Francisco Toledo, el artista explorador y "de barrio"
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Francisco Toledo, el artista explorador y “de barrio”

En la gráfica, Francisco Toledo solía hacer más pruebas que las de la edición, recuerda el impresor Fernando Sandoval, quien trabajó con el artista en las últimas tres décadas

  • Francisco Toledo, el artista explorador y “de barrio”
  • Francisco Toledo, el artista explorador y “de barrio”
  • Francisco Toledo, el artista explorador y “de barrio”
  • Francisco Toledo, el artista explorador y “de barrio”
  • Francisco Toledo, el artista explorador y “de barrio”
  • Francisco Toledo, el artista explorador y “de barrio”
FOTOS: CORTESÍA

En la pintura, Francisco Toledo (1940-2019) percibía “un mundo muy cerrado”, en el que, según contaba en 2017, no tenía ni veía muchas salidas. “Sí hay repetición, un poco de variantes, pero lo veo con sus límites”, decía entonces el autor de raíces zapotecas que, contrario a ello, pareció haber encontrado en la gráfica infinidad de posibilidades. Además de un arte en el que pudo volcar todas sus indecisiones, en una exploración que entre las pruebas y la edición definitiva permitía ver grandes diferencias, según sus propias palabras que recoge una entrevista de 2018, a propósito de sus pruebas.

A unos meses de su muerte, ocurrida el 5 de septiembre, la obra gráfica de Toledo yace en las paredes del taller de gráfica de Fernando Sandoval, quien colaboró como impresor del autor en las últimas tres décadas de existencia de éste.

La exposición está abierta desde diciembre pasado y hasta el 15 de marzo en Avenida Hidalgo 1212, en el Centro de Oaxaca de Juárez. Muestra las Pruebas de estado como las que mencionaba Toledo en 2018, así como esa constante exploración que Sandoval observó por varios años, desde que Toledo comenzó a trabajar en este taller en 1990, y en un periodo en que la presencia de Toledo era inicialmente de seriedad y timidez, y a puerta cerrada, pero que poco a poco cambió y fue de más confianza.

“Toledo era una persona muy normal, a veces les decía cada chiste a los impresores, porque en general siempre se sintió muy cómodo con la gente común y corriente, era barrio, pues”, relata Sandoval en una entrevista con la que la Asociación Amigos del IAGO y del CFMAB, fundada por Toledo, difunde la exposición en curso en Oaxaca.

En esa misma conversación con el impresor, se destacan algunos aspectos en el proceso de trabajo de Toledo, quien, según cuenta Sandoval, hacía unas 30 pruebas y sólo 10 gráficas de una edición. Además de reutilizar los papeles y trabajar directamente en la placa, sin boceto alguno.

“Cuando Francisco Toledo trabajaba gráfica no le tenía miedo a nada, a lo que se refiere a la técnica, en una placa quitaba, ponía y ésta iba cambiando, a veces ya estaba un dibujo bien bonito y resultaba ser que quitaba todo para volver a comenzar en la misma placa. Yo me preguntaba, como impresor, por qué lo hacía, pero después me daba cuenta que no era ambicioso, de alguna manera, en lo que se refiere al mercado no lo hacía por vender”, señala Sandoval.

Desde diciembre pasado, la exposición Pruebas de estado se comparte en el taller de Sandoval, quien refirió que el interés de la muestra es dar cuenta del proceso de trabajo de Toledo, además de otorgar la importancia a las piezas que este realizó para lograr sus versiones definitivas. La serie de grabados también da cuenta de las preferencias del autor, quien a decir del impresor se inclinaba por la técnica de punta seca, pues podía llevarse la placa a su casa y ahí seguir trabajando, y después sólo enviarlas a imprimir al taller, como lo hizo en los últimos años.

LA OBRA DE TOLEDO EN MÉXICO

Tras su muerte ocurrida el 5 de septiembre, la obra de Francisco Toledo se sigue mostrando en diversas partes del país. Además de la obra que alberga el taller de Fernando Sandoval, sus creaciones ligadas al diseño se exhiben en la Universidad de las Américas Puebla (UdlAP). La muestra Toledo ve, que antes estuvo en el Museo Nacional de Culturas Populares, en Ciudad de México, se mantiene en Puebla hasta abril de este año y reúne más de 600 piezas que realizó para uso cotidiano, además de prototipos de otras creaciones. Las piezas corresponden al acervo de la familia del autor y en ellas hay creaciones en madera, papel, latón, hueso, pergaminos en corte láser, caparazones de tortuga, textiles y herrería.

Sara López Ellistgaard, hija del fallecido autor y representante de la asociación Amigos del IAGO y del CFMAB, ha señalado que esta exposición es parte de los compromisos que se tenían desde hace tiempo. Asimismo, que en el caso de la otra muestra, una de cerámica en la galería Latin American Masters, en Estados Unidos, se trata de la primera de este tipo que había planeado el autor en aquel país. La curaduría de esta última corrió a cargo de Trine Ellistgaard, viuda del autor, y retoma parte de series como la de la muestra Duelo, así como piezas con otras temáticas.

En el caso de Toledo ve, Sara López adelantó que uno de los planes es que siga su recorrido por el país. Pachuca, Hidalgo, sería el próximo destino tras su cierre en Puebla. “A la par estamos trabajando exposiciones del acervo (del IAGO) que se irán a diversos lugares de México, al igual que del maestro”.