Colosio, otra versión |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Frente y de Perfil

Colosio, otra versión

 

Definitivamente el asesinato del entonces candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio, sigue causando polémica y generando controversia, por el resultado de la investigación y los motivos que llevaron a la consumación del magnicidio.

Cumplido un cuarto de siglo del asesinato que conmocionó al país y sembró dudas sobre las causas del mismo, la difusión de una serie de Netflix, provoca escozor sobre cómo se teje la historia en la misma, combinando realidad y ficción, basado en un guión libre.

Los capítulos van narrando en una secuencia alternada dos historias, la de Diana Laura Riojas, esposa del entonces candidato y la de Federico Benítez, director de la policía municipal de Tijuana.

Alrededor de ellos se va construyendo una historia de intrigas, en la que, aparentemente, se conocerá otra versión de lo ocurrido.

Finalmente, la serie, a través de los capítulos, se va acercando a las versiones oficiales y desembocan en la verdad histórica, que es la conocida.

Sin embargo, son varias cosas interesantes las que destaca, que van desde las filtraciones, los cambios de hipótesis, desembocan, finalmente en la teoría que hasta hoy se conoce.

Otro de los aspectos interesante, con sus giros exagerados es la presentación de los actores principales de este drama, los más de ellos caricaturescos, sin parecido físico, tal vez para restregarle a los atentos al video la negrura de las almas de los mismos.

Son patéticos los personajes de Ernesto Zedillo y principalmente el de Manlio Fabio Beltrones y hasta el de Manuel Camacho, a los que presentan al primero como sumamente manipulable y hasta traicionero, al segundo dejando en claro la parte negra de la historia del ex gobernador de Sonora, la misma que ha tratado de limpiar al paso de los años y al tercero como obcecado y ambicioso.

Eso no quiere decir que alguno de ellos participó en un eventual complot, pero sí que fueron en cierto modo beneficiarios del sacrificio físico de Colosio.

Zedillo fue finalmente el beneficiado de manera directa con la muerte de Colosio, de quien no formaba parte de su círculo cercano y del que se sabe sería cambiado como coordinador de la campaña presidencial, en cuanto pasara la Semana Santa.
Manlio fue el artífice de la candidatura de Zedillo, mediante la presentación de un video, ante el Presidente Salinas y los gobernadores, idea que, presuntamente, fraguó José Córdoba Montoya.

Dentro de los mensajes que deja dicha serie se encuentra el de que Raúl Salinas, pudo ser parte de un eventual complot.
A la distancia y a 25 de años de distancia del crimen de Luis Donaldo Colosio, se habla de abrir nuevamente el expediente y realizar otra investigación, para conocer a ciencia cierta lo sucedido.

De los personajes de la historia sabemos lo ocurrido con los hermanos Salinas, al triunfo de Ernesto Zedillo, uno, el menor, se exilió en Irlanda, el mayor purgó 10 años de cárcel y fue exonerado. Manlio Fabio fue relegado políticamente por varios años, Manuel Camacho tuvo razón, la bala que mató a Colosio, lo hizo con él, políticamente, durante varios años, José Francisco Ruiz Massieu, fue asesinado y los dos personajes alrededor de los que se construyó la trama, murieron, Diana Laura y Federico Benítez, asesinado el segundo de ellos.

Email: ramonzurita44@hotmail.com