En Puerto Escondido, canadiense balea a su amigo y se dispara | Policiaca
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Policiaca

En Puerto Escondido, canadiense balea a su amigo y se dispara

Los extranjeros disputaban una propiedad en la colonia Brisas de Zicatela, en Puerto Escondido; ahora, el que disparó, espera que la sentencia sea disminuida al aceptar su culpa y mostrarse arrepentido

En Puerto Escondido, canadiense balea a su amigo y se dispara | El Imparcial de Oaxaca
Los dos canadienses quedaron gravemente heridos tras los impactos de bala.

Puerto Escondido, Oaxaca

En enero de 2015, por la disputa de un inmueble en Puerto Escondido, un canadiense disparó con una pistola a su connacional para luego darse un balazo en la sien; ambos sobrevivieron a las graves lesiones y ahora el agresor se sometió al procedimiento abreviado.

Vía exhorto al juez de Puerto Escondido, en la sala A de Juzgados de Control de Circuito Judicial de Valles Centrales se celebró la audiencia de intermedia, en la cual el canadiense Alarin, a través de su abogado y con el apoyo de una traductora, solicitó que su situación jurídica se resuelva mediante el procedimiento abreviado.

De acuerdo con las partes, de resultar culpable el imputado podría ser sentenciado a una pena de seis a 13 años de prisión, sin embargo, al someterse al procedimiento abreviado su sentencia podría reducirse a cuatro años de cárcel.

Alarín es acusado del delito de lesiones calificadas cometido en agravio de Norman, según el expediente penal 12/2015.

El 8 de enero de 2015, se suscitó un pleito entre los extranjeros en la colonia Brisas de Zicatela, en la ciudad turística de Puerto Escondido, alrededor de las 10:00 horas.

En el interior del domicilio conocido como El Castillo Rojo con número 479, ubicado en el Callejón 407, entre las calles Puebla y Justo Salvador de la citada colonia se encontraban los canadienses Norman y su amigo identificado como Alarin, ambos de alrededor 60 años de edad.

Aparentemente tras una acalorada discusión por la disputa de este inmueble, Alarin disparó contra Norman, quien recibió dos disparos uno a la altura del cuello y otro cerca del ojo derecho; éste quedó tirado en medio de un impresionante charco de sangre. Los disparos alertaron a los vecinos, quienes dieron aviso enseguida a las corporaciones policiacas.

Durante la movilización de uniformados, el agresor se sintió acorralado, por lo que decidió disparase en la cabeza con la misma arma. El cuerpo quedó también tendido en el callejón 407 con el arma de fuego en su mano derecha.

Los dos extranjeros fueron internados gravemente en el hospital general, en el cual posteriormente se recuperaron.

Debido al estado de salud en el que se encontraba el imputado, fue el 19 de mayo pasado cuando se le vinculó a proceso.

De acuerdo con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, solo los mexicanos nacidos en el país o naturalizados, o las sociedades acreditadas como mexicanas pueden ser dueños de una propiedad privada en el territorio nacional.

Sin embargo, lo extranjeros puede comprar casas en México siempre y cuando cumplan con ciertos requerimientos, lo que les permite adquirir bienes raíces en México.

El principal es un convenio en el que el extranjero renuncia a la posibilidad de invocar la protección de su gobierno con respecto a los bienes, los cuales deberán estar fuera de la llamada “zona restringida” que es la franja a 100 kilómetros de las fronteras terrestres y a 50 de las playas, en cuyo caso es requisito obligatorio que la adquisición sea por medio de un fideicomiso bancario.

Por lo tanto, se puede decir que los extranjeros pueden comprar terrenos en playas mexicanas porque, con un fideicomiso, el banco mantiene el título de propiedad del terreno pero el extranjero se queda con los derechos sobre la tierra por 50 años como máximo.

Por otro lado, los extranjeros que cometen algún delito en nuestro país son juzgados conforme a las leyes mexicanas y son sentenciados.

Las sanciones pueden ser purgadas en sus países de origen siempre y cuando no se trate de un delito grave o que otro país lo solicite en extradición para responder por ilícitos cometidos en otro territorio.

Relacionadas: