Herencia, manzana de la discordia | Policiaca
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones
Última Hora Especiales Videos

Especiales

Herencia, manzana de la discordia

Un exelemento de la AEI está involucrado en la amenaza de muerte a sus papás, junto con otro hermano, con tal de quedarse con un terreno de su propiedad

Herencia, manzana de la discordia | El Imparcial de Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

Al acusarlos aseguran que Jorge Alberto y Juan Luis primero matan antes que compartir con un hermano la herencia que sus padres han decidido dejar en un barrio de Cuilápam. A raíz de esto, Don Aristeo y Doña Eufemia han sufrido los peores insultos y advertencias de muerte.

La historia

Doña Eufemia servía la mesa, se disponía a cenar con su ‘viejo’, don Aristeo, en el Barrio Guadalupe, Cuilápam de Guerrero, eran las 19:30 horas, del pasado 13 de marzo.

La puerta se abrió y aparecieron de “visita” los hermanos Jorge Alberto y Juan Luis, ni siquiera saludaron.

“Pasen, pasen, hijos, cenen con nosotros”, invitó muy contenta Eufemia, entusiasmada por la visita, pero jamás imaginó la respuesta.

“Ustedes saben que nosotros dos estamos de acuerdo, no nos importa, caiga quien caiga, yo estoy dispuesto a matar, ya maté a varios cuando estaba en el Ejército y así sean mis padres no me importa matarlos, dos días los lloro y ya no me acuerdo”, sentenció Jorge Alberto.

Jorge Alberto y Juan Luis se oponen a que un inmueble ubicado en el paraje El Panteón, en Cuilápam, sea dividido entre tres hermanos, Jorge Alberto, Juan Luis y Celso Víctor, todos de los mismos apellidos.
Por eso el reclamo, un día si otro no, más cuando se pretende hacer un deslinde la propiedad, como ocurrió al siguiente día.

Los padres, notablemente agotados, fueron con el alcalde a querer medir el predio, especificar medidas iguales para sus tres hijos en el paraje El Panteón, donde Jorge Alberto y Juan Luis ya viven con sus familias.

Ese día, Jorge no estaba, sólo su esposa Alma Rosa y por eso no se realizó el deslinde, sin embargo, los papás fueron víctimas de otra agresión verbal por parte de Juan Luis.

“Váyase viejos hijos de su…, porque yo sí les hecho a la policía, pinches viejos ya se van a morir y cuando eso suceda me quedaré con el terreno, pero mientras no dejo que nadie entre, porque el que entra se va a morir”.

Datos de prueba

Como datos de prueba, el agente del Ministerio Público sustenta la declaración de las víctimas realizadas en dos comparecencias.

Un dictamen psicológico en el que se certifica que doña Eufemia y don Aristeo presentan temor fundado, miedo, tristeza, preocupación, situación de alerta, malestar psicológico, ánimo deprimido por amenazas y ataques a su seguridad, ansiedad y expectación hacia un peligro evidente.

Deciden no declarar

Enterados de la imputación, una vez consultados con su defensor particular, Jorge Alberto y Juan Luis decidieron no declarar al respecto y prefirieron solicitar la ampliación del término constitucional para que el juez les determine su situación jurídica.

Extraoficial

De manera extraoficial, Jorge Alberto fue calificado como siempre violento, con mala conducta, por ello causó baja en la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI).

Incluso, según archivos periodísticos, su nombre coincide con el que aparece en la recomendación 10/2012, por un asunto de tortura, en el que también aparecieron otros elementos de la AEI.

De acuerdo con el expediente CDDH/017(06)/OAX/2010 y su acumulado CDDH/928(01)/OAX/2010, la autoridad responsable fue la entonces Procuraduría General del Justicia del Estado.

“El 9 de agosto de 2010, agentes estatales de investigación de la Procuraduría General de Justicia del Estado, dependientes de la Secretaría de Seguridad Pública, en esa fecha, ejerciendo violencia física y sin orden judicial, ingresaron al domicilio particular de Óscar Éder, lo golpearon y amenazaron a su esposa e hijo de 5 años de edad, llevándoselo detenido y sustrayendo del domicilio algunas de las pertenencias de la familia, en un automóvil sin placas de circulación; sometiéndolo a diversas agresiones físicas y psicológicas al permanecer privado de su libertad en una casa de seguridad; para posteriormente declarar ante un agente del Ministerio Público.

“En la misma fecha, Elías fue detenido por agentes estatales de investigación, quienes sin razón alguna lo revisaron y privaron de su libertad, trasladándolo a una casa de seguridad en donde lo golpearon, para posteriormente llevarlo a la Procuraduría General de Justicia del Estado y ponerlo a disposición de un representante social, por la comisión en flagrancia del delito de cohecho, obteniendo su libertad al exhibir caución”, se explica en la queja.

Por lo anterior, se recomendó a la Procuraduría General de Justicia del Estado, se inicie procedimiento administrativo de responsabilidad en contra de Jorge Alberto, placa 381, y demás agentes estatales de investigaciones que participaron en el operativo durante el cual detuvieron a los agraviados y se inició averiguación previa por el delito de tortura, privación ilegal de la libertad y demás delitos que resulten, en contra de los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones que el nueve y diez de agosto de dos mil diez, efectuaron la detención de los agraviados.

Violencia patrimonial

Se trata es cualquier acción u omisión ilegítima que implique daño, pérdida, transformación, sustracción, destrucción, distracción, ocultamiento o retención de bienes, instrumentos de trabajo, documentos o recursos económicos con el objetivo de coaccionar la autodeterminación de la víctima.

Se da cuando se intenta o se logra despojar a familiares de sus ingresos o bienes aprovechando su vejez. Esta violencia causa problemas psicológicos graves al verse engañados y controlados económicamente.

Relacionadas: