Conoce los distintos tipos de trastornos de conducta alimentaria |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

Conoce los distintos tipos de trastornos de conducta alimentaria

Muchas veces, se acompañan de otros tipos de trastornos, como por ejemplo depresión o ansiedad.

Conoce los distintos tipos de trastornos de conducta alimentaria | El Imparcial de Oaxaca

Los Trastornos de la conducta alimentaria (TCA) implican una alteración en nuestra relación con la comida. Muchas veces, se acompañan de otros tipos de trastornos, como por ejemplo depresión o ansiedad.

En este artículo hablaremos de la importancia de tener unos patrones alimentarios saludables; además, conoceremos los 6 Trastornos de la conducta alimentaria (TCA) más importantes y cuáles son sus características fundamentales.

Nuestra relación con la comida

Esta determina, en gran medida, conocer cómo nos tratamos a nosotros mismos o cómo nos cuidamos. También tiene mucho que ver con nuestro estado de ánimo; así, cuando nos sentimos ansiosos o deprimidos, nuestras pautas alimentarias pueden cambiar mucho. Si existe alguna alteración en esta relación, puede aparecer un trastorno de la conducta alimentaria (TCA).

Así, en este tipo de trastornos, el elemento central es la alimentación, aunque también otro: nuestro cuerpo (peso, silueta corporal, etc.). Aquí ya entran conceptos de la psique más profundos: la autoestima, el autoconcepto, etc.

Si no nos vemos bien físicamente, y además por dentro estamos mal (con ansiedad, depresión, etc.)., pueden aparecer los TCA. Es importante decir, pero, que los factores sociales y culturales son de gran importancia para su génesis (especialmente en la anorexia o la bulimia, donde la publicidad, la cultura de la delgadez y la moda, son elementos clave para precipitar su aparición).

Origen de los Trastornos de la conducta alimentaria

En la etiología de los TCA encontramos una causa multifactorial. Así, influyen diferentes factores en su génesis (es muy difícil decir que un trastorno nace de una sola causa); estos factores son los temperamentales, los de personalidad, la sociedad (factores sociales), la genética, la educación, la cultura, etc.

Por otro lado, si hemos “aprendido” a relacionarnos con la comida en función de nuestro estado de ánimo, es muy probable que acabemos desarrollando conductas muy disfuncionales en relación con nuestra alimentación. Por ejemplo, si cuando estamos ansiosos, deprimidos o nerviosos, comemos de forma excesiva (o por lo contrario, dejamos de comer).

Por ello es muy importante cuidar estos patrones alimenticios. Por otro lado, la baja autoestima y la presión social a estar delgados, son elementos clave que explican la etiología de la anorexia, por ejemplo. Es decir, que detrás de los Trastornos de la conducta alimentaria (TCA) también existen importantes síntomas psicopatológicos.

Los 6 tipos de trastornos de la conducta alimentaria

Pero, ¿en qué consisten los Trastornos de la conducta alimentaria (TCA)? ¿Cuántos existen y qué características presenta cada uno de ellos? Vamos a averiguarlo a través del presente artículo.

Los Trastornos de la conducta alimentaria (TCA) implican una alteración en los patrones de alimentación. A veces también incluyen alteraciones en la imagen corporal (por ejemplo en la anorexia nerviosa y la bulimia).

El DSM-5 (Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales) clasifica 8 trastornos de la conducta alimentaria (TCA). Sin embargo, de estos 8 vamos a explicar los 6 más importantes, ya que 2 de ellos son el “Trastorno de Alimentación No especificado” y “Otro trastorno específico de la alimentación”.

1. Anorexia Nerviosa

La Anorexia Nerviosa (AN) es uno de los Trastornos de la conducta alimentaria (TCA) más graves. El 90% de los pacientes con AN son mujeres (vs. un 10% de hombres). Su síntoma principal es un rechazo, por parte de la paciente, a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal (según su edad y talla).

Así, las pacientes con AN deben tener un peso inferior al 85% del esperable, o fracasar en conseguir el aumento de peso normal durante el período de crecimiento en el que se encuentran (según criterios del DSM-5).

Además, existe un miedo intenso a ganar peso o a convertirse en “obeso/a”. Existe una gran alteración de la percepción del peso o la silueta corporal; las personas con AN se ven gordas, aunque su bajo peso sea realmente preocupante. Por ello acuden a conductas disfuncionales como: practicar ejercicio de forma excesiva, vomitar, tomar laxantes, etc. (dependiendo del tipo de AN).

En la AN, además, existe una importante psicopatología asociada a tratar (alteraciones en la imagen corporal que pueden llegar a ser delirantes, pensamientos negativos, baja autoestima, falta de control de impulsos, perfeccionamiento obsesivo, rigidez, ideas suicidas, conductas autolesivas, etc.).

2. Bulimia Nerviosa

La Bulimia Nerviosa (BN) es otro de los Trastornos de la conducta alimentaria (TCA) más frecuentes, junto a la Anorexia Nerviosa. Igual que ocurre en la anorexia, en la bulimia el 90% de los pacientes son mujeres.

En este caso, los pacientes, según criterios diagnósticos del DSM-5, presentan atracones recurrentes y conductas compensatorias inapropiadas (que tienen el objetivo de no ganar peso o de perderlo). Estas conductas se traduce en: provocación del vómito, uso de laxantes, diuréticos, enemas y otros fármacos, ayuno, ejercicio físico excesivo, etc.

Por otro lado, estas personas se autoevalúan basándose de forma casi exclusiva en el peso y la silueta corporal.

3. Pica

La pica es un trastorno de la conducta alimentaria de aparición en la infancia. Su diagnóstico debe empezar a realizarse a partir de los 2 años de edad. Consiste en ingerir de forma persistente sustancias no nutritivas (por ejemplo tiza, tierra…).

Este síntoma debe durar como mínimo 1 mes, y es inapropiado para el nivel de desarrollo del niño (es decir, no se explica por su nivel madurativo). Además, dicha conducta de ingerir sustancias que no son alimentos, no forma parte de prácticas aceptadas culturalmente.

4. Trastorno de rumiación

El trastorno de rumiación lo incluimos como uno de los 8 trastornos de la conducta alimentaria (TCA) que estipula el DSM-5, aunque se trata de un trastorno infantil. Así, este suele aparecer en la infancia.

También se denomina mericismo, y se caracteriza porque el niño manifiesta regurgitaciones y nuevas masticaciones repetidas del alimento; este síntoma debe durar más de 1 mes. Además, no debe existir ninguna enfermedad que pueda explicar este síntoma (por ejemplo, reflujo esofágico).

5. Trastorno por atracón

El trastorno por atracón (TAC) es un trastorno a caballo entre la obesidad y la Bulimia Nerviosa. Se caracteriza por la presencia de atracones recurrentes, en ausencia de conductas compensatorias inapropiada (típicas de la bulimia).

Después de los atracones, los pacientes sienten un profundo malestar al recordarlos. Para poder diagnosticarse TAC, los atracones deben tener lugar (de media) al menos 2 días a la semana durante 6 meses.

6. Trastorno por evitación/restricción de la ingesta de la comida

El Trastorno por evitación/restricción de la ingesta de la comida es otro de los Trastornos de la conducta alimentaria (TCA), igual que el trastorno de rumiación y la pica, también típico de la infancia.

Aparece una alteración en la alimentación, que se traduce en: falta de interés por la comida, evitación de la misma, preocupación por sus consecuencias aversivas, etc. Además, este trastorno también se caracteriza porque existe en el niño una pérdida significativa del peso o una deficiencia nutricional significativa.

También puede ser que el niño, debido a sus conductas con la comida, dependa de alimentación enteral o de suplementos de nutrición oral.