Legislatura onerosa e improductiva |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Legislatura onerosa e improductiva

 

Como se publicó ampliamente en EL IMPARCIAL. El Mejor diario de Oaxaca, el pasado domingo, la LXIV Legislatura del Estado, hoy con mayoría de legisladores y legisladoras del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), se ha caracterizado como una de las más improductivas de los últimos tiempos. El recuento de iniciativas propuestas y aprobadas o en estudio, da cuenta de que algunos (as) de nuestros (as) representantes populares sólo asisten a las sesiones a regodearse en la curul, sin aportar nada al pueblo que les paga generosamente sus emolumentos. De las 26 curules que tiene el partido de Andrés Manuel López Obrador, es decir, mayoría de las 42 existentes, no hay una sola digna de mencionarse en la aportación al cuerpo jurídico de Oaxaca. En sentido contrario, de lo que pueden jactarse nuestros legisladores es que ésta, como las dos anteriores legislaturas, son las más onerosas, aunque improductivas del país. El costo de nuestra democracia incipiente y tortuosa, es demasiado alto para la pobreza que arrastra más de un millón y medio de oaxaqueños, que pervive en la miseria en las zonas rurales y urbanas.

Pero no solamente tenemos que tolerar a legisladores improductivos, sino a un Congreso totalmente opaco, que dilapida recursos de manera discrecional, sin rendir cuentas. Ahí se maquina todo para la designación de consejeros o comisionados del Instituto de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IAIP), pero jamás se acepta informar de los recursos invertidos, otorgados de manera discrecional o los apoyos que les otorgaría el Poder Ejecutivo de manera subrepticia, cuando aprueban determinada iniciativa o designación. Ya es parte del anecdotario político cotidiano el llamado “pago por evento”, que se sigue usando con mayoría de MORENA o del PRI. La cuestión de partidos minoritarios o mayoritarios es lo que menos importa. Lo que vale la pena es el dinero que reciben, adicional a sus jugosas dietas. Éste es, lamentablemente, el Poder Legislativo local al que le ha apostado el voto mayoritario del pueblo oaxaqueño. Improductivo, oneroso y opaco. Oaxaca urge de un Observatorio Ciudadano que califique a la legislatura, pero también el desempeño del ejecutivo, aunque al ritmo de los tiempos, aquellos que se han investido de poder creen, ingenuamente, que nada les daña y que el que detentan, es eterno.

¿Fiscalías o elefantes blancos?

En la actual administración se han creado fiscalías o unidades para la investigación de diversos ilícitos. Se creó la Fiscalía Especializada para Delitos de Corrupción, dependiente de la Fiscalía General del Estado. Al interior de ésta existe asimismo, la Fiscalía para Atención a Delitos cometidos en contra de Periodistas, entre otras. Las hay para otros rubros. Sin embargo, poco se sabe de las acciones que realizan salvo su puro membrete. Hace un par de semanas fue asesinado un maestro jubilado, que realizaba labores de comunicación en San Agustín Loxicha, en la estación de radio Estéreo Cafetal, a la fecha nada se sabe respecto a las indagatorias o se ha dado alguna información al respecto, mucho menos si la instancia creada al respecto funciona o, como decimos antes, no pasa de ser un solo membrete. El caso de la llamada Fiscalía Anticorrupción, es un capítulo aparte. De los detenidos y sometidos a proceso por la corrupción en el pasado régimen, sólo uno de los ex funcionarios sigue en prisión. El resto ya fue liberado e incluso, como el caso del ex titular de la desaparecida Secretaría de Vialidad y Transporte (SEVITRA), Carlos Alberto Moreno Alcántara y coacusados, fueron exonerados de los delitos que se les imputaban de manera burda y sin sustento.

Una de las “grandes hazañas” de esta Fiscalía Especializada, se dio recientemente. Fue detenido un funcionario del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPCO), que hace algunos años se desempeñó como Administrador Municipal en las comunidades de Santa María Peñoles y San Agustín de las Juntas, Centro, Oaxaca. Se le acusó de haber desviado o no comprobado recursos de algunos ramos federales por la suma de poco más de 400 mil pesos. Si bien el indiciado fue internado en el penal estatal de Etla, al día siguiente fue liberado. Lo paradójico de este caso es que mientras ex funcionarios del régimen anterior, que se habrían embolsado cientos o hasta más de mil millones de pesos; que hicieron mal uso del cargo; que arrastran acusaciones de tráfico de influencias y peculado, andan sueltos y disfrutando de lo que obtuvieron de manera ilícita, la Fiscalía Anticorrupción publicita la detención de un funcionario que se habría birlado una bicoca, si se le compara con lo que se embolsaron otros. Definitivamente pues, algo tiene que hacer el Ejecutivo para evitar que acciones como éstas no sigan generando hilaridad más que reconocimiento.