Analizan la posibilidad de instaurar una tercera Guelaguetza en Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Analizan la posibilidad de instaurar una tercera Guelaguetza en Oaxaca

Mientras representantes culturales manifiestan su descuerdo con un posible tercer Lunes del Cerro, empresarios del sector turístico vieron la probabilidad de revivir la economía a través de las manifestaciones culturales.

  • Analizan la posibilidad de instaurar una tercera Guelaguetza en Oaxaca
  • Analizan la posibilidad de instaurar una tercera Guelaguetza en Oaxaca
  • Analizan la posibilidad de instaurar una tercera Guelaguetza en Oaxaca
  • Analizan la posibilidad de instaurar una tercera Guelaguetza en Oaxaca
  • Analizan la posibilidad de instaurar una tercera Guelaguetza en Oaxaca
  • Analizan la posibilidad de instaurar una tercera Guelaguetza en Oaxaca
  • Analizan la posibilidad de instaurar una tercera Guelaguetza en Oaxaca

Ante la propuesta de realizar una tercera edición de la Guelaguetza en el mes de julio, es necesario que se haga una amplia convocatoria entre todos los sectores de la sociedad para que se defina su viabilidad.

Si bien la tradición durante muchos años fue el Lunes del Cerro y su octava, para más tarde crear una segunda edición, hoy se plantea la posibilidad de una tercera, a partir del año 2021.

La Guelaguetza es la identidad y orgullo de los oaxaqueños, quienes muestran sus raíces a través de expresiones dancísticas, artesanales y gastronómicas. Entre 1930 y 1950 los Lunes del Cerro no tenían un programa fijo, cada año se integraban distintas actividades: danzas de las regiones del estado interpretadas por estudiantes de la ciudad.

Homenajes y escenificaciones inspirados en deidades, héroes y heroínas del pasado prehispánico (muchos carentes de sustento histórico); concursos de canción popular; ferias de productos artesanales; eventos deportivos y tablas gimnásticas.

Un año después los organizadores invitaron a las comunidades cuyas presentaciones resultaban más “populares” y exhortaban a las delegaciones a presentar atuendos coloridos y coreografías vistosas, independientemente de las realidades culturales de sus lugares de origen.

Con el paso del tiempo el programa se modifico, y ahora, los participantes de las ocho regiones deleitan al público nacional y extranjero con sus bailes regionales, entre los que destacan Flor de Piña, de San Juan Bautista Tuxtepec; la Danza de la Pluma de Villa de Zaachila, Jarabe Mixteco, de Huajuapan de León y los sones y jarabes de San Melchor Betaza.

Riqueza cultural

Jorge Bueno Sánchez, cronista de la Ciudad, explica que a partir del homenaje racial en la década de los 30, la Guelaguetza se insertó en los Lunes del Cerro.

Hoy en día la Guelaguetza es el espectáculo folclórico más importante de América Latina, ya que es considerado como un acto de hermandad entre los pueblos.

El cronista considera que el tiempo que se le da a las representaciones debería ampliarse ya que nuestro estado posee una enorme diversidad cultural que se debe dar a conocer en el marco de las fiestas del Lunes del Cerro, destaca la importancia de las representaciones de bodas, labradas de cera, ceremonias, no han sido consideradas.

“Ahí se encuentran las Bodas de Cosijoeza que podría ser una representación que captaría el interés de los turistas nacionales y extranjeros, pues es una representación teatral prehispánica, una obra donde se narra la leyenda del rey zapoteca de Zaachila, llamado Cosijoeza que obtuvo en casamiento a la princesa azteca Coyolicaltzin hija del emperador azteca Ahuitzotl”.

Esta expresión como otras, entre ellas los jarabes y danzas bien podrían presentarse en los días siguientes al Lunes del Cerro, ya que existe una enorme riqueza cultural que por muy diversos motivos se desconocen porque no han sido consideradas en las presentaciones de la Guelaguetza.

Lo que si deploró Jorge Buenos es que en estas fiestas folclóricas de nuestro estado se presenten artistas como Los Ángeles Azules, ya que para ello hay otros espacios y fechas.

“La festividad ha perdido mucho de su esencia, por ello es momento de pensarse en otros días y escenarios en que la población local pueda admirar la riqueza cultural de los grupos étnicos, de la música y la idiosincrasia”.

En tanto, la artista Georgina Meneses consideró viable una tercera Guelaguetza donde tengan oportunidad de presentarse todas aquellas delegaciones que no lo han podido hacer y tienen un enorme legado cultural y artístico que ofrecer al mundo.

Aunque la evolución de la fiesta es evidente, el llevar al escenario más representativo del estado muestras culturales de las ocho regiones de la entidad, que son escenificadas con orgullo y que transportan a la realidad cultural de los pueblos indígenas, es la verdadera esencia de la Guelaguetza donde todos ellos buscan participar, indicó.

Consentimiento necesario

Fernando Rosales, miembro del Comité de Autenticidad de la Guelaguetza, apuntó que corresponderá a los oaxaqueños decidir la viabilidad de una tercera edición, pero en su opinión debe seguir como tal.

“La cultura es cambiante y como tal debe tener una argumentación y una criterio de fondo del pueblo mismo para que sea quien lo cree, lo alimente, lo consuma y lo proteja”, señaló.

En esas condiciones los Lunes del Cerro y ahora “la Guelaguetza ha sido bien protegida”, pero sin duda es evolutiva y después de muchos años ha sido asumida por los pueblos que quieren participar, pues ahora todos los pueblos quieren venir a presentarse.

La Guelaguetza es una fiesta muy querida y además un importante motor de la economía turística. En un sentido simbólico representa de manera idealizada a la ciudad de Oaxaca como centro del estado, y plantea un traslado atractivo y seductor de las complejas relaciones de poder entre la ciudad y los pueblos indígenas, señaló.

El especialista precisó que esta expresión es parte del patrimonio cultural de los oaxaqueños y pretender hacer otra Guelaguetza sería ir al fondo de las cosas y con una encuesta -que significaría una importante cantidad de recursos porque no se hacen con rebanadas de aire-, se tendría que retroalimentar y justificar en el sentido de apoyar esta iniciativa.

Rosales subrayó que son nuevos tiempos y se podría hacer en otro lugar, en el mismo mes de julio, tal vez al concluir el programa otra manifestación. “Yo creo que habría que tener el consentimiento, la parte histórica y anímica de cada quien para considerar un tercer Lunes del Cerro”.

Asimismo, manifestó la importancia de que la presentación de la Guelaguetza se siga presentando en el auditorio del cerro del Fortín.

“El cerro del Fortín tiene una connotación histórica y se encuentra en el centro de nuestro corazón”, expresó el miembro del Comité de Autenticidad de la Guelaguetza.

Piden nuevo espectáculo

Por su parte, prestadores de servicios turísticos coincidieron en la necesidad de analizar la posibilidad de realizar actividades alternas a los Lunes del Cerro y presentación de la Guelaguetza, tanto para atraer a más visitantes nacionales y extranjeros como para mantener durante julio un alza en las actividades económicas.

“Sin que sean parte de la misma Guelaguetza podrían ser parte de las expresiones artísticas y culturales de nuestras comunidades que por diversas razones no acuden a estas presentaciones. Vendrían a enriquecer el legado cultural de los pueblos y serían un atractivo diferente para los turistas”, dijo Onésimo Bravo Hernández.

El empresario restaurantero admitió que a la luz de lo expresado por especialistas en el tema, al enmarcarse en las festividades del Carmen Alto realizadas el 16 de julio, difícilmente existiría la posibilidad de inscribir una tercera edición.

Sin embargo, se puede analizar la posibilidad de un festival de las culturas, de expresiones dancísticas, con la participación de otros estados y hasta de países invitados.

En el mismo sentido se expresó el hotelero Marcos Manuel González, al resaltar la importancia de aprovechar el boom que se vive por las fiestas de la Guelaguetza y que ayuden a fortalecer la economía de los prestadores de servicios turísticos.
Debido a que hay meses en el año que se necesita mantener el flujo de visitantes.

“Existen meses donde hay pocos visitantes y se necesita despertar el interés con actividades artísticas y culturales de nuestros pueblos originarios que no precisamente sea en el mes de la Guelaguetza. A través de un buen esquema se pueden alcanzar buenos resultados”, dijo Manuel González.