Abandono citadino
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Abandono citadino

 

Estamos ya en diciembre. En poco más de dos semanas llegará el período vacacional de fin de año y con él miles de turistas que arribarán a la capital, para festejar Navidad y Año Nuevo. Sin embargo, la capital oaxaqueña presenta un panorama deplorable. Obras inconclusas, baches y una vialidad caótica, justamente porque hay obras que llevan meses sin concluirse. A ello hay que agregar un ficticio programa de “Un día sin ambulantes”, que lo único que ha generado es el crecimiento en este tipo de negocios, los cuales se han diseminado por todos lados, con la anuencia –obviamente- de las autoridades municipales. El pasado domingo, el gobernador Alejandro Murat y su familia encendieron las luces del árbol navideño, en el zócalo de la capital. Empero, a diferencia de otros años, el entorno luce una verdadera anarquía. Vendedores por aquí y por allá; puestos informales que hacen grotesco un escenario que, a todas luces, debería ser agradable y a tono con las celebraciones de esta temporada. Se presume que el gobierno de la ciudad no ha asumido su papel como le compete, sino que simplemente ha dejado crecer los problemas, para dar la imagen de una ciudad anárquica y sin ley.

A todo ello hay que agregar el clima de inseguridad que se vive en la capital y la mancha urbana que pertenece a la misma. Robos y asaltos son cosa común, ante la incompetencia de la Coordinación de Seguridad Pública Municipal y de la Policía a su cargo. Están totalmente rebasados por la delincuencia. En los mercados no se diga, sigue el cobro de derecho de piso, la delincuencia común despojando a mujeres y hombres por igual, de teléfonos celulares, carteras y otros bienes. Los asaltos afuera de los bancos no han cedido. Existe pues un clima de abandono citadino. A escasas tres semanas de que termine este gobierno municipal, la problemática se ha exacerbado sin que haya de parte del edil o del Cabildo, el menor interés en corregir o enmendar yerros y desvíos. Acabaron los ajustes de cuentas y conflictos entre los regidores, síndicos y edil, pero tal parece que nadie reparara en los problemas que describimos líneas arriba. No hay duda que la administración de Oswaldo García Jarquín, que inicia en enero, se topará con una realidad cada vez más compleja en los asuntos municipales, ello sin contar con muchos pendientes que tiene aún la administración de Hernández Fraguas y que habrá de heredar a su sucesor.

No más violencia vs mujeres

Se puso en marcha una verdadera cruzada en contra de la violencia hacia las mujeres. Oaxaca es, desafortunadamente, una de las entidades con un mayor número de feminicidios, que no es privativo de este gobierno, sino que viene de atrás. Si bien es cierto que la Fiscalía General del Estado ha emprendido una seria persecución de quienes han segado la vida de mujeres, también es cierto que dicha instancia se ve limitada ante tantos crímenes. El inicio de semana trascendió que el equipo de seguridad del presidente Andrés Manuel López Obrador, detectó al menos cinco focos rojos de inseguridad en la entidad. Justo ahí también han sido asesinadas mujeres. La violencia de género parece haberse enquistado en la entidad y cada día son más los casos de crímenes que no se castigan, insistimos, no obstante la buena disposición de la Fiscalía. En ese ámbito, también la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña (SMO), que encabeza Ana Isabel Vásquez Colmenares, ha puesto su grano de arena en el activismo para denunciar estos crímenes. Es más, casos sonados de asesinatos de mujeres han sido capitalizados por la dependencia, asumiendo con seriedad su papel en la denuncia y exigencia de castigo.

El pasado lunes, en el llamado Andador Turístico, decenas de personas de todas las edades plasmaron sus manos de color naranja y sus frases escritas, como parte del activismo mundial #16Días, para exigir respeto y cero tolerancia a la violencia contra las mujeres. Ahí se hizo hincapié que cada vez más las mujeres toman conciencia de la vulnerabilidad a sus derechos humanos, y entonces resulta obligada para la sociedad y el Estado brindar una respuesta solidaria, responsable e institucional. Las consignas que plasmaron ciudadanos y ciudadanas fueron entre otras: “Ama no violentes”, “libertad”, “igualdad”, “exigimos respeto”, “todos deberíamos ser feministas”, “respeto”, “no más golpe físico y emocional”, “cuida y ama a la mujer, es tu raíz”, “es más hombre el que cuida que el que pega”, “cero tolerancia”, “pedimos respeto somos muy importantes”, “ánimo no se rindan”, “las mujeres no están solas”, fueron algunas frases escritas por quienes coincidieron en la urgencia de detener este fenómeno mundial. Hay pues un clamor generalizado para que termine la violencia en contra de las mujeres, se respete su identidad y haya igualdad de oportunidades, en lo que respecta a la equidad de género en todos los ámbitos de la vida política y social.