El Mupo, 17 años de impulsar la plástica | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

El Mupo, 17 años de impulsar la plástica

El museo fue inaugurado el 1 de octubre de 2004; el presidente de Amigos del Mupo confía en que antes de concluir 2021 se presente una nueva exposición


El Mupo, 17 años de impulsar la plástica | El Imparcial de Oaxaca

El Museo de los Pintores Oaxaqueños (Mupo) “ha sido un punto de referencia nacional e internacional”, señala Carlos Guzmán Gardeazábal, presidente de la asociación civil Amigos del Mupo. Este viernes, 1 de octubre, el recinto cumplió su aniversario 17; el segundo en medio de la pandemia de Covid-19.

A propósito del festejo, Guzmán Gardeazábal recuerda los orígenes de un museo impulsado por el artista Juan Alcázar, quien “convenció” al exgobernador José Murat de “hacer un museo de pintores oaxaqueños”. Y en el que en 17 años han presentado su obra artistas consolidados y emergentes, pero también aquellos de otras latitudes, como una manera de poner en diálogo a las artes plásticas y visuales.

El museo abrió el 1 de octubre de 2004 con una exposición del artista oaxaqueño y novohispano Miguel Cabrera; además de una colección de Rodolfo Morales y Rodolfo Nieto. Pero en más de tres lustros, el inmueble ha tenido exposiciones de artistas mexicanos y extranjeros como Botero, José Luis Cuevas, Rufino Tamayo, Francisco Toledo, Carlos Luna, Vladimir Cora, Adán Paredes, Sergio Hernández, entre otros con trayectorias consolidadas y emergentes.

“En un principio el maestro (Toledo) no quería, pero después de haber visto que el objetivo de la asociación era crear un espacio donde los niños, jóvenes y adultos vieran todo nuestro bagaje cultural en cuanto a pintura y escultura, lo aceptó”, recuerda Guzmán.

Previo a la pandemia, la obra de Toledo volvió a estar en este museo, a través de la exposición Toledo-Monsiváis, realizada en colaboración con el Museo del Estanquillo de la Ciudad de México.

La emergencia sanitaria, reconoce Guzmán, ha impactado el quehacer del museo. Aunque confía en que tan pronto se logre un control sobre la pandemia este reabra con una exposición que reúna a los artistas “más significativos”. No se descarta que la nueva exposición se presente antes de concluir el 2021, explica Guzmán, quien a la par señala que como asociación se busca el fortalecimiento del Mupo.

El museo depende de la administración estatal y la relación con esta “es perfecta”. Sin embargo, para sostener el recinto, es fundamental la labor de Amigos del MUPO. 

“Hay un convencimiento de los Amigos del Museo: Fernando García Torres, Manuel García, de varios más que nos han acompañado, ayudado”, comenta el presidente sobre la asociación creada “a instancias del maestro Juan Alcázar”, quien convenció a los integrantes de esta.

La asociación, refiere, ha buscado recursos federales para la rehabilitación del sitio y adquisición de obra. En esto último, cuenta con una colección propia que se ha adquirido con recursos federales, estatales e incluso con aportaciones propias de Amigos del Mupo. El acervo reúne principalmente obra del oaxaqueño Rodolfo Nieto, aunque a través de donaciones se ha nutrido con obra de artistas como Adán Paredes, Vladimir Cora, entre otros.

“Hay mucho por hacer todavía”, subraya Guzmán respecto al sitio que también ha albergado las muestras de la Bienal de Gráfica Shinzaburo Takeda, presentaciones editoriales y otras actividades culturales. El museo también ha sorteado momentos cruciales, como cuando en agosto de 2017 una supuesta exposición con obra de Rodolfo Nieto se frenó, al detectarse obras apócrifas.

En espera de la reapertura

Cada año, se estima que en el Mupo confluyen 45 mil visitantes, pero en 2020 y 2021, la pandemia ha reducido drásticamente o anulado la presencia de su público.

“Eso nos frustra mucho porque es muy interesante ver a los chicos y jóvenes emocionarse con una obra de arte y que vayan aprendiendo. Se decía que (el museo) era nada más para artistas oaxaqueños, pero no. Queremos que vengan de todos lados del mundo y que vean lo que hay en otros lugares para que puedan conocer”.

En julio, el museo trató de reabrir, pero el alza de contagios de Covid-19 limitó el arribo del público a un único día y desde entonces aguarda nuevamente el momento para reencontrarse con sus visitantes.