Jovencita de 23 años sufre derrame cerebral sólo por estirar su cuello |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Jovencita de 23 años sufre derrame cerebral sólo por estirar su cuello

En medio de su flojera, se estiró un poco y fue cuando, según cuenta, escuchó un crujido dentro de su cuerpo

Jovencita de 23 años sufre derrame cerebral sólo por estirar su cuello | El Imparcial de Oaxaca

Reino Unido.- El pasado 4 de marzo, la joven de 23 años se encontraba acostada junto a una amiga viendo una película luego de haber bebido un par de trago.

En medio de su flojera, se estiró un poco y fue cuando, según cuenta, escuchó un crujido dentro de su cuerpo; cuando quiso levantarse para ir al baño, se percató de que le resultaba difícil moverse. Apenas intentó ponerse de pie, cayó al suelo porque sus piernas no le respondían.

Aunque en un primer momento la joven se alarmó, decidió no llamar a emergencias, pues consideró que estaba ebria. Luego de que su situación se prolongó durante varios minutos más, decidió finalmente llamar al médico.

Al llegar a un hospital de Londres, los médicos la revisaron y le informaron que, debido a su estiramiento, una arteria en el cuello se le había reventado, lo que le ocasionó un coágulo de sangre en el cerebro.

“La gente necesita saber que, incluso si eres joven, algo tan simple puede causar un derrame cerebral. Ni siquiera estaba tratando de romper mi cuello. Estiré mi cuello y sólo pude escuchar este ‘crack, crack, crack””, relató.

“Mi amiga preguntó ‘¿Eso (que sonó) era tu cuello?’. Yo sólo me reí”, afirmó.

La joven narró que luego de 15 minutos de que escuchó crujir su cuello, “me levanté e intenté caminar hacia el baño y me balanceaba por todas partes. Miré hacia abajo y me di cuenta de que no estaba moviendo la pierna izquierda y luego me caí al suelo. Mi amiga tuvo que venir a recogerme. Pensé que estaba borracha, pero sabía que algo más estaba mal”.

“Soy paramédica y no llamé al 999 durante 10 minutos porque pensé que era improbable que fuera un derrame cerebral; debía haberlo sabido”, remató.

Tras ser atendida en el hospital, Natalie Kunicki ya se encuentra en proceso de recuperación. Los médicos esperan que recupere la movilidad en un período de entre seis y 12 meses.