Un pueblo con sed: los mil días sin agua para Ayutla | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Un pueblo con sed: los mil días sin agua para Ayutla

Acelo Ruiz Villanueva plasma la problemática de una comunidad a la que desde el 5 de junio de 2017 se le ha negado el derecho al agua


  • Un pueblo con sed: los mil días sin agua para Ayutla
  • Un pueblo con sed: los mil días sin agua para Ayutla
  • Un pueblo con sed: los mil días sin agua para Ayutla
  • Un pueblo con sed: los mil días sin agua para Ayutla

Acelo Ruiz Villanueva tenía la esperanza de que los días que Ayutla ha vivido sin derecho ni acceso al agua potable no llegaran a los mil. El fin de semana, sin embargo, los 5 mil habitantes de este municipio mixe llegaron a la cifra y la historieta con que el también cineasta pensaba abordar el tema se ha publicado.

Desde el 5 de junio de 2017, San Pedro y San Pablo Ayutla, Oaxaca, no puede acceder al agua de su manantial, de la fuente de la que se habían abastecido hasta entonces. Ello, tras un conflicto con sus vecinos del municipio de Tamazulápam del Espíritu Santo.

Al caricaturista ganador del Premio Nacional de Periodismo en 2017 la carencia y violación al derecho de ese municipio lo conecta con las raíces por parte de su familia materna. Pero también lo vinculan la empatía y el ejercicio periodístico desde el cual ha retomado los feminicidios, la política en México o la problemática ambiental.

Es desde este último en el que comparte Un pueblo con sed, la historieta que aparece en el número 400 de la revista de humor político El chamuco, en circulación desde el fin de semana. En su propuesta, el también director del documental Oblatos, el vuelo que surcó la noche, recurre a lo que sus colegas de la revista llaman periodismo dibujado.

Este ejercicio periodístico es descrito por el autor como uno que sigue las líneas del oficio en general: “Es encontrar los datos, encontrar las fuentes, hablar con la gente y desarrollar una historia dibujada”. Él y sus colegas ven en historietas como esta una capacidad mayor de llegar a la gente, en un contexto donde percibe que no todas las personas tienen el tiempo para leer una nota o un artículo sobre el tema, del que señala han sido varias las personas y periodistas que lo han abordado.

“Han habido muchas personalidades públicas que lo han dicho, sobre todo por una lingüista de Ayutla, una pensadora brillante: Yásnaya Aguilar. Ella ha impulsado mucho el tema y yo también quise aportar un poco de lo que hago para visibilizar un tema que desafortunadamente sigue estancado. No hay nada ni por parte del gobierno federal ni del local”, expone.

¿Cómo abordar un tema con hipótesis que tratan de explicar el trasfondo del problema? Acelo cuenta que él no podía plasmar algo de lo que no estuviese seguro. “Hay muchas teorías de lo que sucede ahí, pero son asuntos no tan concretos”.

“La idea no era azuzar el conflicto, a radicalizar las partes”, aclara el caricaturista quien en ello también se guía de la precaución con que se ha movido Ayutla, pues este “ha sido muy cuidadoso en exigir una salida pacífica al tema y ha tenido mucha paciencia, pues de lo contrario se puede generar una violencia en la que nadie quiere caer”.

Sobre la problemática, de la que incluso se señala como conflicto agrario, no lo es así para Ruiz. “Yo no creo que sean conflictos entre comunidades, sino muchas veces son conflictos sembrados y alimentados por gente externa, con intereses económicos en la región”.

Aunque sí refiere que el pueblo agredido es Ayutla, el de su familia, y que eso lo plasma en la historieta, donde cuenta el “asesinato de comuneros, el secuestro y vejación de cuatro mujeres”. Asimismo, explica cómo esa toma de territorios y del manantial de agua mantiene con sed a Ayutla, y con ello afecta el derecho de este pueblo al agua.
Acelo espera que con la historieta aumente la atención en torno al problema. Que más gente entienda de qué trata el conflicto y presione para lograr la solución, a que no se mantenga la violación al derecho de un pueblo como Ayutla, pues existe el riesgo de llegar a “soluciones a los que no se quiere llegar”.