Las "No Escuelas de Oaxaca" rezagan la educación del estado
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Las “No Escuelas de Oaxaca” rezagan la educación del estado

Pisos de tierra, aulas de lámina, baños de madera y pupitres de segunda mano son las características de las instituciones educativas en Oaxaca, mientras las autoridades hacen caso omiso.

Las “No Escuelas de Oaxaca” rezagan la educación del estado | El Imparcial de Oaxaca

¿Qué son las “No Escuelas”?

De acuerdo a la organización Mexicanos Primero más de 59% de las escuelas en México son “No Escuelas”.

Explica que las “No Escuelas” son una mera simulación de la educación, dado que la mayoría de las niñas, niños y jóvenes asisten a espacios que no tienen el mínimo necesario para el aprendizaje.

En dichos espacios, las personas no enseñan y tampoco aprenden, las condiciones materiales no son suficientes, las relaciones y procesos difícilmente se dan y no existe apoyo educativo.

Subraya que las dos entidades peor puntuadas coinciden con las más pobres del país: Oaxaca y Chiapas, toda vez que el dinero destinado a la Educación no es que sea insuficiente, sino que está “mal administrado”, señala el organismo.

El organismo sostiene que casi la mitad de los estados no fomenta la participación activa de las familias, como en Chiapas, Oaxaca o Michoacán donde es inexistente, y sus maestros “no protestan por la pobreza de las escuelas, ni para defender la educación pública, sino para preservar sus intereses privados”.

Pero también subraya que ninguna entidad cumple con la obligación de atender adecuadamente a los niños con necesidades educativas especiales.

Uno de los ejemplos palpables del abandono oficial se encuentra en el fraccionamiento Ciudad Yagul, en Tlacolula; en este plantel, los menores estudian en aulas de lámina y mobiliario de segunda mano.

Escuelas sin baños
Uno de los ejemplos palpables del abandono oficial se encuentra en el fraccionamiento Ciudad Yagul, en Tlacolula; en este plantel, los menores estudian en aulas de lámina y mobiliario de segunda mano.

Niños en edades que van de los 8 a 10 años disfrutan corriendo entre la tierra y piedras que sirven como cancha de futbol y en donde practican la materia de educación física.

De acuerdo con Mexicanos Primero, ningún estado mexicano “garantiza el derecho de los niños a aprender”, dado que en Oaxaca y Chiapas, entidades con menor nivel socioeconómico, las instituciones educativas ni siquiera tienen baños o rampas para las personas discapacitadas.

Como lo sostiene el director de la escuela primaria del complejo habitacional, Emanuel Gutiérrez García, llevan un ciclo y medio atendiendo a una población de 169 niños repartidos en 7 grupos.

“La gran mayoría son niños que viven en las cercanías y por la necesidad de acceder a una educación pública, se adaptan a las precarias condiciones en las que estamos, debido a que nos falta el acta de donación y con cuyo documento tramitaremos la clave de la escuela”, dice.

El director de dicha institución lamenta la poca atención por parte del Instituto Oaxaqueño Constructor de Infraestructura Educativa (IOCIFED) y del propio Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), para atender la problemática.

“Hay muchos niños que vienen llegando al fraccionamiento, pero los grupos ya están un poco saturados y no podemos aceptar a más, dado que no tenemos condiciones óptimas, mejor esperaremos a que se consolide la escuela”, confía.

Relata que fueron acondicionando las aulas improvisadas, al edificarlas con láminas, maderas y mobiliario que fue donado de otras escuelas de Tlacolula y Ciudad de Oaxaca.

El director de una de las cerca de 2 mil escuelas de nivel básico en mal estado confía en que en el presente año, tanto el IOCIFED como la autoridad educativa volteen los ojos, pero sobre todo el presupuesto para mejorar la infraestructura.

Niñas y niños acuden a realizar sus necesidades fisiológicas en dos cuartos de lámina, separados únicamente por una pared improvisada y madera, elaborados con la mano de obra de los padres de familia.

Más carencias
Otras escuelas que necesitan ayuda urgentemente están Tlacolula, en donde las condiciones de las instituciones educativas, son adversas, así como en la agencia de Santa Rosa y la Villa de Zaachila.

Pues de acuerdo al Censo de Escuelas, maestros y nos de educación básica y especial, elaborado por la SEP y el INEGI, en Oaxaca 289 escuelas tienen paredes de madera, 172 de adobe, 116 de lámina y 75 de carrizo.

Expone que de las 6 mil 514 instituciones educativas analizadas, 3 mil 645 tienen losa de concreto, 2 mil 621 de otro material, 117 de madera, 49 de material no especificado y 8 de terrado con viguería.

Además que 38% carece de áreas deportivas, 63% no cuenta con patio o plaza cívica, el 93% no tiene una cooperativa, cafetería o tienda escolar y 96% carece de una sala de usos múltiples.

Un caso más
Habitantes de la comunidad de Santa Catarina Xanaguía, perteneciente al municipio de San Juan Ozolotepec, se instalaron en huelga de hambre en la entrada de Ciudad Administrativa para exigir reparación de sus escuelas.
Pobladores de la agencia que se ubica en la Sierra Sur, encabezados por su agente municipal, Fernando López Ramos, demandaron atención por parte del Instituto Oaxaqueño Constructor de Infraestructura Educativa (IOCIFED).
Revelaron que a un año y medio de la tormenta tropical “Beatriz”, los espacios siguen en mal estado, básicamente la primaria y telesecundaria en donde asisten unos 200 estudiantes, quienes no cuentan con un espacio digno para cursar sus estudios.

¿Escuelas al 100?
El IEEPO a través del programa “Escuelas al 100” benefició a 900 escuelas distribuidas en 677 comunidades, a favor de una población de 80 mil 780 estudiantes y 3 mil 794 docentes, con un presupuesto de 229 millones 930 mil 746 pesos.

Los recursos son asignados para realizar acciones del pago de compensaciones a directores, docentes e intendentes, por concepto de la ampliación de la jornada escolar, además de la adquisición de despensas y el apoyo a la autonomía de gestión escolar, así como el apoyo a las Coordinadoras Escolares del Servicio de Alimentación.

De igual forma, se brindó alimentación en beneficio de 630 escuelas, ubicadas en localidades con índices de alta y muy alta marginación en el estado y la adquisición de despensas por la cantidad de 68 millones 543 mil 020 pesos.
Van por auditoría

Ante el mal estado de la mayoría de los planteles educativos de Oaxaca que fueron etiquetados con recursos del programa Escuelas al 100, el Partido del Trabajo exigirá una auditoría, principalmente para el IOCIFED, dado que se han etiquetado recursos públicos pero no se tiene claridad en su aplicación.

“Hay escuelas a las que se les ha autorizado más de un millón 700 mil pesos para mejoramiento de su infraestructura, pero son recursos que no han sido aplicados, aún y cuando tienen carencias prioritarias como son baños y aulas”, afirma César Morales Niño, diputado local.

Relata que en muchos casos, un aula funciona como dirección, bodega, biblioteca y sala de usos múltiples, “sabemos que son más de 2 mil escuelas en mal estado pero no se tiene claridad en el uso de los recursos”, sostiene.

Diversas escuelas del estado fueron presupuestadas con recursos del programa Escuelas al 100, pero cuando han solicitado los recursos al IOCIFED les han informado que ese dinero fue utilizado para la reconstrucción de planteles en la región del Istmo, sostiene.

 

Municipios deberían manejar sus propios recursos

Escuelas al 100 no dio resultados óptimos en Oaxaca, afirma Investigador de la UABJO

Para el investigador de la UABJO, Jaime Martínez Luna, los municipios deberían tener sus propios recursos para tener mejores espacios educativos y no depender totalmente del estado o federación.

Sin embargo, expone que la educación no depende de la infraestructura, ni de los materiales educativos, sino de las actividades diseñadas por los trabajadores de la educación y los padres de familia, en comunidad.

Debería apoyarse a la instancia sindical para que se diseñen proyectos, mismos que tengan como protagonistas centrales a los educandos, siempre y cuando se apoyen en la población.

A su vez, sostiene que el programa estrella del anterior sexenio en el que se impulsó la Reforma Educativa, “Escuelas al 100”, no fue la panacea, ni tampoco dio resultados extraordinarios en las entidades en donde se aplicó.

“Las Escuelas al 100 simplemente respondían a intereses económicos del estado y no a las necesidades de los pueblos y estudiantes, dado que se priorizaba la infraestructura y no a la educación misma”, sostiene.

Martínez Luna añade que la educación en un estado como Oaxaca, se puede impartir debajo de un árbol, siempre y cuando los proyectos se centren en los alumnos y no en otros factores ajenos.

Y también sostiene que el arranque del actual gobierno federal es una gran oportunidad para mejorar la educación en el país y sobre todo para estados del Sur como Oaxaca, en donde las carencias y atrasos son abismales.

El profesor Investigador del Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) admite que no ha existido un proyecto educativo para Oaxaca, debido a sus diversidad social, cultural y política en la que se vive.

“Es imposible, pero podemos decir que el magisterio oaxaqueño tiene un avance importante con el Plan para la Transformación Educativa de Oaxaca (PTEO), al ser una plataforma elaborada con la comunidad, o un procedimiento pedagógico en donde se toman en cuenta los saberes comunitarios”, añade.

Pese a los presupuestos millonarios en Oaxaca, unas 2 mil escuelas de nivel básico presentan afectaciones o rezagos en infraestructura, sin que sean atendidos favorablemente por la autoridad y los sindicatos. Las instituciones con este tipo de problemática son llamadas, por la organización Mexicanos Primero, “No Escuelas”.