Las propinas del día | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Las propinas del día

Hemos conversado ya en varias ocasiones acerca de la niñez, ya que no solo es el bastión más potencial de los recuerdos, también es el nido de las fantasías, la…


Las propinas del día | El Imparcial de Oaxaca

Hemos conversado ya en varias ocasiones acerca de la niñez, ya que no solo es el bastión más potencial de los recuerdos, también es el nido de las fantasías, la ilusión y los anhelos. Representa la forma en cómo hemos descubierto la vida; por ello, seguiremos escribiendo, conversando, leyendo y adentrándonos en el sublime mundo de la infancia, sin lograr explicar el maravilloso fenómeno de esta.

Y es que es bien sabido que las primeras ocasiones nunca se olvidan, de ahí, imagino se desprende la importancia de esta etapa, pues, aunque hay, sin duda, infancias más venturosas que otras, el descubrimiento del entorno, las primeras palabras, los primeros pasos, los primeros recuerdos, etcétera, son aspectos que compartimos los seres humanos.

Como Martha Elena Romero, para quien la convivencia diaria con sus tres pequeñas hijas ha sido un recordatorio de las cosas que le fascinaban cuando ella era niña y que frecuentemente los adultos dejan de ver “porque los absorbe la vida”.

Ella es autora de libros infantiles, en sus dos primeras publicaciones Manisa y las alas mágicas (2014) y Luisol y las pesadillas (2019) ha apelado a sus propios recuerdos de la infancia, a las situaciones que vivió, a sus días en aquella casa a las afueras de la ciudad donde creció rodeada de animales y naturaleza. Ahora con su nuevo libro Lilo y la propina del día (Sélector/2021) ha narrado con su casi maestra capacidad de observación, las situaciones que vive como madre.

En una conversación telefónica, la autora guanajuatense nos contó que en su nuevo libro trató de transmitir cómo a través de los ojos de otras personas, en este caso sus hijas y Lilo, un cachorro chihuahueño, que nació en una tienda de antigüedades y que desde muy pequeño —prestando atención a los diferentes colores, olores, texturas— encuentra una manera diferente de apreciar el mundo, a través de lo que llama la propina del día, que los ha llevado a crear una dinámica familiar donde hacen un recuento de todos los sucesos especiales que atestiguan.

Esta edición ilustrada por la diseñadora mexicana María Perujo Lavín, que además es un libro doble con su versión traducida al inglés, es sin duda una oda a las situaciones cotidianas que las familias viven con sus fieles amigos: las mascotas. Y aunque Lilo —el perrito protagonista de esta historia— falleció unas semanas antes de que el libro saliera de la imprenta, ha quedado plasmado en los recuerdos de su familia y es compartido al mundo por la escritora.

Para concluir, Elena Romero puntualizó: “Los adultos solemos dar por hecho las cosas que nos rodean, cosas bellas que por sí solas son un milagro cotidiano, por eso mi filosofía de vida es poner atención en esas cosas especiales que nos rodean cada día y que son muy fáciles de pasar desapercibida, como las propinas que son muy escurridizas”.

@Urieldejesús02