En 2017 eran 'Sub 20' en Necaxa; hoy Dávila y Alvarado son joyas de Liga MX
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Súper Deportivo

En 2017 eran ‘Sub 20’ en Necaxa; hoy Dávila y Alvarado son joyas de Liga MX

Amigos y excompañeros, ahora serán rivales en Aguascalientes con el duelo entre Necaxa y Cruz Azul.

En 2017 eran ‘Sub 20’ en Necaxa; hoy Dávila y Alvarado son joyas de Liga MX | El Imparcial de Oaxaca

Dos de las más grandes figuras jóvenes del futbol mexicano se enfrentarán este sábado en un reencuentro que tiene como antecedente la Sub 20 necaxista y varias anécdotas picosas.

Sensación cruzazulina, Roberto Alvarado llegó a las fuerzas básicas de los Rayos en 2017, igual que el chileno Víctor Dávila, sublíder de goleo en el Apertura 2018. En entrevista con Mediotiempo, el andino recordó cómo apenas el año pasado ambos todavía compartían la casa-club del Necaxa en Aguascalientes, donde el mexicano fue un guía que le llevó a conocer el secreto de los tacos.

“Empezamos a tomar confianza en la Sub-20 y luego el profe (Ignacio Ambriz) empezó a tomarnos más en cuenta, se la empezó a jugar con nosotros y para mí el Piojo tiene un gran talento”, dice Dávila.

Una tarde, Alvarado le mostró a su compañero el sazón de los tacos. Sin embargo, más allá de la experiencia culinaria, el sudamericano encontró en el Piojo a un amigo que le ayudó a superar las varias épocas solitarias que ha vivido por el futbol.

“Vivíamos juntos en la casa club del Necaxa y salíamos a comer juntos siempre. Fue él el primero que me invitó a comer chile acá en México. Me acuerdo que no podía, dejé varias veces la comida porque no podía comer”, recordó entre risas.

Hoy goleador de los Rayos con cinco tantos y aspirante al título individual detrás de Gignac de Tigres que suma seis, Dávila recuerda cómo fue vivir solo desde niño, pues a los 11 años partió desde Iquique hasta Talcahuano para probar suerte en el futbol con Huachipato, donde subió al primer equipo a los 16 años.

“La verdad no fue difícil (venir a México sin mi familia) porque a partir de los 11 años partí hacia el sur de Chile. Yo soy del norte y me fui solo”, reveló.

Contra Cruz Azul no solo enfrentará al Piojo Alvarado sino también a su compatriota Igor Lichnovsky, quien es su amigo desde que estaba en Necaxa.

“Va a ser un buen encuentro, también de la otra parte tengo a Igor con quien tengo mucha amistad, va a ser un lindo partido”, dijo sobre el duelo de este sábado en el Victoria.

Por otro lado, Roberto Alvarado también tiene gratos recuerdos de su excompañero, a quien enfrentará por primera vez en Aguascalientes.

“Me llevo bien con él, es un excelente jugador, ahorita le está yendo bien, va de goleador con Necaxa, creo que aporta mucho a su equipo así como yo al Cruz Azul”, dijo Alvarado.