.

La edición consta de 430 páginas que apenas y son perceptibles, pues es una novela entretenida y fácil de comprender. Juega entre la ilusión, la idealización y la fantasía, por ello los jóvenes son el público indicado para esta historia, que además tiene un muy bien logrado diseño editorial, que acorde con la trama presenta entre sus páginas: destellos de estrellas, relieves y colores que harán a las y los lectores adentrarse en la cabeza de Marco Suárez, su protagonista.

Quizá te preguntes qué tiene que ver esto con la cuestión del amor de la que hablaba al principio, bueno, resulta que el verano anterior a su ingreso a la preparatoria, Marco y su mejor amiga Sally Blake se besaron, lo cual podría ser insignificante para otros, pero para ellos significa mucho; ambos experimentan una especie de idilio, dónde viven con intensidad “su primera chispa”, hasta que ella —misteriosamente y sin dejar rastro — desaparece. Ya sabes esas sutiles mofas de la vida.

Marco, en su imaginación, va creando mundos, espirales de tiempo y espacio que le permiten, por lo menos en sus adentros, mantener vivo el recuerdo de su primer beso. Como todos, él aprende a continuar y rehace su juvenil vida, donde la prioridad son los amigos, los estudios y la familia. 

Así, “en orden”, transcurre su preparatoria, tiene una nueva novia llamada Erika Richards y está a punto de ganar una beca completa para irse a estudiar la universidad, cuando —como no suele pasar— la vida le da un giro inesperado y vuelve a aparecer Sally Blake, dice la autora que para recordar que “la primera chispa nunca se olvida…y regresa cuando menos lo esperas”. Ahora la pregunta es ¿Qué va a hacer Marco?

@Urieldejesús02