Biblioteca Humana : todo el mundo tiene una historia que contar | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Biblioteca Humana : todo el mundo tiene una historia que contar

Con la coordinación de Carola Díaz y el programa Seguimos Leyendo, organizaron la presentación de la Segunda Biblioteca Humana en el CCSP


Hemos crecido con la idea de que una biblioteca es un lugar en donde se guardan los libros. El lector llega, toma un libro y guarda silencio, no tomando en cuenta que, la formación de un lector es aquel que sabe comunicar, entre otras cosas. Con la coordinación de Carola Díaz y el programa Seguimos Leyendo, organizaron la presentación de la Segunda Biblioteca Humana en el Centro Cultural San Pablo, instalándose más de 20 libros humanos en mesitas redondas dentro del claustro. En el registro, el público elegía las historias y tomaba su turno para pasar y compartir 15 minutos con el “libro” de su elección.

Entró un primer grupo de 15 personas en punto de las 16 horas, 16:15 y ya tocaba el turno para el siguiente grupo. La curiosidad y la inquietud me hicieron acercarme a la mesa donde se encontraban las presentaciones de los libros, “Si voy a leerte a las 4, empezaré a ser feliz desde las 3”, de la lectora Leticia García, la frase se me hizo familiar, ¡claro! Rápidamente pensé en la obra de El Principito y no dude en elegir ese título. Me dirijo a una de las coordinadoras y pido que me anote para conversar con Lety.

Era mi turno para entrar; ya en la mesa me esperaba mi libro humano, un tanto emocionada y ansiosa de saber quién era la persona que estaba interesada en escucharla. Lety García me lleva a un mundo de oralidad y empiezo a escuchar la historia de cuáles fueron sus inicios en el universo de la literatura y claro era de suponerse, fue en casa donde conoció por vez primera el amor a los libros, junto al lado de su padre.

“Cuando descubro por primera vez un libro, fue un libro que me regaló mi Papá que se llama Moby Dick, y ese libro fue una gran compañía para mí, porque llegó a mi vida cuando mi padre se ausentaba mucho de casa; de muchas maneras fue la representación de mi padre a través de lo que decía cada una de sus páginas y la manera de mantenerme entretenida y ocupada”, menciona.

No sé si estaba más atenta a la historia de la lectora o de sus manos y su sonrisa tan expresiva que se le dibujaba en el rostro al contar con tanta emoción su libro de vida.

¿Cómo nace la biblioteca humana?

La idea de Biblioteca Humana nace en los países del norte de Europa, en un festival de música por un grupo de activistas que se les ocurre organizar esta actividad que tenía como principal objetivo desbloquear los prejuicios que cada una de las personas cargaban en su mochila y propiciar un poco el diálogo entre las personas distintas (desconocidas) hace ya un poco más de una década.

Nace como una manera de buscar un entendimiento profundo entre las personas, buscando lo que tenemos en común, rescatando la práctica fundamental de la plática uno a uno. En la Biblioteca Humana no se hacen lecturas ni se escriben libros, sino que cada persona se convierte simbólicamente en un libro, un libro que puede ser leído con los lectores que llegan y a través de la conversación conocer su historia.

Este proyecto se ha extendido en diferentes países del mundo; en México ya ha empezado a tener una aceptación de manera muy favorable.  Una institución pionera fue la Biblioteca Vasconcelos, donde Ramón Salaberria trajo de primera mano en el 2014 y vieron todo el potencial de desarrollo; así que, decidieron implementar el proyecto en ese espacio literario. Más tarde, llega a Oaxaca la primera Biblioteca Humana del programa Seguimos Leyendo, haciendo la presentación en el Centro Cultural San Pablo de la FAHHO.

¿Cómo organizas una Biblioteca Humana?

Lo más importante de todo esto es que para organizar una Biblioteca Humana, no necesitas de invertir, de generar costos; es una actividad que no cuesta dinero, que puede realizarse en cualquier circunstancia sin mucho material. Solamente necesitas personas con ganas de participar. Ya en la temática, los participantes cuentan un tema de vida de su interés, logrado transformaciones en las vidas humanas de cada una de las personas que a su vez están logrando transformaciones en la vida de otras personas. Una Biblioteca Humana la puede organizar cualquier biblioteca de cualquier municipio, como lo hizo el lector Eleazar López, quien, al participar en la primera Biblioteca Humana, con el deseo de propiciar el intercambio de ideas y de reflexiones, organizó su propia y la llevó a su comunidad. Como en cualquier otra biblioteca, lo más importante es que los libros sean muy variados, diversos, de distintas épocas, etc. Y esto pudo reflejarse en la segunda presentación de libros humanos, había lectores veinteañeros, de 40, 50 y quizá de hasta 60 años.

La Biblioteca Humana es una manera muy interesante que nos permite ver muchas cosas a la vez, para Carola Diez este proyecto tiene muchos beneficios: primero, nos adentra en el mundo de la oralidad, el mundo de la relación entre la palabra hablada y los libros,  pero sobre todo la posibilidad de comunicación y empatía entre personas que no necesariamente comparten un mismo círculo o que no se encontrarían en la vida cotidiana; segundo, nos permite trabajar mucho con nuestros prejuicios, nos permite trabajar con personas que muchas veces son rehacías a abrirse a lo diferente y tercero;  compartir que es lo que pasa en una sesión de lectura para cambiar vidas realmente esta es una actividad que cambia vidas por eso a los 10 años del programa Seguimos Leyendo la idea de una Biblioteca Humana, tiene también la idea de dar a conocer el trabajo que se hace pero también de dar a compartir esta forma de comunicación que es al mismo tiempo pública e íntima.

Y tú, ¿te atreverías a organizar tu propia Biblioteca Humana?