Luna Marán, cineasta oaxaqueña, compite en festival de la BBC
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Luna Marán, cineasta oaxaqueña, compite en festival de la BBC

Con Tío Yim, su primera película, la realizadora comparte un retrato familiar surgido en la Sierra Norte de Oaxaca

Luna Marán, cineasta oaxaqueña, compite en festival de la BBC | El Imparcial de Oaxaca

Los efectos de la emergencia sanitaria por Covid-19 habían frenado en seco los planes de la realizadora Luna Marán y el equipo detrás del documental Tío Yim. Ahora, un festival virtual de la BBC trae nuevamente la posibilidad de que el público mexicano y de todo el mundo sea parte de una historia surgida en la Sierra Norte de Oaxaca. 

La cineasta de Guelatao de Juárez es una de los siete finalistas de la primera edición de LongShots, que se desarrolla del 28 de mayo al 24 de junio. 

SOBRE EL FESTIVAL

El festival virtual muestra las creaciones de realizadores, documentales emergentes del mundo, con piezas seleccionadas por un prestigioso jurado. Éstos nominaron alrededor de 70 películas, entre las que están las siete finalistas, y que destacan por el poder en sus historias. Los filmes se pueden ver en www.bbc.com/reel/longshots.

Luna Marán es la mexicana que llega al festival con un retrato familiar, un documental en el que a partir de la figura paterna explora y desentraña las formas de decir te quiero, a la familia propia. Y, a su vez, rinde un homenaje a la primera generación de realizadores audiovisuales de su región. Además de ver las producciones, el público puede votar por su favorita.

Longshots es un espacio muy oportuno en estas circunstancias, señala Marán sobre un momento en el que prácticamente todo el mundo está obligado a estar en casa. Y en él, con propuestas como este festival, también puede conocer historias de otras latitudes.

UNA GRAN PROYECCIÓN

Vía telefónica, desde Guelatao, Luna cuenta que es un gran escaparate para colocar a la película en el plano internacional. Sin embargo, reconoce que no todas las personas tienen los medios para acceder a ellas aun siendo gratuitas. Además de que todavía tiene la esperanza de compartir la película en salas de cine para llegar a otras personas. “Lo que pasa es que no sabemos cómo va a ser ni cuándo vamos a volver a ellas”. 

Por lo pronto, espera que quienes puedan verla, se permitan conocer la historia y voten por ella. “Al final también estamos contando una historia de Guelatao, de la Sierra, de Oaxaca, pero también de todos los mexicanos y creo que es una historia que aunque es muy particular, es de familia y muchas personas pueden empatizar”.

SU DESARROLLO EN EL CINE

Luna Marán es una realizadora y productora zapoteca, previo a Tío Yim ha desarrollado cortometrajes como Me parezco tanto a ti y Nocturnos; además de impulsar la iniciación y desarrollo de cineastas con programas como Aquí Cine, JEQO, Cine Too Lab y el Campamento Audiovisual Itinerante (CAI). El feminismo, la diversidad y la comunalidad son ejes en sus narrativas. Y esto se percibe en su primera película, Tío Yim.

El filme es para Luna una manera en que también voltea a sus orígenes y rinde homenaje a la primera generación de cineastas de Guelatao. “Ellos fueron los que trajeron las cámaras, los que empezaron a hacer películas, y yo crecí con ellos, crecí y aprendí con ellos la importancia de contar nuestras propias historias y de colocarnos en la pantalla. Yo no podría estar haciendo esto si esa primera generación no hubiera hecho su parte”.

Por eso, agrega, su intención por crear procesos y programas de formación audiovisual. “El cine es súper elitista, es muy difícil entrar a ese universo, y quienes no tenemos acceso a ello necesitamos crear esos espacios que nos faciliten las herramientas para poder contar nuestras historias. Y ahora estar en una plataforma donde lo que producimos se pueda ver ampliamente, lo importante es que estamos contando nuestras propias historias. Y eso lo aprendí de la gente de Guelatao”.